Sigue a Xataka Foto

Photomercado Bruno Barbey

Cuando uno piensa en el mercado de fotografía rápidamente nos viene el recuerdo reciente de los desorbitados (¿e inflados?) precios que se han pagado por algunas fotos. Los más conocidos son los casos de William Eggleston o Andreas Gursky.

Obviamente, y como ocurre en el resto del arte contemporáneo, parece que estos precios ayudan poco a popularizar la compra y venta de buenas fotografías entre coleccionistas menos pudientes y “simples” aficionados a la fotografía.

El fetichismo y exclusivismo está unido al coleccionismo más elitista, pero por suerte, y más en los tiempos que corren, no todo queda tan lejano. Prueba de ello es un evento que se está celebrando recientemente como Photomercado, en Utrera (Sevilla). Algo tan sencillo como acercar al ciudadano a los autores y que puedan adquirir sus fotos a precios muy asequibles.

Más allá del precio, de poseer una copia original de buenos fotógrafos, está el hecho de poder contar con la proximidad de los fotógrafos, de esa experiencia (impagable) de dialogar sobre cómo se tomó, el proceso de realización de la copia y conocer las inquietudes, opinión y expresión de primera mano, de las ideas plasmadas en sus trabajos fotográficos. Esto ha sido posible gracias a una iniciativa interesante, aunque muy local y por tanto minoritaria, pero que tras su buena acogida bien podría servir de ejemplo para que se repitiera en otras muchas ciudades.

El mercado alternativo a las galerías

Photomercado cartel

Me parece una forma excelente de poder adquirir fotografías de algunos reputados fotógrafos, sin tener que pasar por galerías, sus galeristas y la reticencia que esto puede generar para el ciudadano de calle, menos puesto y aficionado al coleccionismo de arte. Así, un buen aficionado a la fotografía puede acercarse a los profesionales y adquirir una copia numerada y firmada con la que alcanzar un punto más de disfrute que viéndola en la fría pantalla del ordenador o en un libro.

Aunque, como digo, los tiempos no son favorables para los bolsillos españoles y menos para adquirir obra fotográfica, aún la pasión de los que disfrutamos con la fotografía y la buena predisposición de algunos artistas puede lograr un mercado alternativo, más próximo y asequible.

En Photomercado se pueden adquirir copias pequeñas de fotógrafos (o libros firmados) como Juan Manuel Díaz Burgos, Tiago da Cruz, Juan Carlos Ruiz Duarte o Aitor Lara entre muchos, una opción siempre interesante y que fomenta y anima el coleccionismo a un nivel más popular. Aunque también se puede encontrar obra del prestigioso Bruno Barbey ya a precios más alejados (más de 4.000 euros por algunas copias grandes de algunas de sus fotos más conocidas), por parte de la galería De Lamadrid Gómez.

Este evento organizado por el colectivo Fotolunes ha contado como guinda la intervención del prestigioso Alejandro Castellote (comisario independiente, crítico, ensayista, profesor…) con una conferencia en la que disertó ayer sábado precisamente sobre la situación actual en España del mercado de arte fotográfico. Sus palabras evidenciaron la precaria situación de nuestro país y la necesidad de encontrar fórmulas alternativas (como puede ser precisamente este mismo evento y otros similares) para lograr un mejor escenario, al margen de invitar a fotógrafos a buscar la originalidad siempre, sin imitaciones como fórmula de éxito.

En Xataka Foto | El precio del arte

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios