Sigue a

¿Se puede ser fotógrafo cuando quien te dispara la foto es otra persona? Helena de Almeida lo tiene claro. Ella no es fotógrafa porque sus imágenes son fruto de un trabajo de boceto previo y porque quien toma las instantáneas es su marido.

Sin embargo, se la etiqueta como artista y fotógrafa. Arte y fotografía. Un binomio que particularmente me fascina. Sobre todo cuando la pintura, la performance o cualquier otra disciplina dentro del marco artístico se entrelaza con la presencia de una cámara para crear instantes únicos.

De este modo, Helena Almeida, hija del escultor portugués Leopoldo de Almeida, cursó Bellas Artes y le tocó vivir ese momento de los años 60 en los que el body art y la performance estaban en pleno auge. Ambas corrientes están presentes en su obra, en el vídeo que abre este post podéis ver los materiales que utiliza y cómo enriquece (cada cual que elija su palabra para definirlo) la imagen fotográfica.

Una imagen que, como os contaba al principio, es tomada por su marido porque ella normalmente es quien posa. Podría autofotografiarse como Cindy Sherman, pero Almeida no considera sus imágenes como autorretratos, de ahí que busque la ayuda externa en un ejercicio colectivo que termina por convertirse en condicionador a la hora de teorizar sobre su trabajo.

Y, mientras vosotros os quedáis viendo el vídeo, yo voy a darle vueltas a lo de artista y fotógrafa porque, si actualmente la fotografía es considerada como un arte más, la etiqueta de fotógrafa le sobra.

Fotógrafa | Helena Almeida
Vídeo | Helena Almeida en Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario