Síguenos

Warren Rohner

Canon ha hecho oficiales esta semana los resultados económicos correspondientes al tercer cuarto del 2012 y, si los datos no son precisamente positivos, las previsiones de cara al futuro tampoco son nada halagüeñas. Los ingresos por ventas caen con respecto al mismo periodo del año pasado hasta un 12.8% y los beneficios un 42.2%. La excusa no podía ser otra: la crisis económica.

Es innegable que la sombra de la crisis económica es alargada y ha afectado a Canon como lo hará con la inmensa mayoría de empresas, lo cual no es óbice para que Canon haga un poco de autocrítica, cosa que no ha hecho. Canon es un gigante empresarial que no se dedica en exclusiva a la venta de cámaras y sería un error intentar justificar los resultados presentados basándose solo en la política de la sección fotográfica.

No obstante aquí hablamos de fotografía y cámaras y entiendo, a título personal, que Canon se está dejando ir. Por abajo, los smartphones comen cada vez más terreno a las compactas. En el medio, su sistema de cámara sin espejo no acaba de convencer. Por arriba también está sufriendo y parece que Nikon se consolida como referente puramente fotográfico en tanto y en cuanto Canon centra muchos de sus esfuerzos en el tema del vídeo.

En resumidas cuentas: crisis sí, autocrítica no.

Foto | Warren Rohner en Flickr
Vía | Slash Gear

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios