Diez fotógrafos conceptuales españoles que no te puedes perder

Síguenos

fotografos conceptuales españoles

Hace tiempo llegó a mis manos una lista de PicassoMio donde se habían seleccionado los mejores 100 fotógrafos españoles vivos basándose en estadísticas en cuanto a número de exposiciones realizadas y ventas de sus obras. A fecha de aquel listado, puedo decir que algunos se les habían colado, ya que fotógrafos como Chema Alvargonzález o Jorge Rueda del que ya hablamos por su exposición póstuma, nos habían dejado, lamentablemente.

Dicho esto y puesto que de algunos autores ya hemos hablado en Xataka Foto, como son los siempre punteros García-Alix, Chema Madoz, Cristina García Rodero, Jose Manuel Ballester o Jose María Mellado entre otros, vamos a poner atención en aquellos (una selección de diez) que por su carácter conceptual y porque sus nombres no nos son tan afines, pueden ser una fuente de inspiración para vuestros trabajos. No os los perdáis porque hay auténticas joyitas dignas de ser conocidas. Comenzamos.

Chema Alvargozález, la fugacidad del tiempo

Esté o no con nosotros, su obra nos quedará para siempre, así que no podía faltar en este listado puesto que sus imágenes nos siguen transmitiendo la fugacidad del tiempo a través de una técnica similiar al panning donde el fondo se nos presenta en movimiento mientras que el motivo principal queda estático. Pero la peculiaridad viene dada porque el objeto protagonista suelen ser edificios u otros elementos que no se caracterizan por ser móviles. Vivía en Berlín donde promovió un espacio donde organizaba talleres y era utilizado como centro artístico. Echad un vistazo a su obra, hipnotiza. “Navegación interna” a base de dos imágenes superpuestas es pura poesía conceptual.

Mario de Ayguavives, minimalismo al servicio de lo conceptual

La visita a la página web de Mario de Ayguavives es obligada, por su estética limpia acorde a su obra y porque cada serie está perfetamente documentada y explicada. Arraigado en esa tradición de fotografía urbana desierta y aséptica pero que tan buena cabida tiene en las salas expositivas, me quedo con su serie “Lost in translation”(¡qué buenos resultados ha dado siempre esa frase!), de 2008, donde a base de dípticos hace una apuesta arriesgada para hablar sobre la situación de tránsito traumático que a veces vivimos las personas y que cobra más sentido actualmente (en ese aspecto fue toda una premonición) por el periodo de crisis.

Carlos Aires, fotografía controvertida en marcos de época

Artista multidisciplinar, sus obras fotográficas no dejan indiferente a nadie, un visita a su web os lo demostrará, sobre todo aquellas series más recientes y en concreto “Happily ever after” con retratos velazqueños que remueven conciencias. Su fijación por los marcos negros de formas barrocas son su sello, lo que transforma también nuestra manera de acercarnos a la fotografía. Especialmente me quedo con “Cruising parks”, parques que son usados como centros de prostitución y que Carlos Aires nos los presenta desiertos entre lo bello y lo siniestro.

Carmela García, feminismo fotográfico

Al contemplar su obra no nos cabe la menor duda que estamos ante una mujer. Sus fotografías cuya presencia femenina abarca casi toda su producción así como las temáticas tratadas la delatan. Basada también en la tradición de espacios vacíos y personajes anónimos, su serie más potente, cuyo vídeo, que nos recuerda al comienzo de “La chaqueta metálica” de Kubrik y que funciona como extra de la serie os adjunto, es “Chicas, deseos y ficción”, con las relaciones lésbicas como eje conductor. Imágenes limpias, con varios personajes en un claro ejercicio de continuidad narrativa para el espectador.

Dionisio González, arquitecturas inventadas en panorámico

De los autores vistos hasta el momento, Dionisio González, es quizá el fotógrafo más fácil de identificarle porque su obra atiende a unas características que le hacen único. En formato casi siempre panorámico, nos presenta lugares de arquitectura singular al que añade sus propias ingenierías transformando de ese modo el paisaje. En su serie sobre Venecia es donde mejor se aprecia esa transformación. Una luz muy cuidada y unos tonos limpios hacen de su trabajo un lugar para perderse e imaginar otras mundos desde la realidad.

Amparo Garrido, detalles

De las series que nos propone esta fotógrafa, destaco “Vacaciones en el mar” por el concepto que nos plantea además de por su atractivo visual. Presentada en dípticos, por un lado escoje una parte de un edificio de apartamentos de playa de los años 60 y 70 aislándolo de su conjunto, y por otro nos presenta un detalle del mar. De esta forma habla de su relación complementaria y a la vez opuesta de estos dos motivos fotográficos. Tiene otras series sobre animales que ella misma comenta en su página web, pero que para mí carecen del interés que suscita el trabajo citado.

Anna Malagrida, fotografía para instalaciones

De esta autora me interesa cómo utiliza la fotografía para sus instalaciones. En concreto “La bañera” de 1999 donde se presenta una mujer desnuda sumerjida en una bañera que funciona a modo de trampantojo para el espectador que observa la escena. Otras series como “Refugios” responden a la tradición de espacios vacíos, cuyos edicifios en este caso y como ella acierta a decir vienen a representar bajo nuestra mirada “esculturas del desierto”. En su página web nos explica su obra, así que no os la perdáis porque tiene ideas conceptuales de lo más inspiradoras.

Lidia Benavides, luz

Otra de esas autoras con obra fácilmente reconocible. Lidia trabaja con la luz y desde sus primeros trabajos la búsqueda de este elemento plasmado en su fotografía es su sello de identidad que incluso ha trabajado en espacios como la plaza Postdamer de Berlín. Su proyecto “The sun oven” es uno de sus trabajos más interesantes, por lo que no olvidéis pasaros por su web y leer además el texto imprescindible de Franscisco Carpio titulado “De la luz considerada como una de las bellas artes”. En definitiva imágenes con un claro carácter decorativo pero con un apoyo conceptual detrás.

Óscar Molina, el cuarto oscuro como sala expositiva o viceversa

De Óscar Molina me ha fascinado su exposición “Silencio abierto”. En ella colocó unas placas vírgenes que sólo fueron destapadas el día de la inauguración, por lo que era el propio espectador y las condiciones lumínicas los que iba revelando con sus acciones y que hacían de la obra un objeto constante de cambio. Tiene otras series donde prima el movimiento así como un punto de vista muy particular, por lo que no dejéis de echar un vistazo al resto de su trabajo.

Sergio Belinchón, una historia del oeste

Y para terminar el plato fuerte que para mí es Sergio Belinchón. Conocía su obra de oídas pero no me había acercado a sus imágenes hasta hace bien poquito y no he podido dejar de fascinarme por su cuidada estética y sobre todo por sus vídeos, en concreto “Adiós, amigo!” cuyo micro relato sobre una historia del oeste americano me ha dejado atrapada. Como podréis observar por el resto de sus trabajos, la calidad es impecable trasladándonos desde su mirada a cualquier rincón del globo sin renunciar a sus principios fotográficos. Un fotógrafo diez para una lista de diez.

En resumen

Como hemos visto, diez propuestas espero que diferentes que os puedan aportar nuevos puntos de vista fotográficos para experimentar con vuestros trabajos. En cada uno de los autores he remarcado la página web para que os empapéis con sus imágenes y sus textos explicativos, ya que muchos de ellos nos cuentan el porqué de sus obras y es siempre interesante “escucharles”. Ahora tenéis la tarea por delante de ver quiénes son vuestros favoritos y sacar lo mejor de ellos.

Fotografía | Fotograma de Adiós, amigo! de Sergio Belinchón

Deja un comentario

Ordenar por:

9 comentarios