Síguenos

Simon portada

Comenzamos el año conociendo a una fotógrafa americana, Taryn Simon, aquella que en 2008 fotografió a Barack Obama para el New York Times Magazine. Con una sólida carrera a sus espaldas para su juventud (nació en 1975), ha paseado su trabajo por los museos más importantes del mundo, entre ellos el MOMA así como ha publicado en las revistas más prestigiosas. Su obra nos interesa. Pasemos a conocerla.

Nacida en Nueva York, es fundamental saber que su padre trabajaba para el Departamento de Estado lo que le hizo estar presente en la Unión Soviética durante la Guerra Fría, en Bangkok durante la guerra de Vietnam, y posteriormente en otros países como Afganistán, Irán e Israel. Si vamos más allá y nos adentramos en su fotografía, entenderemos porqué su trabajo de corte documental (pero también conceptual) está tan fuertemente ligado a todas esas experiencias. No es lo mismo comenzar de cero, que haber vivido los conflictos desde dentro y desde la infancia.

Un trabajo que remueve al espectador

Por ello sus trabajos nos hablan de los seres humanos, de las personas que han vivido situaciones que muchos de nosotros sólo conocemos a través de los periódicos, de las miserias y barbaries que la guerra produce, de la injusticia de la justicia y de todos aquellos temas que nos tocan de largo aunque los conozcamos por medio del cine.

Su obra sobrecoge. Es intensa. Hace mover conciencias.

En este sentido su serie “Los inocentes” nos viene a hablar de algunos casos en Estados Unidos de personas que fueron inculpadas erróneamente y que después, una vez investigados los expedientes, fueron salvadas del corredor de la muerte. A continuación podéis ver el vídeo donde aparecen algunos de los condenados injustamente hablando de su experiencia, pero en la página web de la fotógrafa encontraréis el trabajo fotográfico.

Llama la atención de su trabajo, seguimos hablando de “Los inocentes”, el hecho de que sitúe a los protagonistas en diferentes espacios, no se trata de medios primeros planos sin contextualizar a la manera de Sofía Moro, por poner un ejemplo, que aquí nos sirve de contrapunto por sus series también de condenados en cárceles.

¿Y por qué aparecen retratados en diferentes lugares? Aquí entra en juego un trabajo donde la fotografía cobra un papel importantísimo. Esos espacios son, por así decirlo, las escenas del crimen, aquellos lugares donde presuntamente los incriminados fueron erróneamente situados por los testigos. Las imágenes tienen un doble significado, por un lado hasta qué punto la fotografía es importante para la justicia criminal y por otro, por la idea de recrearlo después para llevar a cabo un sobrecogedor trabajo de denuncia.

Fotografía documental con alma conceptual

Con ello entramos en la fotografía conceptual a expensas de la documental. Y es que el trabajo de Taryn Simon va más allá de los cánones de lo que la fotografía como documento periodístico nos tiene acostumbrados. Si hacéis una visita al resto de sus trabajos os daréis cuenta de cómo su obra está más situada en lo artístico que en lo documental, aunque trate temas de profundidad del ser humano ligados a situaciones reales. Para los que pudisteis asistir a la exposición de Carlos Garaicoa en el festival de PHotoEspaña pasado, su trabajo va en esa misma línea.

Y sobre todo, aparte de las exposiciones, se nota en los libros publicados, donde hace analogías con la pintura y otras disciplinas, creando unas publicaciones tremendamente sugerentes por el contenido y porque somenten al lector a una constante alerta por intentar descifrar los códigos visuales. Una fotógrafa que el tiempo nos hará conocerla mejor, pero que no está de más tenerla presente como autora de nuestros días.

Fotógrafa | Taryn Simon
Vídeo | Youtube

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario