Síguenos

nikon-logo.jpg

Hace sólo unos días que pudimos leer el preocupante descenso de ingresos de la empresa japonesa dedicada al material fotográfico. En el ejercicio fiscal que en Japón terminó el 31 de marzo, los nipones han percibido 130 millones de euros menos de beneficio neto que en el ejercicio anterior, alrededor de un 62,8% menos.

Pues bien, las turbulencias económicas, obviamente perceptibles en todo el globo, han afectado de manera grave a la empresa japonesa y, sobre todo, a sus trabajadores. De hecho, este año ni más ni menos que mil se van a ir a la calle.

De los 2.900 empleados con los que cuenta Nikon, serán 800 los que tendrán que abandonar sus puestos de trabajo en Japón. Otros 200 lo harán en las sedes internacionales de la marca.

Con este movimiento estratégico que busca recortar sus costes, Nikon pretende ahorrar un total de 60 millones de euros, pagando para ello 30 millones de euros que se provisionarán en el presente ejercicio fiscal.

Las persepectivas para el ejercicio actual no son mucho mejores, pues la marca espera volver a facturar 130 millones de euros menos que en 2008-2009, es decir, 260 millones de euros menos que en el ejercicio 2007-2008.

Parece que tanto el rápido retroceso del consumo como la desfavorable cotización del yen para que las empresas japonesas sigan exportando a buen ritmo están causando problemas serios a los gigantes japoneses. De hecho, Nikon no es la única que anuncia despidos, sino que también lo han hecho Sony y Nissan.

De momento, el descenso en la facturación está afectando al beneficio neto, los problemas más serios vendrán si el descenso de las ventas produce que en lugar de beneficio haya pérdidas…

Espero que estas medidas hagan su efecto y que la cosa no vaya a mayores en el caso de Nikon, así como que el resto de empresas del sector hayan hecho bien los deberes para poder salir airosas de esta situación delicada que atravesamos.

Vía | El País

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios