Compartir
Publicidad

Bowens Generation X, una nueva línea de flash que renueva diseño y mejora prestaciones

Bowens Generation X, una nueva línea de flash que renueva diseño y mejora prestaciones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bowens ha presentado sus nuevos flashes XMT500 y XMS500, XMS750 y XMS1000 pertenecientes a la Generation X, una apuesta con la que la marca inglesa pretende actualizar el diseño de sus equipos y sus prestaciones, que describen como más fiables y consistentes en términos de funcionamiento y temperatura de color.

Bowens ha presentado dos líneas de flashes incluídas en la que han llamado Generation X. La línea portátil con batería corresponde al XMT 500 y la línea de estudio llamada XMS ofrece tres potencias (500W, 750W y 1000W).

La línea portátil inaugurada por el XMT 500 ofrece una potencia de 500 watios por segundo que opera hasta 500 disparos a potencia completa, con opción de sincronización en HSS hasta 1/8000. El control se realiza en tercios con un total de nueve pasos de potencia mediante un anillo en la parte trasera con un tiempo de reciclado de dos segundos a potencia completa y como novedad, ofrece compatibilidad TTL lo que simplificará la tarea a los fotógrafos que trabajen con esta herramienta. Entre otros datos interesantes, comentar que la luz de modelado la compone un LED de 10W ajustable al 30%, 60% o 100%, mientras que la carga de la batería de 0 a 100 tardará 4 horas.

Xmsside 1

Los flashes XMS están compuestos por tres cabezas de potencias diferentes, que en este caso ofrecen varias velocidades a t0.5, siendo el destello más rápido el de 500W a ƒ/8.7 que destella a 1/5180. La velocidad de reciclado es más lenta conforme subimos la potencia, siendo el más lento el de 1000W, que a plena potencia tiene un tiempo de reciclado de 1.5 segundos. Mientras que el modelo de 500W ofrece 7 stops de potencia total graduable en décimas o pasos enteros, el 750W y el 1000W ofrecen 8 stops. La desviación del color en la línea XMS es de más o menos 30ºK, es decir, un 0.53% por lo que podemos estar seguros que es un flash fiable, al menos en lo que se refiere al color.

Tanto los XMT como los XMS pueden controlarse a través del trigger por radio XMSR, que incorpora una pequeña pantallita y se monta en la zapata de nuestra cámara.

En cuanto a precios, mientras que el XMT 500 saldrá por 1.800 dólares, el XMS 500 por 1100 dólares, el XMS 750 por 1300 dólares y el XMS 1000 por 1500 dólares. El trigger XMSR tendrá un coste adicional de 290 dólares. Es un precio algo elevado,pero teniendo en cuenta que Bowens quiere reventar su techo de calidad con unos equipos tan bien diseñados y con unas prestaciones —sobre el papel— muy prometedoras, no vemos el por qué no podrá hacerle frente a Profoto o Broncolor.

Para consular las especificaciones completas de los equipos podemos dirigirnos a la página web de Bowens.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos