Sigue a

Larraín

Me incomoda hablar de un autor, un maestro de la fotografía, después que ha fallecido. Los homenajes deberían hacerse en vida, todos lo sabemos. Pero aquí me encuentro, recordando su fotografía, sus palabras. Aprendiendo a mirar una vez más a través de su manera de enfocar la realidad. Escaleras arriba, escaleras abajo, su leit motiv que explotó en “Valparaíso”, y que nos deja imágenes difíciles de olvidar.

Chileno, en Chile nació en 1931 y allí es donde nos ha dejado hoy Sergio Larraín a los 81 años. Dejó sus estudios en ingeniería forestal para dedicarse a la fotografía comenzando a disparar con una Leica adquirida en EEUU. En 1956, en un tiempo en que hacerse un hueco en la fotografía no era tan complicado como ahora, envió su portfolio al MOMA y le compraron dos fotografías con cheque firmado nada más y nada menos que por el mismísimo Steichen.

Ya había expuesto en Santiago de Chile con anterioridad, pero entrar a formar parte de la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York abre puertas y así en 1959, otro de los grandes, Cartier Bresson, le animó a formar parte de la agencia Magnum con lo que marchó a Europa comenzando así a trabajar para algunas revistas.

De “Valparaíso”, su serie más aclamada

En su trayectoria como fotógrafo también ilustró el libro de Pablo Neruda “Una casa en la arena” y, aunque trabajó bajo muchos encargos, reconocía que los mejores trabajos salían de la libertad de fotografiar para uno mismo:

sólo se consiguen buenas fotos cuando uno hace lo que de verdad le interesa, o sea, escoger uno mismo sus temas

Por eso se dejaba llevar por los reflejos en espejos, por las calles, por la gente retratada de espaldas, sintiéndose libre creaba y así lo dejó reflejado en la carta que escribió a su sobrino, el cual también quería dedicarse a la fotografía, y cuyo texto podemos conocer gracias al vídeo que abre este post, donde no sólo le estaba guiando sobre cómo seguir un flujo de trabajo, sino que además le estaba dando una lección de fotografía. Sabiduría en estado puro.

Descansa en paz, maestro, consuela saber que muchos se sienten inspirados por tu obra y así lo demuestran con sus fantásticas fotografías callejeras. Esperamos que esa forma de hacer fotografía jamás se pierda para seguir disfrutando de los instantes que hacen del sentir fotográfico todo un arte.

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios