Sigue a

Grecia

No quería perder la oportunidad de comentar esta noticia de la que se hacían eco algunos medios esta semana: La policía griega retoca las fotografías de tres detenidos para disimular las heridas provocadas con el fin de hacerlos reconocibles. Es uno de esos sucesos que no sabes cómo abordar. Incredulidad, indignación, vergüenza ajena… Porque el verdadero motivo puede ser el de encubrir agresiones.

Grecia, qué mal has envejecido. Tú, que nos dejaste la democracia, las artes, la política, las olimpiadas… quién te ha visto y quién te ve. Una crisis que derrota al derrotista y una vuelta de tuerca más al “cómo no debe usarse Photoshop“ son el último legado griego. Si Zeus bajase de Olimpo cargado de rayos con los que poner orden y cordura dejaría sin tormentas el mundo.

Creíamos haberlo visto todo en lo que a un mal uso de Photoshop se refiere: Malas imitaciones del rango dinámico del ojo humano que dibujan halos en cualquier esquina, modelos (generalmente mujeres) humillados en papel y usados para vender una imagen irreal. El uso de esta gran herramienta de la fotografía como arma censora es el colmo de la ignominia. ¿Qué nos queda por ver? ¿Qué será lo próximo?

Foto | Ministerio de orden público de Grecia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios