Síguenos

filtros degradados densidad neutra


Uno de los recursos más usados por los fotógrafos de naturaleza y paisaje es el uso de filtros y, en especial, los filtros degradados de densidad neutra. Con estos filtros se consiguen muchas de las fotografías que vemos habitualmente y consiguen impactarnos, al tener detalle tanto en el cielo como en la tierra. En esta guía de filtros degradados de densidad neutra veremos para qué sirven, qué opciones del mercado son las más adecuadas y cómo mediremos la luz cuando los usamos.

Para qué sirve un filtro degradado de densidad neutra


set tres filtros degradados
A todos nos ha pasado que al tomar una fotografía, normalmente de paisaje en la que tenemos cielo y tierra, tenemos una diferencia de luz que se evidencia al quedarnos el cielo totalmente sobreexpuesto o la tierra totalmente subexpuesta. Esta diferencia puede ser de un paso de diafragma o de muchos, dependiendo de la hora del día y las condiciones climatológicas. Para compensar esa diferencia, necesitamos reducir la luz de la parte más intensa de la escena, el cielo, usando el filtro degradado de densidad neutra.

Los filtros degradados de densidad neutra son piezas de cristal o de resina que se han tintado de forma degradada para disminuir el paso de la luz y así poder compensar la exposición. Encontramos dos tipos de filtros degradados: los circulares que se enroscan en el objetivo y los rectangulares pensados para ir sujetos con un porta filtros.

La cantidad de luz que el filtro no deja pasar tiene una numeración que empieza en 0,3 seguido de las letras ND (Neutral Density), cada número corresponde a un numero de pasos o diafragmas que compensa. El filtro 0,3 ND compensa un diafragma y la escala continua exponencialmente linealmente. Los más habituales son el 0,3 ND, el 0,6 ND y el 0,9 ND que compensan uno, dos y tres pasos o diafragmas respectivamente.

diafragmas que compensan los filtros degradados densidad neutra

La otra característica que necesitamos elegir a la hora de usar un filtro degradado de densidad neutra es el tipo de transición que tenemos entre la parte tintada que compensa la luz y la parte transparente. Podemos encontrar los filtros con la transición dura, en los que el cambio de tintado a transparente se hace rápido, con una línea marcada y los filtros con una transición suave, en los que tenemos el máximo de tinte en la parte superior y se va aclarando hacia la mitad del filtro, sin casi poder apreciar cuando pasamos de tintado a transparente. La elección de uno u otro dependerá del tipo de horizonte que tengamos en nuestra fotografía. Si tenemos un horizonte limpio, podemos usar el degradado fuerte, si tenemos objetos que salen por encima del horizonte, el filtro degradado suave ayudará a disimular la transición.

Medición de la luz cuando usamos un filtro de densidad neutra


medicion-de-la-luz-con-filtros-degradados-densidad-neutra
Para trabajar con filtros de degradados de densidad neutra necesitamos medir la luz en las distintas zonas de la imagen para saber cuál es la diferencia entre la zona más iluminada y la zona menos iluminada.

Veamos como se hace al encontrarnos con una fotografía como la del ejemplo. Primero ponemos la medición puntual en la cámara, se mide la luz en el cielo y luego se mide la luz en las rocas, la diferencia entre una medición y otra serán los pasos que tenemos que compensar. En esta ocasión, un poco más de tres pasos, elegimos el filtro 0,9 ND degradado suave para no notar la transición y lo ajustamos al horizonte. El resultado es una fotografía con las luces compensadas.

Si no disponéis de medición puntual en la cámara, podéis usar la medición ponderada al centro, subir la cámara para medir sólo el cielo y bajar la cámara para medir sólo las rocas.

Filtros de densidad neutra, opciones de compra


portafiltros
Como hemos visto, tenemos diferentes opciones de filtros degradados de densidad neutra según sea nuestra necesidad de compensar la luz y el tipo de horizonte, pero comprar todos los filtros puede ser un gasto importante. Si aplicamos un poco la lógica, podemos empezar por comprar un sólo filtro e ir probando. Si elegís esta opción, yo os recomiendo que empecéis por el 0,9 ND suave que es uno de los más usados.

Si tenéis muy claro que queréis usar filtros de este tipo habitualmente, os recomiendo comprar el kit con los tres degradados más comunes, el 0,3 ND, el 0,6 ND y el 0,9 ND. De esta manera, se ahorra un poco de dinero.

Una vez entramos en el uso de filtros rectangulares, necesitaremos el porta filtros para sujetarlos, aunque no tenéis porque comprarlo lo primero. Muchos fotógrafos se compran un filtro y lo aguantan con la mano, esto tiene el riesgo de rayar el filtro ya que conviene tenerlo plano y pegado al objetivo, y también tener buen pulso en las tomas largas para mantener el horizonte en el mismo lugar.

La ventaja de tener el porta filtros es la comodidad y la posibilidad de poner más de un filtro a la vez. Aunque no os olvidéis que necesitaréis una rosca para cada diámetro de objetivo que uséis, más una rosca “slim” para los objetivos ultra angulares.

A la hora de comprar filtros podéis encontrar desde los famosos Cokin que por su precio han dado vueltas por las mochilas de casi todos los que empiezan a interesarse por los filtros, hasta los caros (unos 100 euros el filtro) y a veces casi imposibles de encontrar, fabricados por los ingleses de LEE. Una opción intermedia son los Formatt HiTech muy similares a los Lee.

Como conclusión, deciros que muchos piensan que el uso de estos filtros se puede sustituir por la edición con software de retoque fotográfico, algo que es cierto en parte, pero también yo pienso que el reto de hacer la fotografía con la cámara es más divertido que hacerla en el ordenador.

En XatakaFoto | Haz tu propio filtro de densidad neutra variable de manera sencilla y económica
Fotografías |José Juan Gonzálvez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios