Síguenos

Una de las cosas que más me fascina de la fotografía es la facilidad que presenta a la hora de mezclarse con otras aficiones. En lo puramente artístico es ya habitual encontrarse proyectos multidisciplinares en los que la fotografía comparte cartel con la ilustración o la música, por poner dos ejemplos. Hay vida más allá de esas “colaboraciones artísticas” y este vídeo es una prueba de ello.

En la práctica es más que probable que salga más rentable comprar una caja de luz de poca calidad y muy barata que emplear tiempo en construir un armatoste de estas características que acaba resultando tosco y limitado pero… ¿y el placer que supone para un aficionado al bricolaje y la fotografía usar sus propios artilugios? Yo alguna vez me he atrevido con cajas de luz de cartón, imagino que como muchos de vosotros, y aunque la calidad que deje no pase de aceptable me ha venido bien tenerlas cerca para jugar con ellas.

Si os atrevéis con esta caja de luz ya veis que los materiales no son difíciles de conseguir. ¿Quién no tiene en su coche un parasol que no utiliza? ¿Y una tienda de electrónica cerca donde se tiran al día grandes cantidades de ese material protector? El resto es tan complicado como colocar una bombilla en casa. Los más duchos en la materia incluso podéis hacer una versión mejorada que no resulte tan tosca, con telas o un paraguas que puedas plegar y guardar fácilmente. ¿Habéis hecho mucho bricolaje fotográfico?

Vía | Life Hacker
Vídeo | Youtube | LightExpressions

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios