Síguenos

like father... like son

Tras la reflexión que publiqué el otro día sobre la fotografía móvil y los prejuicios, un ejercicio interesante podría ser conocer el valor que le damos cada uno a las fotos que tomamos con un smartphone. Pulsar la opinión al respecto nos puede servir para conocer hasta qué punto asumimos con naturalidad o no la llegada de los smartphones en el campo de la fotografía.

Para romper el hielo y antes de que nos dejéis vuestra visión, vamos a recopilar aquí las reflexiones que el equipo de editores de Xataka Foto aportamos sobre esta cuestión.

Santiago Díaz

Para mí, estas imágenes cotidianas o encontradas fortuitamente tienen un valor enorme, tanto desde el punto de vista de diario o cuaderno de bitácora, como desde el punto de vista fotográfico, ya que son imágenes en muchos casos irrepetibles y casi “regaladas por el azar”. Puede que sea un valor sobre todo personal, pero creo que es la forma más sincera y auténtica que he encontrado para hacer fotografía documental.

smartphone camera on refuge smartphone camera on refuge, por USFWS Headquarters

Gema Sánchez

No debería quejarme, mi primera cámara digital tenía 3 megapíxeles y, salvo para cuestiones de impresión, para el resto me apañaba. Sin embargo, será porque nos hacemos más exigentes, la cámara de mi móvil no termina de convencerme. Si acaso con Instagram o alguna otra app gracias a sus filtros puedo generar imágenes interesantes, pero cada vez tengo más claro que en cuanto pueda doy el salto hacia un smartphone cuya cámara tenga mayor calidad, porque sí veo el móvil como una herramienta perfecta para documentar nuestro día a día e incluso para llevar a cabo proyectos artísticos, pero como en todo, una idea buena debe ir acompañada de una técnica aceptable y, de momento, con mi terminal, me veo muy limitada.

Miguel Angel Ordóñez

Las mismas cualidades que hacen de la fotografía móvil una excelente forma de expresión artística son las que la han castigado con el estigma de la banalidad. “Sencillo e inmediato”, esa es la premisa de la fotografía móvil y el arma de doble filo que la está castigando. Animados por estos conceptos estamos descuidando temas básicos como la composición o el propio tema, dejando para cosas serias la réflex y usando la cámara del teléfono para fotografiar nuestras reuniones de amigos o a nuestra mascota.

Las aplicaciones externas no han ayudado a que lo veamos de otra forma y en vez de apostar por editores serios todas insisten en aquellas dos premisas anteriores con filtros precocinados que nos hacen despreocuparnos todavía más. La tendencia parece propicia para el cambio pero éste será lento. Yo estoy en ello.

chess chess, por b3d_

Rodrigo Rivas

Como fotógrafo profesional he descubierto en la fotografía móvil un nuevo tipo y estilo de fotografía para poder externalizar parte de lo que tengo en la cabeza. Personalmente creo que se pueden hacer grandes cosas con un smartphone, el problema reside en que cuando las masas tienden a usar este tipo de fotografía para un fin mucho más simplista, acaba por dar una impresión equivocada de lo que puede llegar a ser.

La fotografía móvil tiene sus limitaciones pero también tiene muchos pros que la hacen excelente para algunos tipos de trabajos. Sin ir más lejos mi proyecto personal más actual está realizado con un smartphone; aunque tengo muy claro que no puedo realizar todo tipo de trabajos con un móvil.

En definitiva, la fotografía móvil puede trasladarnos a la banalidad si no conocemos realmente sus posibilidades, y más aún si desconocemos el lenguaje audiovisual, convirtiéndola en mediocre; por contra, si conocemos sus posibilidades puede ser como cualquier tipo de fotografía, pues su calidad de imagen hoy hoy día está fuera de toda dudas.

Sergio Perea

Muchos fotógrafos ven con malos ojos la proliferación de fotografías hechas con teléfonos móviles. Incluso, puedo deciros, que yo también siento recelo hacia el uso masivo de estos dispositivos, ya que contribuyen de alguna manera a la tan temida “infoxicación”.

A veces recorro el timeline de mi red social y noto como cada vez paso con más indiferencia todas esas fotografías que la gente realiza de comida, gatitos, o amaneceres en un polígono industrial de Getafe, no sin tener que superar sentir ese ligero hartazgo que produce digerir tanta morralla. En nuestra sociedad, la información es muy importante, pero también lo es el tiempo que consumimos en separar el grano de la paja.

Sin embargo, como toda herramienta, puede ser útil si se utiliza bien. En principio creo que todavía no se percibe de forma generalizada como un medio de expresión artístico serio, pero tiene muchas posibilidades, por ejemplo, para la fotografía callejera.

El campo en el que la fotografía móvil si está totalmente asentada es el del marketing. Con tu smartphone le cuentas a tus fans, a tu empresa o a tus clientes dónde estás en cada momento o qué estás haciendo, y qué es lo que ves. Es decir: generas contenido. De nosotros depende que ese contenido sea o no útil y atractivo para la comunidad. Y tengo la percepción de que los usuarios somos cada vez más exigentes con este punto. Ese es el gran reto de la fotografía móvil.

Alfonso Domínguez

Para mí la fotografía móvil supone una forma de compartir recuerdos y experiencias con gente cercana y afín que de otra manera no podría hacerlo. También supone una democratización de la fotografía pues me permite ser protagonista, espectador o testigo de sucesos y hacerlos llegar a otros no tan cercanos.

Lieya Ortega

Gracias al surgimiento de las cámaras digitales el gusto por la fotografía llegó a gente que con la analógica no habría llegado. Lo mismo podemos decir de la fotografía móvil. Es decir, gracias a la aparición de los smartphones la moda por capturar una imagen, por muy simple y anodina que sea, ha crecido exponencialmente. Y como todas las modas tiene puntos positivos como negativos.

Con los móviles y las redes sociales la imagen fotográfica pueden pasar al olvido tan rápido como se comparte. Hoy en día con Twitter, Facebook o Flickr, entre otras redes, todo el mundo es susceptible a ser el nuevo Cartier-Bresson. No obstante, el móvil permite una flexibilidad que no tendríamos con una analógica. Podemos pasar desapercibidos y fotografiar todo aquello que deseemos en un instante concreto y decisivo.

Pero como todo lo nuevo, todo lo desconocido, hemos de ir con mucho cuidado de no abusar de la fotografía móvil. Este bombardeo fotográfico a través de un móvil puede generar a la larga un desgaste entre la gente, y lo peor de todo, este desgaste podría ser perjudicial a la inmediatez y rapidez que un móvil nos puede ofrecer a la hora de capturar un momento interesante.

Pedro Santamaría

Capturar imágenes con un móvil o una cámara réflex para mí es lo mismo, es fotografía. Cada una tiene unas ventajas. Las réflex nos dan calidad pero el móvil nos facilita inmediatez. Ninguna de ellas es excluyente y podemos aprovecharlas conjuntamente. La fotografía móvil nos permite, bien usada, una promoción e interacción con otros profesionales y usuarios muy interesante. En definitiva, todo depende del ojo que esté detrás de la cámara.

Jesús León

Y termino por la mía, comentando que he vivido la fotografía con móvil en diferentes etapas, con diferentes sensaciones. Primero como mera experimentación sin demasiada atención, luego me fue interesando y me esforcé en ir aprendiendo a sacarle más partido, hasta llegar a un punto con el que se había convertido en la herramienta fotográfica que más he ido utilizando.

Ideal para mi fotografía más personal, del día a día, con mi familia, con reuniones de amigos, pero también con exigencia para aprender a sacarle todo el partido, aprendiendo a manejar a fondo varias aplicaciones, compartiendo algunas,… para al final ser una cámara más.

¿Y vosotros? ¿cómo la valoráis a las fotografías que tomáis con un smartphone?

Nos interesa conocerla y esperamos que también participéis en el Meet the Experts sobre fotografía en el que se pondrán este y otros aspectos actuales de la fotografía. Nos podéis ir comentando vuestras ideas, consultas y os invitamos a seguirlo en detalle con vídeo en streaming (desde nuestra portada) y también en Twitter.

Foto | Aik Beng Chia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios