Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Xataka Foto.com

¿Qué es el estabilizador de imagen de 4 pasos? Adiós a las fotografías borrosas

1 comentario

Cuando miramos por unos prismáticos, un simple movimiento de muñeca puede desplazar nuestro campo de visión decenas de metros de distancia. Con los teleobjetivos ocurre lo mismo, hasta el más pequeño movimiento se magnifica, solo que además tenemos el agravante de que si intentamos hacer una fotografía a una velocidad baja es fácil que el pulso o el balanceo natural del cuerpo convierta nuestra obra maestra en un borrón.

Y lo peor de todo es que puede que no lo notes cuando veas la imagen en la pantalla de la cámara, pero ten por seguro que lo verás al llegar a casa y revisar la sesión, precisamente cuando las posibilidades de repetir la fotografía son cercanas a cero. Canon fue pionera resolviendo el problema al integrar un sistema de estabilización de imagen en sus ópticas intercambiables capaz de reducir las posibilidades de que las fotos saliesen movidas y con el tiempo el resto de marcas le siguieron.

El primer objetivo IS (Image Stabilizer) lanzado al mercado fue el EF 75-300mm. Corría 1995 y el objetivo estaba lejos de ser perfecto: era lento y no podía utilizarse para hacer barridos o en combinación de un trípode, pero su estabilizador de 2 pasos permitía a los fotógrafos utilizar velocidades de obturación hasta 2 veces más lentas de lo normal.

Desde entonces la tecnología ha seguido avanzando y los objetivos más modernos como el Canon EF 70-300mm f/4-5.6L IS USM han subido la apuesta hasta los 4 pasos, lo que significa que si en condiciones normales tendríamos que disparar con este teleobjetivo a una velocidad de 1/250 o 1/500 seg. para evitar cualquier trepidación a 300mm, ahora podemos hacerlo a velocidades cuatro veces más lentas bajando incluso a 1/15 o 1/30 seg., algo impensable hace unos pocos años. Las ventajas a la hora de fotografiar con poca luz, utilizando valores bajos de sensibilidad ISO o en situaciones en las que nos interese aumentar la profundidad de campo son evidentes, ¿no creéis?

¿Cómo funciona?

Estabilizador IS

Existen varios sistemas de estabilización pero el más popular y que nos ocupa es el estabilizador óptico, consistente en un grupo de lentes del objetivo que puede desplazarse vertical y horizontalmente para compensar en la medida de lo posible el movimiento de la cámara, detectado a través de dos sensores giroscópicos.

El sistema se activa tan pronto presionamos hasta la mitad el botón de disparo, y en el caso de Canon cuenta con dos modos: uno para motivos estáticos (modo 1) que corrige las vibraciones en todas las direcciones y otro para hacer barridos de motivos en movimiento (modo 2) que contrarresta las vibraciones teniendo en cuenta la dirección del movimiento (tan solo las verticales cuando hacemos un barrido horizontal o las horizontales cuando hacemos un barrido vertical).

Dos ventajas de este tipo de sistemas es que permite diseños completamente personalizados para cada objetivo, maximizando la capacidad de estabilización sin afectar negativamente a su calidad óptica, y que la imagen que vemos a través de la pantalla y el visor óptico ya está estabilizada, ayudándonos a conseguir un encuadre más preciso. ¿No es genial?

Consigue hasta 200 euros de reembolso por artículo con la promoción de reembolso objetivos de Canon

Puedes consultar las bases legales aquí.

+ Deja tu comentario

Comentarios