Sigue a Xataka Foto

Hasselblad Lunar roja en las manos

La recién finalizada Photokina 2012 ha sido frenética. No tanto en sorpresas durante la misma, pero sí en acumulación de presentaciones oficiales por parte de las distintas marcas. La feria de Colonia congregaba por primera vez a muchos de los recientes modelos de cámaras que hemos ido conociendo en las últimas semanas.

Había mucho que ver (y tocar) en poco tiempo y a modo de conclusión extraigo tres grandes enfrentamientos. En ligas distintas, pero que han deparado algunos de los puntos más estimulantes, como si fuera un duelo pugilístico. Veamos estos combates en detalle.

Nikon D600 vs. Canon EOS 6D

Canon EOS 6D en las manos

Los dos gigantes japoneses llegaban a Photokina con dos novedades de peso. Dos cámaras full frame a un precio más asequible. Ambas se convirtieron rápidamente en dos de las reinas de la fiesta. En pleno vuelo hacia la tierra de Merkel el equipo de Canon me comunicaba el anuncio oficial de la EOS 6D, junto con el resto de novedades (como la renovada PowerShot S110 o poco estimulante G15). Era solo el prólogo.

Ya en Photokina, en ambos stands lograr tocar por unos segundos alguno de estos modelos era realmente un ejercicio de paciencia, solventado con holgura en el caso de Canon en plena presentación el día previo (con la que pude tener un contacto detallado) y más agobio en el caso de la Nikon D600. Ambas cumplen lo prometido, cámaras fieles a la esencia de cada fabricante y que dilatan las pupilas de aficionados entusiastas, sus potenciales compradores y con la moda del full frame desatada. Ambas, lógicamente, se prestan a un análisis detallado que realizaremos.

Sony NEX-6 vs. Fujifilm X-E1

Sony NEX-6

Sony llegaba con alguna otra novedad pero eso no eclipsó el lugar destacado que merecía, en nuestro caso, la NEX-6. Otra más de la familia que buscaba demostrar el poderío de Sony con este segmento de las sin espejo. En las manos se aprecia un buen trabajo y la mucha inspiración y parecido que guarda con la NEX-7. Heredando lo mejor de ésta y dejando buenas sensaciones como una NEX de gama alta pero más asequible.

Por su parte, en Fujifilm tenían especial ilusión en esta edición de Photokina. Tras dar el campanazo en la anterior con la Fujifilm X100, era el momento de sacar pecho y lucir el estilo y calidad de la gama X.

Fujifilm X-E1 en las manos

Un stand mucho más grande y poblado por todas sus novedades dejaba ver la Fujifilm X-E1 (y tocar pero a muy corta distancia y con la mirada clavada en la nuca por parte de los encargados). De nuevo aquí encontramos similitud con la citada Sony. Heredando lo mejor de su hermana mayor, la X-Pro1, en un cuerpo más pequeño pero sin perder la esencia y dejando una sensación realmente estimulante.

En la presentación oficial los ingenieros de Fujifilm ya se encargaron de subrayar (por si todavía algún despistado no lo había detectado) sus dos principales apuestas: el diseño cuidado al detalle y un sensor X-Trans que promete hacer sombra a Sony y el resto, dentro de las CSC o sin espejo.

Hasselblad Lunar vs Leica M

Hasselblad Lunar detalle de controles

Subiendo unos peldaños, tanto en categoría como sobre todo en precio, nos encontramos a dos grandes fabricantes que, a pesar de seguir fieles a su habitual línea, han querido lanzar un guiño, una aproximación y también un nuevo producto a una mayor audiencia.

Hasselblad se reservaba su as en la manga en plena feria y así presentaba su Hasselblad Lunar. Una sin espejo asociada con Sony que ha sido una de las sorpresas, o al menos, una de las cámaras más llamativas y que más han dado que hablar. La Lunar es un lujo fotográfico “asequible”, eso que parece ser la máxima de más de uno y que se ha puesto claramente de manifiesto en Photokina. La crisis no pasa desapercibida y mejor que seguir vendiendo la habitualmente cara línea de cámaras Hasselblad, ofrecer un nuevo producto para extender aún más el renombre (¿hacía falta?).

Así nos encontramos con un stand en plan joyería, de sobrio color negro, escasísima luz (¿para no apreciar los detalles mal acabados de los prototipos?) donde tras las vitrinas lucían múltiples versiones de un modelo que pretende convertirse en una de esas cámaras personalizables sin límite para los más excéntricos.

Pero yendo al grano y consiguiendo tener uno de los prototipos en las manos durante unos minutos, se evidenciaba que tal apariencia desilusionaba un poco. No es fea, está bien diseñada, con acabados incluso “sibaritas” (como ese cristal rojo tipo rubí incrustado en algún botón) pero en el que al encender la pantalla te encuentras de repente con una NEX.

La sensación es contradictoria, esperando mucho más de un fabricante así, pero estos son los acuerdos y al final mucho de las entrañas de esta nueva Hasselblad Lunar son de Sony, con lo que pierde ese punto de autenticidad que se podía esperar del prestigioso fabricante sueco. Con todo, hay que esperar al comportamiento y prueba de una unidad final, puesto que los prototipos dejaban claro que todavía hay mucho camino para recorrer (más por dentro que por diseño, obviamente).

Leica Monochrome en las manos

De Leica solo podemos decir que ha buscado ofrecer algo nuevo con su Leica M y Leica M-E, inesperada pero que tampoco ha entusiasmado. Aunque claro, conseguir una de las unidades expuestas para “trastearla” no era cosa fácil. En el gran espacio reservado por Leica, separado del resto como en un universo paralelo, era donde más gente congregraba, aunque la susodicha no disponía de mucho espacio protagonista. Por contra, destacaba mucho más esa búsqueda cool llamada Leica X2 Edition Paul Smith, con versión colorista y exclusivas que, en cierto modo, parece traicionarse un poco así misma (aunque es solo una ligera sensación y parece lógica de mercado y marketing). Mucho más estimulante era reencontrarse con el sello de autenticidad en una Leica Monochrome, sobria hasta decir basta.

Leica X2 Edition Paul Smith

Algunas curiosidades en Photokina

Sony RX1 en la vitrina

El resto de fabricantes han buscado ofrecer sus mejores armas y no por ello podía olvidarme. Como cabe destacar el poco entusiasmo de las nuevas PEN en el stand de Olympus, donde la OM-D parecía atraer muchas más miradas de admiración y curiosidad.

Sony RX1

Sorprende que al llegar al stand de Sony, uno rápidamente busca esa sorpresa de compacta full frame que es la Sony RX1 y se la encuentra aislada en una vitrina. Dando varias vueltas buscando una unidad para verla en las manos, no solo no la encuentro, sino que todo se limita a “mírame y no me toques”. Algo que resulta difícil de entender. Varios televisores 4k de 86 pulgadas de Sony mostrando imágenes tomadas con este modelo pero ni siquiera un par de unidades para poder verla de cerca, sin un cristal por medio.

Samsung Galaxy Camera

Samsung está creciendo en su división fotográfica y esto se manifiesta en el tamaño de un stand ambicioso, muy trabajado, con muchas unidades (aquí sí) de cada una de sus cámaras, en todas las versiones y ediciones, en las que numerosas azafatas te invitaban a probar. Eso sí, una vez probada la peculiar Samsung Galaxy Camera y preguntado por su precio, las caras de póquer eran curiosas. Se podía ver, se podía tocar, pero no había mucha información al respecto. En cualquier caso, la Galaxy Camera me parece… grande y no muy cómoda, una de las rarezas de esta edición y que habrá que conocer su aterrizaje en los escaparates y su acogida.

Cámara ALPA

Para terminar, destacar el excelente y exquisito regusto que dejan las cámaras Alpa, minoritarias pero interesantes (cámaras modulares totalmente artesanas). El reducido stand de Kodak, casi del mismo tamaño que el de HTC, sorprendente aparición. Por no hablar del de Nokia, limitado a una columna “prestada” junto al de Carl Zeiss con una pequeña mesa, tipo mercadillo, donde mostrar sus nuevos Lumia.

Cámara Lytro en las manos

Además de ver in situ una cámara Lytro, otras cosas que me resultaron muy llamativas fue el buen trabajo de Panasonic con su Lumix GH3, una cámara muy seria, bien construida, potentísima para vídeo y una auténtica DSLR killer.

Zack Arias en el stand de Fujifilm

Y en Fujifilm con la XF1, una compacta muy cool, pero interesante que hay probar (sobre todo para saber si el sistema de encendido y activación tirando del objetivo es suficientemente resistente), además de ver el speech de Zack Arias ofreciendo su particular visión de la X-Pro1. Para terminar, destacar el poderío de Canon en el mundo del vídeo, con sus cámaras de este segmento y que impresionaban sus resultados con las proyecciones de algunos cortometrajes grabados con las mismas.

Ahora toca esperar que todas las novedades vayan llegando a los escaparates y poder probarlas con calma para ver sus resultados.

En Xataka Foto | Photokina 2012

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios