Sigue a Xataka Foto

Campos de amapolas en la reserva natural de Blackstone, en Severn Valley - Danny Beath

El destino o la mala suerte a veces tiene un punto de crueldad exagerado, ya que el protagonista de esta historia resultó ganador de un importante concurso a nivel nacional desafortunadamente el mismo día de su funeral.

Según el Daily Mail británico, el fotógrafo Danny Beath murió a sus 52 años de un ataque al corazón y, habiéndose presentado al concurso fotográfico Travel Photo of the Year, recibió el primer premio por una impresionante fotografía en la que capturó un relámpago en el tormentoso cielo sobre un paisaje de amapolas de una reserva natural (foto de cabecera).

El fallo del jurado del concurso fue anunciado el pasado viernes, pero por desgracia, para entonces él ya había fallecido y en ese mismo día se celebraba su funeral.

Anteriormente, participó siete veces en el concurso – “era una cara conocida” como comenta el propio organizador, Lyn Hughes – pero, a pesar de haber sido finalista, nunca había ganado. “Sólo desearía que él lo hubiera sabido antes de morir”, dice Lyn. ¡Por fin lo consiguió!

Asimismo, Danny ganó numerosos premios de fotografía, incluído el The Shropshire Wildlife Photographer of the Year 2012 y el Take a View Landscape Photographer of the Year, organizado por The Sunday Times. Sin duda será recordado con cariño por muchos colegas del mundo de la fotografía.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario