Sigue a

Christopher Doyle

Ya hemos hablado en más de una ocasión de la estrecha relación que existe entre el cine y la fotografía. Hemos comprobado como directores de cine o actores hacen sus pinitos en el mundo de la imagen estática. No obstante, cuando hablamos de estos dos lenguajes complementarios solemos olvidarnos de una de las figuras más importante del cine: El director de fotografía. Sí, los directores de fotografía son los grandes olvidados tanto por los amantes del cine como por los amantes de la foto. ¿Qué sería de una película sin un buen director de fotografía?.

Es difícil entender una peli si no tiene una buena iluminación detrás. El director de fotografía o el operador de cámara es aquél que crea la atmósfera para contextualizar la película en una época determinada (recordemos el film de La joven de la perla). Así pues, la figura del operario es realmente importante en el mundo del cine.

Por tanto, no es de extrañar que existan interesantes tándems formados por el cineasta y el director de fotografía. Veamos algunos ejemplos de estos tándems como de importantes operarios de fotografía que trabajan en las películas que más les interesa.

Tándem Cineasta y Director de fotografía

David W. Griffith y Billy Bitzer

Billy Bitzer

Bitzer, considerado el primer director de fotografía de Hollywood, consiguió junto a Griffith tener una gran relación laboral que duró 16 años. Tal fue su unión que juntos consiguieron realizar películas tan importantes como el Nacimiento de una Nación, Lirios rotos o intolerancia por mencionar algunas de los magníficos films de este tándem del cine mudo…. Pero al igual que ocurre en las mejores familias el roce a demás de hacer el cariño puede provocar malos entendimientos, y eso mismo les ocurrió. Después de 16 años como compañeros de trabajo, lamentablemente, su buena relación se trunco de repente.

En las películas de Billy Bitzer destacan una gran técnica a la hora de iluminar, en la mayoría de su trabajo utilizaba una iluminación difusa y jugaba con los contraluces, provocando de esta manera una gran poética visual. Por otro lado, cabe destacar que a este gran director de fotografía se le atribuyen la creación del Fade Out o de la viñeta circular.

Los hermanos Cohen y Roger Deakins

Deakins

Deakins nacido en Inglaterra, desde temprana edad se aficionó a la fotografía. Después de terminar sus estudios en una escuela de cine trabajó como cámara y operario de cine en Inglaterra, y a los 40 años emigró a Holywood. Allí conoció a los Cohen, y en el mismo momento que que vieron como trabajaba en la película “Barton Fink” decidieron acogerlo como un hermano más, creando así un interesante tándem fílmico.

Cabe decir, que además de todas las películas que realizó con los hermanos Cohen, Deakins también filmó algunas de las mejores películas de los 90′ y 00′ como Cadena Perpetua.

Si observamos detalladamente los trabajos que ha realizado podemos apreciar como hace uso del color de una forma realmente natural y real, sin artificios, así como la gran variedad de tonalidades luminosas que se observa en cada una de sus películas. Para ello Deakins tiende a suavizar la gama cromática y trabajar con poco contraste.

Tres director de fotografía que no te puedes perder

Néstor Almendros, un maestro de la iluminación natural

Nestor Almendros

Fue un gran director de fotografía buscado y reclamado por los grandes cineastas de la época. Aunque era de origen español (Barcelona, 1930) desarrolló gran parte de su carrera en Francia junto a los directores de la Nouvelle Vague.

Almendros, amante de la fotografía sin artificios, era capaz de ser fiel a la realidad a la hora de representarla, pero sin perder su creatividad. En el film “Días de cielo” del director Terence Malick, película gracias a la cual alcanzó la fama internacional, decidió rodar la mayoría de las secuencias durante la hora mágica con la ayuda de fuentes de luz natural. Se dice que para crear la atmósfera y la iluminación del film de Malick se inspiro en pintores realistas norteamericanos como E. Hopper.

Gracias a su estrecha colaboración con Rohmer o Truffaut, este gran operador de cámara nos regaló a todos algunas de las mejores imágenes del cine, sin olvidar la delicada fotografía de “Días de cielo”.

Gordon Willis, el principe de las tinieblas

Gordon Willis

El príncipe de las tinieblas, como lo llamó Conrad Hall Jr, es considerado una de las mayores influencias en la evolución estética del cine estadounidense de las últimas décadas, gracias a su gran dominio de la luz.

Nació en Nueva York en una familia relacionada con el mundo del cine, por ello desde su infancia estuvo ligado a este fantástico mundo. Al principio quería ser actor, pero finalmente terminó especializándose en la fotografía. Centrándose en el trabajo que había detrás de cada imagen, en la luz de la escena y en el diseño del set.

Podemos afirmar que algunas de las imágenes más recordadas e imitadas de los 70 y 80 fueron realizadas por Gordon Willis. Los contraluces y la tendencia a subexponer la imagen, sin olvidar el gran uso del blanco y negro son algunos de los rasgos que caracterizan su estilo.

Recordemos por ejemplo los magníficos contrastes de luz y el uso de las sombras de la fabulosa trilogía El Padrino, o el interesante dominio del blanco y negro en algunas de las películas de Woody Allen.

Christopher Doyle, un visionario en Oriente

Doyle

Christopher Doyle originario de Australia (Sidney, 1952) lleva desde los años 70 viviendo en Oriente, entre Taiwan y Hong Kong. Su trabajo tras la cámara abarca un sinfín de películas orientales colaborando habitualmente con directores de la talla de Wong Kar-wai, Zhang Yimou o Stanley Kwan, no obstante, últimamente, ha ampliado su campo de batalla realizando películas americanas tan interesantes como La joven del agua (2006).

Su pasión por la experimentación y la búsqueda de una nueva estética se deja ver en cada proyecto. Los encuadres un tanto estridentes y los fuertes contrastes cromáticos son algunas de las características de su admirado estilo. Según el propio Doyle:

La intuición es mi método de trabajo, y también el único medio de expresar mi arte.

En Resumen

Como ya dije en una ocasión el cine y la fotografía son hermanos de la misma madre, tienen la misma raíz, aunque sus caminos, no muy lejanos, se han dividido. No podemos olvidar que muchas películas son de gran inspiración para muchos fotógrafos, por ello os aconsejo que conozcáis a los directores de fotografía, los grandes olvidados, de aquellos films que más os impacten visualmente.

En Xataka Foto | Cine y fotografía: cuando las estrellas de cine se apasionan por la fotografía | Algunos directores de fotografía cuyo trabajo no te puedes perder

Más información | quesabesde.com

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios