Un día con... Amador Toril en una producción para la revista Interiores

Sigue a Xataka Foto

Amador Toril

Dentro de la fotografía siempre hay estilos que suelen ser poco atractivos para muchas personas cuando comienzan, de hecho hasta desconocidos en muchos puntos. Quizá uno de estos estilos sea el de la fotografía de interiorismo o decoración. La fotografía de interiorismo suele ser una tipo de fotografía que requiere mucha preparación adicional antes de cada toma, y aunque pueda parecer mucho más sencillo por no tener que lidiar con modelos, no deja de tener sus complicaciones y sus temas de gran relevancia.

Pues bien, aprovechando uno de los días como ayudante y/o colaboración con Amador Toril (del cual fui ayudante años atrás en mis inicios en esto de la fotografía), quise duplicar mi trabajo para mostraros (a la par que mi trabajo habitual en estas sesiones) un poco la forma de trabajar que tiene un fotógrafo de interiorismo. Amador Toril, es uno de los fotógrafos de interiorismo y decoración más famosos del país, publicando en muchas de las revistas de sector. A parte del interiorismo se dedica a la publicidad.

En este caso la producción era para la revista Interiores, y en especial realizar un reportaje de uno de los nuevos hoteles que se han abierto en Madrid de la empresa Meliá, el Innside Meliá.

Primeros pasos: Visualización del entorno

En este tipo de fotografía siempre existen unos pasos previos antes del día de la sesión; y es que a pesar de ser una sesión realizada en interiores la luz natural es tremendamente importante y siempre que se pueda hay que intentar elegir un día en el que las condiciones climatológicas acompañen. La luz es un factor importante y si es posible saber de antemano por donde va pasando el sol a lo largo del día y en que lugares del sitio que vamos a fotografiar siempre es bueno.

Amador Toril 1 Visualizando todo el trabajo pre-sesión

Amador suele ser una persona que mira con mimo siempre esto, y aunque es complicado que pueda ir a todos los lugares antes siempre tiene cierta información del lugar de mano de la estilista (en este caso de Paloma Pacheco la estilista que suele ser la encargada de trabajar con él en la gran mayoría de estos trabajos). Paloma suele elegir los lugares en función de lo que la revista la pide, y ella es por tanto la encargada de mostrarle muchas veces fotos del lugar días antes. Esto no quiere decir que Amador, o en este caso cualquier fotógrafo que quiera dedicarse a ello, no pueda o deba hacerlo alguna vez, pero el trabajo en equipo es esencial y el llevar tiempo trabajando con la misma persona lo facilita.

Posterior a esto, llega el día elegido y el momento de llegar al hotel. Va a ser una producción que seguramente durará lo que duren las horas de sol por lo que llegamos a primera hora de la mañana para empezar a buscar y elegir bien las planos entre todas las localizaciones del hotel. Recordad que muchas veces los lugares suelen darse desde las directrices de la revista en cuestión; aunque por supuesto no que tipo de planos, al igual que la confianza y experiencia del fotógrafo hacen mucho. Amador lleva muchos años en esto, y desde los medios para los que trabaja suelen darle cierta libertad y confianza gracias a su buen hacer.

Amador Toril 2

En definitiva, la preparación transcurre entre la búsqueda de los mejores planos, en función la luz de cada lugar a lo largo de día y distribuyéndolos. Ni que decir que la labor de la estilista es primordial, pues todas las elecciones suelen ser consensuadas.

Comenzando a disparar

El momento del disparo es muchas veces el menor de los problemas, en este caso, antes de que esto ocurra, y teniendo el plano ya elegido es cuando la labor de la estilista cobra especial importancia. Ella es la encargada de idear “el cuadro” dentro del encuadre que disponemos. En este caso Paloma había traído ropa, complementos y demás atuendo decorativo de showrooms que iba a utilizar en la decoración de todas y cada uno de los lugares.

Mientras esto se lleva a cabo, Amador suele ir haciendo pruebas sobre que tipo de objetivo usar. En función de la toma y del encuadre la cosa puede variar. Amador suele trabajar con focales fijas, desde un Canon 100 Macro para los planos de detalles, pasando por el Canon 24mm TS (objetivo descentrable) hasta el nuevo 35mm 1.4 de Sigma, entre otros. Amador suele ser una fotógrafo que suele gustarle tener corregidas la mayoría de las aberraciones, al igual que la alineación correcta de las líneas en toma; y aunque a veces es particularmente imposible, suele intentarlo casi siempre gracias al uso del objetivo descentrable.

Amador Toril

Ni que decir que para este tipo de fotografía el uso de trípode y disparador es indispensable, ya que las largas exposiciones pueden producir pequeñas trepidaciones, al igual que para el posterior procesado.

A partir de ese momento las pruebas de las primeras fotografías se realizan para ver la exposición por si hay que añadirle algo de iluminación extra. Muchas veces el uso de la luz natural puede ser suficiente, y junto a la toma de fotos con diferentes exposiciones pueden conseguir que una fotografía adquiera la luz deseada, pero otras veces hay que añadirle luz con espejos, flashes, reflectores… pero bajo una premisa, siempre realizando una luz lo más natural posible y sin que parezca artificial.

Cuando esto está resuelto, Amador siempre suele pasar las fotos que va realizando a una tablet mediante Wi-Fi para poder visualizarlas mejor, al igual que para que la estilista pueda ver mucho mejor todo por si hay que cambiar algo (cosa que suele suceder de vez en cuando).

Añadiendo cierta creatividad a cada paso

A pesar de que es un paso que se suele realizar antes del disparar, es cierto que no en todas las fotografías se puede tener presente. Vamos a hablar de “creatividad” en el hecho de crear algo con el entorno. En este caso, algunas tomas fueron sobre todo con el uso de las personas en el espacio, y es que a veces no todo es tan real como parece… recordad que la fotografía según que estilos suele estar preparada. Las tomas que normalmente suelen llevar más creatividad implícitas son los llamados “detalles”, fotografías de algo específico que hay en la escena como pueden ser, por ejemplo, elementos decorativos. Aquí la libertad suele ser algo mayor, y se nota mucho más la experiencia de un fotógrafo en estos estilos.

Amador Toril El uso de personas para darle más vida a las fotografías suele ser habitual

Es importante por tanto el saber visualizar escenas cotidianas para poder recrearlas, y en este caso fue así con el personal de hotel en alguna toma. Y todo esto con la preparación de la toma de Paloma con los complementos. Y es que muchas veces la creatividad añadida a un tipo de fotografías de este tipo viene dada también por los estilistas que sin ellos, muchas veces, habría tomas especialmente parecidas y algo desangeladas.

El recorrido realizado y porqué

El recorrido que realizamos en esta producción implicaba factores como la hora, la luz y también la situación del hotel, y es que hay que recordar que el hotel no se cierra mientras realizamos esto.

Los primeros lugares que fotografiamos fueron las zonas comunes del hotel, no solo por ser la mejor hora por no encontrarnos con casi gente, sino porque la luz era muy buena. Posteriormente subimos a las habitaciones, las cuales estaban en plantas muy altas y la luz se iba algo más tarde que en las zonas bajas. Y es que como comenté, en este tipo de fotografía hay factores externos muy a tener en cuenta, y más importante de lo que parece. La experiencia en esto es un grado, pero poco a poco son cosas que si os interesa lo podéis ir aprendiendo fácilmente.

Amador Toril Preparación de una de las suites de las últimas plantas

Las fotografías en este hotel fueron especialmente bonitas, y es que hay escenarios que ayudan mucho a que las fotografías luzcan con algo menos de esfuerzo (como digo siempre y cuando tengas presente los factores externos que son también parte de ser buen fotógrafo); pero hay otros que cuestan mucho más conseguir esa lucidez. Todas las veces que he trabajado con Amador debo decir que los resultados han sido muy buenos, pero como digo ha habido diferentes grados de dificultad.

Aspectos finales

No hay duda que la fotografía de interiores es un trabajo bonito y no muy conocido. A pesar de todo, puede resultar monótono para algunos, pero he de decir que para mi ha llegado a ser algo que me apasiona. El crear luz y a moldearla, pasando flashes por ventanales o rayos de luz con espejos es algo que cuando lo dominas acaba por gustar al ver los resultados, y eso es una premisa importante.

Amador Torial Visualización en la tablet de las tomas que se van realizando

Para finalizar, comentaros que el trabajo que suele realizar Amador en postproducción no suele ser muy extenso, y suele usar mucho la superposición de tomas con diferentes exposiciones o luces para conseguir la toma final. He tenido el gusto de retocar algunas de sus tomas alguna vez y ese es el flujo de trabajo que aprendí para este tipo de fotografías, y es efectivo y muy realista, que a la postre es lo que se pide desde las revistas.

Entrevista a Amador Toril

Posteriormente a esto Amador me respondió a unas preguntas amablemente:

Xataka Foto – En la fotografía de interiorismo parece que la perfección es algo muy importante; y hoy en día en el que creo que se vive una obsesión por la perfección, ¿consideras qué es un factor realmente determinante el que la técnica vaya por delante de la creatividad u otros valores en este estilo fotográfico?

Amador Toril – La técnica es muy importante en cualquier sector de fotografía comercial. Si no la controlas con soltura no te puedes centrar en los demás aspectos que intervienen en la imagen y es difícil captar los ambientes con naturalidad.
Siempre hay espacio para la creatividad y un punto de vista personal. Un mismo lugar se puede fotografiar de mil maneras distintas, dependiendo del ojo del fotógrafo.

Desde que te conozco siempre me has dicho que un fotógrafo nunca debe encajonarse en un tipo de fotografía, ¿podrías explicarlo esto a los lectores sobre todo cuando eres muy reconocido por tu obra como fotógrafo de interiores en su mayoría?

Lo intento… Aunque siempre te sueles encasillar en algún sector. A veces es el trabajo quien te elige a ti y no al contrario. Hacer siempre lo mismo es muy monótono, me gusta mezclar trabajos en localización con otros en estudio. Fotos de espacios, con trabajos de bodegones o retratos. De esta manera diversificas tus clientes y te puedes expresar de formas distintas.

Amador Toril © Amador Toril

Muchas personas consideran que la fotografía de interiores es complicada por culpa del material o equipo que tienen que disponer (por su precio). ¿Consideras esto un factor determinante para alguien que quiere entrar en este mundo?

Yo trabajo con óptica fija y objetivos descentrables, pero conozco grandes fotógrafos de interiores que trabajan con objetivos zoom con magníficos resultados. Se pueden corregir la perspectiva en toma o posteriormente en el ordenador. El equipo es importante pero no determinante en los resultados. Yo animo a todos los que quieran hacer estas fotografías que comiencen con un equipo pequeño y poco a poco amplíen según las necesidades.

Siempre trabajas con estilistas en todos tus trabajos, ¿que porcentaje le darías de mérito a estas personas dentro de tu fotografía?

Siempre trabajo con estilistas o decoradores. Este es un trabajo en equipo y sin ellos las fotografías no funcionarían. Tienes que acostumbrarte, porque al principio los fotógrafos solo buscamos la luz y el encuadre y no nos fijamos en el resto de cosas. Aprendes a tener paciencia y a esperar que todo este preparado para comenzar a disparar.

Amador Toril © Amador Toril

Por último, ¿cómo ves el panorama de la fotografía editorial en un país como España? (al margen de que todo este mal en este momento)

Es una situación complicada. A la crisis económica general se ha sumado la crisis del sector editorial. Cada vez se venden menos revistas y en internet las cabeceras tradicionales no han conseguido la publicidad que tenían en papel. Tendremos que adaptarnos todos a las nuevas circunstancias, los medios y los fotógrafos. Pero hay que ser optimistas, donde se cierra una puerta se abre una ventana…

Quería dar las gracias a Amador y a Paloma por prestarse a poder realizar este reportaje (yo tuve que multiplicarme a veces por tener que hacer de editor y de ayudante en otros momentos), que a buen seguro puede ser del interés de aquellos que queráis saber sobre la fotografía editorial de interiores. Sobre todo teniendo en cuenta que últimamente se encuentran inmersos en un proyecto común sobre fotografías de interiorismo, Fotografias Hoteles y Empresas, el cual lo están comenzando.

Sitio Web | Amador Toril

Ver galería completa » Amador Toril (7 fotos)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios