Síguenos

Paul Strand

Encabezo el post con la película “Manhatta” (sí, sí, sin la “n”) que, grabada en 1921 por Paul Strand, os la muestro como rara avis del mundo cinematográfico apegado a la fotografía. Compuesta por diferentes imágenes secuenciadas sin estructura narrativa, es un ejercicio para encontrar la relación entre cine y fotografía. De hecho los planos se mantienen inmóviles y en ellos se va viendo el ir y venir de los habitantes de Nueva York por distintos lugares, desde el ferry que inicia el film hasta el atardecer desde un rascacielos.

Nacido en la Gran Manzana, su padre le regaló una cámara Brownie a los 12 años, aunque la dejó apartada hasta que comenzó sus clases extraescolares de fotografía en el colegio nada menos que con Lewis Hine como profesor. ¡Ojo! Estamos hablando de la fotografía como actividad extraescolar en los comienzos del siglo XX, casi nada.

Lewis Hine llevó a sus alumnos a la Galería 291 y allí fue donde Strand decidió que quería ser artista con 17 años. Y aunque quedó prendado de lo que allí había expuesto, siempre apostó por una fotografía directa alejada de los parámetros de la Photo-Secession, sin manipulaciones ni efectos. De la abstracción aprendió lo que necesitaba para poder hacer sus composiciones posteriores. Aún así expuso en la 291 y sus fotos salieron publicadas en la revista “Camera Work”, llegando incluso a cerrar con su trabajo el último número de la misma con unas palabras del propio Stieglitz hablando sobre el newyorkino:

Sus fotografías son la expresión directa del presente, evitando los trucos y cualquier “ismo”, evitando cualquier intento de mistificar a un público ignorante, incluyendo a los fotógrafos mismos.

Situado en los parques de Nueva York, fotografiaba a los que allí paseaban. Quería captarles relajadamente, sin que se dieran cuentan. Para ello añadió a su Ensign Reflex unas lentes en el lateral, de esta forma la gente imaginaba que estaba siendo apuntada desde ese lado. Todo un truco que a él le sirvió para captarles de forma espontánea y que a nosotros nos da pie a conocer la picaresca de estos primeros fotógrafos. Como la utilizada en su controvertida “Blind Woman” (mujer ciega) y que le permitió enfocarla de frente sin que ella se diera cuenta.

Blind Woman

Un autor polivalente, que tan pronto se dedicaba a hacer vídeos a graduaciones y eventos deportivos que luego vendía a los interesados, como a publicar libros y mostrarnos su fotografía más social. Esta es mi pequeña aportación sobre este gran fotógrafo, que influído por muchos también sirvió de inspiración para otros como Ansel Adams, el cual decidió hacer fotografía directa cuando vio sus imágenes de los pueblos abandonados del oeste. Os dejo con su visión de Manhattan. Espero os guste.

En Xataka Foto | Galería 291 o cómo la fotografía llegó a exponerse en una sala de arte
Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario