Macrofotografía

Después del atracón de bichos y flores que los amantes de la macrofotografía nos hemos dado durante la primavera y la primera parte del verano, llega lo más duro y caluroso de esta estación. Las flores silvestres se marchitan y los prados se agostan en casi toda la geografía española y en consecuencia, los insectos parecen desaparecer a excepción de las moscas, claro.

Si a este inconveniente le unimos el calor que hace durante casi todo el día y la luz tan fuerte que se produce con el sol tan alto, podemos decir que a los macrofotógrafos no nos queda más remedio que rememorar épocas más fructiferas tomando un refresco bajo una sombrilla.

Realmente para los que somos auténticos obsesos y no podemos pasar dos días sin salir de caza existe una solución bastante cómoda para esta época, la macrofotografía nocturna. Este tipo de fotografía nos permitirá hacer fotografías sin pasar calor y nos ofrece la oportunidad de fotografiar especies que, por sus hábitos casi exclusivamente nocturnos, nos sería dificil poder capturar por el día. Además podemos encontrar otro tipo de insectos diurnos que estarán poco activos ¿durmiendo? y nos darán más oportunidades a la hora de poder fotografiarlos. Otro punto a favor es la ausencia casi total de viento o brisa por la noche. La verdad es que después de ver lo buena que es la macrofotografía nocturna no se que hago todavía haciendo fotos de día.

¡Vótalo!

Editores 9

Comunidad 9,2

Actividad de la comunidad