Sigue a

Flash Rodrigo R.

Muchas personas que se compran un flash por primera vez consideran que su uso es únicamente para situaciones en que no disponemos de luz para poder disparar. En cierto modo, esta frase puede ser cierta, pero también uno de los usos que se le da al flash, aparte del de iluminar la escena a nuestro antojo, es el de poder congelar ciertas acciones gracias a la gran velocidad de destello que dispone.

Recordemos que, la velocidad de destello de un flash no tiene que ver con la velocidad de sincronización que dispone una cámara con determinado flash. En este caso, la velocidad de destello es la duración (en tiempo) que tarda un flash en realizar un flashazo. Esta velocidad de destello suele ir unida siempre a la cantidad de descarga que realice el flash (si lo ponemos a plena potencia, a 1/4, etc…). En flashes de estudio, y dependiendo del modelo, las velocidades pueden oscilar entre 1/3500-3000 de segundo la máxima, mientras que en flashes de mano estas velocidad pueden llegar a ser de hasta 1/20000 de segundo o más (como comente las mayores velocidades de sincronización suelen ir acompañadas de una menor descarga de la potencia del flash).

Con estas velocidades tan altas lo que conseguimos es congelar movimientos muy rápidos, pudiendo crear lo que se denomina fotografía de alta velocidad. En este vídeo de Mark Wallace de Adorama TV vais a poder ver un pequeño ejemplo de iniciación a este tipo de fotografía; que, aunque requiere de práctica y paciencia al principio, puede llegar a ofrecer unas resultados muy buenos y profesionales.

Via | Adorama TV

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario