Sigue a Xataka Foto

Irving Penn en su estudio

Una de las mejores formas de aprender fotografía es, justamente, devorando fotografías y fijándonos mucho en el trabajo de los mejores fotógrafos. Si además lo hacemos estudiando a los grandes maestros, mucho mejor.

Como están tan de moda las listas o selecciones, yo os dejo a continuación diez nombres que considero imprescindibles dentro de los grandes genios de la historia de la fotografía. Si no conocéis su trabajo, no os lo perdáis porque de verdad que a estos monstruos es obligatorio conocerlos.

De todos modos, resumir a diez nombres es casi un pecado, pero tampoco quiero que los que estáis empezando a interesaros por la fotografía clásica os asustéis. Para profundizar, os recomiendo encarecidamente que veáis el documental “Los genios de la fotografía”.

Estoy seguro de que muchos de vosotros los conoceréis a todos – y seguramente al dedillo – pero a los que lleváis menos tiempo u os interesáis menos por autores clásicos puede que os venga muy bien. De los grandes es de los que más y mejor se aprende. ¡Empezamos!

Irving Penn

Niños, Irving Penn

Para mí, Irving Penn es el primer gran retratista de estudio (mi favorito, sin duda), además de genial fotógrafo de moda. Maestro de maestros. No podría destacar algo de él sin ser injusto pues de este señor, si se habla, se debería hacer durante horas.

Ahora está muy de moda el retoque por zonas (básicamente exposición y contraste). No soy un gran experto en la historia de la fotografía, pero creo que este señor fue de los primeros – si no el primero – en hacer de esta práctica algo habitual e incluso esencial en su estilo. Fijaos en cualquier fotografía suya y veréis que toda la fotografía está positivada con un rango tonal envidiable en todos sus elementos: fondos, ropas, pieles… dándole esa estética y ese aura tan especiales (cuando queda mal se llaman “halos”, cuando está bien hecho se llama “aura”).

Ansel Adams

Snake River, Ansel Adams

El gran paisajista de la historia de la fotografía. Dedicó toda una vida a fotografiar los lugares más increíbles y desconocidos hasta entonces, con medios increíblemente rudimentarios y complicados – aunque avanzados para la época -, lo que le da mucho más mérito, y nos dejó como parte de su genial legado el sistema de zonas.

Sus colecciones de fotografías más abundantes y famosas son las del Parque Nacional de Yosemite, en California, lugar al que se dedicó en cuerpo y alma. Si creéis que no le conocéis, en cuanto veáis algunas de sus imágenes las reconoceréis rápidamente (son archiconocidas).

Eugène Atget

Coine Rue Seine 1924, Eugene Atget

Eugène Atget es autor de una de los archivos fotográficos más increíbles, tanto en cantidad como en contenido, sobre París. Sus fotografías documentalistas sobre las calles, establecimientos y en general sobre la cotidianidad de la ciudad, fueron hechas “por amor al arte” en el más puro de sus sentidos. Rehuyó de los movimientos artísticos, a pesar de que para muchos de nosotros es un artista como la copa de un pino.

Cámara de placas, reflejos en cristaleras y habitualmente exposiciones prolongadísimas (por obligación técnica, por el rigor de la fotografía arquitectónica que practicó) dan ese aire fantasmagórico a sus imágenes, en las que suelen salir calles desiertas. Una pena que haya muerto en la más absoluta miseria.

Diane Arbus

Diane Arbus, Twins

Una de las mejores fotógrafas, que no todo va a ser terreno masculino, es sin duda Diane Arbus, cuyo trabajo retratando a gente (sobre todo prostitutas) en barrios peligrosos de Nueva York es impresionante. Se podría decir que es la primera en dedicarse a fotografiar de esa manera la intimidad de esas personas con vidas impensables e inimaginables para la mayoría.

Richard Avedon

In The American West, Richard Avedon

Si hablamos de fotografía de moda, tenemos que hablar con letras mayúsculas de Richard Avedon, exactamente igual que si hablamos de retrato.

Yo me confieso ferviente admirador suyo (inspiró de manera significativa mi primera serie) y si tuviera que destacar algo de lo que hizo, os diría que no os perdáis su magnífico trabajo In The American West. Este señor coge una tela blanca que usa de fondo, un trípode, un pequeño reflector y su cámara de placas, y se va a un pueblo del Oeste, planta el fondo contra una pared a la sombra y se pone a hacer retratos a la gente de allí. Impresionante lo que saca de algo tan aparentemente sencillo.

Henri Cartier-Bresson

Cartier-Bresson, tras la estación

¿Qué decir del fotógrafo por excelencia? Todos le conocéis. Cartier-Bresson es considerado el padre del reportaje fotográfico y se le atribuye esa corriente sobre la búsqueda del instante decisivo, o dicho en otras palabras suyas: poner la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo plano al realizar el acto fotográfico.

Robert Frank

The Americans, Robert Frank

Todo punto tiene su contrapunto, y si Bresson es el momento decisivo y la obsesión por la potencia visual, Robert Frank es una reflexión sobre el medio fotográfico en contra precisamente de esa corriente “bressoniana” y de la exposición universal The Family of Man, defendiendo el instante intersticial y la fotografía evocadora o subjetiva frente al decisivo de Cartier-Bresson.

Frank gana una importante beca que utiliza para recorrerse los Estados Unidos con un coche lleno de rollos de película y documentar la realidad de Los Americanos, libro que tiene que publicar inicialmente en Francia debido a la controversia que generó en el país al que “retrata”.

Walker Evans

Allie Mae Burroughs, Walker Evans

Otro grande grandísimo. Walker Evans se caracteriza por encontrar belleza en las cosas más insignificantes y cotidianas, y por retratar a las personas y la realidad de una manera muy literaria. Otro de mis favoritos, ¡no os lo perdáis por nada del mundo!

Lee Friedlander

Lee Friedlander

Una manera de mirar completamente atípica y distinta a todo lo anterior. Incluso hoy en día, a muchos nos cuesta ver y entender la fotografía de Lee Friedlander, al menos la primera vez. Juega a amputar cabezas y brazos en sus imágenes, usar los reflejos y las sombras, y todos los recursos visuales que puede para conseguir fotografías atípicas y que ricen el rizo.

Sin duda, las normas estéticas clásicas de la pintura no van con él.

William Eggleston

William Eggleston, Tricycle

Para muchos fotógrafos importantísimos, William Eggleston es el padre de la fotografía en color. Él fue el primero en conseguir el reconocimiento de este soporte como medio de expresión y obra de arte para museos y galerías.

Para mí lo más genial de sus fotografías es el gusto con el que están tomadas. Si alguien sabe hacer buenas fotos es este señor.

Espero que os haya gustado esta selección y que, si no lo habíais hecho ya antes, descubráis el fantástico trabajo que han hecho estas personas tan importantes en la historia de la fotografía.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios