Sigue a Xataka Foto

fujifilm x-m1

Desde que irrumpiera la serie X de Fujifilm y con la llegada de nuevos modelos de cámaras, especialmente de objetivos intercambiables como la X-Pro1, la E-X1 y, el más reciente, X-M1, la hoja de ruta de los objetivos Fujinon se convertía en centro de atención.

Poner en marcha una nueva montura no es nada fácil, supone arrancar de cero con un nuevo parque de objetivos y de éstos depende (casi completamente) la decisión de compra. En Fujifilm han sabido empezar con buen pie. Con criterio y marcando sus siguientes pasos con sentido común. Algo, que los usuarios de la serie X agradecen. Repasamos la hoja de ruta.

Fujifilm apuesta por las focales fijas

fujinon 60 35 y 18

Apostar por focales fijas en su inicio, con el Fujinon XF 18 mm f/2 (un 27 mm equivalente en 35 mm), el XF 35 mm f/1.4 (un 53 mm equivalente) y el XF 60 mm f/2 Macro (un 91 mm equivalente) fue una decisión que alegró a muchos. Iba en sintonía con su estilo retro (al más puro estilo telemétrica), con su apuesta por un clasicismo fotográfico que conseguía entusiasmar a los más veteranos y también a los recién llegados. Es un concepto con cierto riesgo, pero cuya jugada les ha salido muy bien. Amén por los elogios, éxito y trayectoria que están teniendo (los tres rondan los 550-650 euros aproximadamente).

Estos tres objetivos eran la punta de lanza de lo que podría dar de sí esta nueva montura de Fujifilm. Y, de nuevo, la hoja de ruta tomaba un crucial protagonismo. Con estos tres objetivos, se puede realizar casi cualquier tipo de fotografía. Son focales clásicas unidas a objetivos de calidad en la construcción y, además, muy luminosos. Justo lo que muchos fotógrafos suelen necesitar. Al menos los más exigentes. Eso sí, su velocidad de enfoque era su talón de Aquiles. Aunque, por suerte, en Fujifilm han sabido escuchar a los usuarios y continuas actualizaciones de firmware han mejorado mucho su rendimiento en este sentido.

La llegada del zoom para completar las opciones

fujinon 18-55

Luego llegaría el primer zoom. El Fujinon XF 18-55 mm f/2.8-4 (27-84 mm equivalentes). Un zoom con distancia focal clásica (con un precio aproximado de 650 euros) para un objetivo de kit y que acompañaba a la X-E1. Pero, más allá de la ligera primera impresión, lo cierto es que es un objetivo que está a la misma altura de los tres anteriores. En construcción ya deja atrás cualquiera duda. En sus resultados, es donde se aprecia realmente su nivel. Y su velocidad de enfoque mejor, incluso. Y es que un zoom ofrece versatilidad y es la puerta de entrada para más tipos de fotógrafos. Comercialmente tiene su justificación y tal y como ha sido concebido técnicamente no suponía salirse del camino marcado. Además, aportando estabilización, que compensa su menor luminosidad.

¿Qué más focales se echaban en falta? por supuesto un mayor angular, ya que el XF 18 mm se quedaba algo corto. Así llegó el Fujinon XF 14 mm f/2.8 (un 21 mm equivalente) y cumplió con lo previsto. Distorsión contenida, buena construcción y un enfoque mejorado con respecto a los anteriores. Todo ello a un precio ligeramente más elevado del resto (por encima de los 800 euros).

fujinon 16-50

También se echaba en falta un objetivo con distancia focal más larga que el mencionado teleobjetivo fijo XF 60 mm (ideal para retratos y macro), así que llega un nuevo zoom para cubrir un rango focal más amplio, como es el Fujinon XC 55-200 mm f/3.5-4.8. Atractivo para los potenciales compradores de la nueva Fujifilm X-M1. Aunque sufra algo de descompensación en el conjunto, lo cierto es que para llegar a 305 mm (equivalentes) no es un zoom demasiado aparatoso, pero siempre bajo el concepto XC, según Fujifilm, “compacto e informal”.

Otros dos objetivos se incorporaron al catálogo con la llegada de la más pequeña de la familia, la X-M1: el zoom Fujinon XC 16-50 mm f/3.5-5.6 OIS (24-76 mm equivalentes), otro zoom con una focal estándar habitual en los kits y con pretensiones más modestas (prescinde del anillo de diafragmas) para seguir compitiendo en el escaparate en precio y como puerta de entrada para nuevos fotógrafos atraídos por la apuesta de Fujifilm. El otro, es, por fin, un pancake: Fujinon XF 27 mm f/2.8 (un 41 mm equivalente). Un objetivo más pequeño y comedido (también sin anillo de diafragmas) que los presentados hasta el momento, algo que se echaba mucha en falta, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño comedido de los cuerpos de la X-E1 y la X-M1.

Zeiss amplía las opciones

zeiss touit

La incorporación de otro fabricante a esta montura se acogió con entusiasmo. Sobre todo si lleva la firma prestigiosa de Carl Zeiss. Así, hace unas semanas se presentaron los bautizados como Zeiss Touit (también para montura de Sony NEX) que venían a seguir aumentando las posibilidades de esta montura con dos objetivos fijos.

El Carl Zeiss Touit Distagon T* 12 mm f/2.8 venía a convertirse en el angular más extremo entre todos os objetivos existentes para cámaras CSC. Un equivalente a un 18 mm, que, fiel a su prestigiosa firma, resulta un angular perfecto para los aficionados a la fotografía de arquitectura. La otra opción presentada es el Carl Zeiss Touit Planar T* 32 mm f/1.8. Con una distancia focal de 48 mm equivalente, tiene en el Fujinon XF 35 mm su principal reflejo. Dos opciones muy similares en concepto y cuya elección ya queda al gusto de cada uno.

Lo que está por llegar

fujifilm x-m1 y 55-200

¿Qué nos falta por conocer? pues siguiendo la hoja de ruta recientemente actualizada, este año aún debemos conocer algunos más y junto los que tienen que llegar para comienzos de 2014, en total se completarán 15 objetivos para la montura X.

  • Zeiss Makro-Planar T* 50 mm f/2.8, aún con escasa información, sería el tercero del fabricante alemán para para esta montura, así que debería seguir los mismos parámetros, excelente construcción, tamaño ligero y calidad a raudales.
  • Fujinon XC 55-230 mm f/4.5-6.7 OIS: un nuevo zoom de amplio rango focal que vendría a complementar al XC 16-50 mm y muy enfocado en la pequeña X-M1.
  • Fujinon XF 10-24 mm f/4 OIS: otro zoom, este más angular con una distancia mínima realmente extrema y que puede ser muy atractivo para la fotografía de arquitectura, especialmente.
  • Fujinon XF 23 mm f/1.4: otro objetivo fijo, que equivaldría a un 35 mm y con una gran apertura, muy atractivo, supuestamente con un tamaño compacto y que se uniría a la línea de los tres primeros Fujinon del catálogo.
  • Fujinon XF 56 mm f/1.2: este objetivo, supuestamente previsto para el año próximo, seguro hará las delicias de los amantes del retrato. Con una apertura notable y una distancia focal equivalente a 84 mm, debe ser otro del catálogo que despertará gran interés y entusiasmo.

A todo esto, no podemos olvidarnos que siempre podemos recurrir al adaptador de objetivos de montura M (Leica, especialmente), donde se abre todo un mundo de posibilidades.

Como vemos, en Fujifilm han logrado aplicar un criterio homogéneo y sólido a su sistema X de ópticas intercambiables. Se les puede exigir mejoras en el sistema de enfoque, de tamaños más compactos (echo en falta algún otro pancake) pero no se les puede tachar de ofrecer calidad, diseño y construcción muy acorde con las cámaras presentadas hasta ahora. Esperemos que este sentido común siga en la misma línea en el futuro.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios