Síguenos

recuerdo.JPG

La fotografía, un mundo que muchos descubrimos por casualidad y acabó convirtiéndose en parte de nosotros. Muchos de los aquí presentes han crecido con ella, otros muchos se han añadido tiempo después, incluso algunos han llegado a abrazarla momentos antes de su fallecimiento.

El instante, ese ha sido una de las razones por la que la mayoría hemos acogido a la fotografía en nuestras vidas. Puede sorprendernos, puede hacernos ganar dinero, incluso puede llegar a hacernos ver más allá; pero sin duda el principal motivo por el que hoy muchos queremos a la fotografía es justamente por la misma razón por la que se inventó, inmortalizar esos momentos que quedaran guardados para siempre.

Todo comienza ahí, y a pesar de que los caminos en ella sean tantos como ramas en un árbol, todos, y cada uno de los presentes, guardamos una cosa en común con la fotografía, la capacidad de detenernos en el tiempo. Ya seamos fotógrafos de interiores, de reportajes, de moda, deportivos, simples aficionados… o el camino que hayamos elegido, todos guardamos nuestros momentos mas importantes de la vida en fotogramas (siempre y cuando hayamos podido), y por supuesto, muchas veces sin importar la calidad del resultado.

La emoción de la fotografía se recoge en instantes como esos, pues el recuerdo es lo que la hace más grande aún de lo que es. Es tan grande lo que unas simples tomas pueden hacernos sentir…

Fotografía de ♥ Faby ♥ en nuestro grupo de Flickr

La frase, “Cuando crees que estás apunto de morir se te pasa toda tu vida en fotogramas, en un instante…”, deja patente lo importante que es este “mundo” para este mundo (permitidme la redundancia). Puedes ser amante de ella, o incluso puedes odiarla, puedes considerar que es una disciplina fácil o difícil, pero está claro que está en cada paso que damos. La aceptamos porque está dentro de todos, de cada cosa que vemos, de cada instante que vivimos.

En este vídeo hecho por Meny Hilsenrad, y realizado como regalo de cumpleaños a su mujer, queda patente esto. La fotografía nos muestra su lado más simple pero a la vez más puro; y es que cuando vamos a la raíz de algo siempre vamos a lo más sencillo, pero también a lo más emocionante. Es un simple pase de diapositivas, pero cuántos de nosotros no nos hemos parado delante de fotos para recordar algunos momentos de nuestras vida y reír, llorar, pensar… con todo ellos.

Quizá en nuestra vida haya muerto o desaparecido algo, pero gracias a la fotografía siempre podremos recordar el camino que seguimos para estar donde hoy estamos.

Sitio Web | Vimeo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios