Compartir
Publicidad
Cómo retocar las fotografías con niveles para conseguir el contraste perfecto
Trucos y consejos

Cómo retocar las fotografías con niveles para conseguir el contraste perfecto

Publicidad
Publicidad

Retocar nuestras fotografías se basa en gran medida en saber gestionar el color y el contraste de las mismas. Sin embargo, en ocasiones empleando el formato RAW las imágenes queda lavadas, grisáceas y planas y no somos capaces de encontrar una solución efectiva para gestionar el contraste. Por eso, hoy os damos un pequeño consejo empleando el histograma con el que cuadrar los blancos y negros de una imagen.

¿Qué es el contraste?

En primer lugar, deberíamos saber qué es el contraste por definición. Es la diferencia entre el punto más negro de la imagen y el punto más blanco, lo que viene a decir que una fotografía sin una buena gama de grises suele ser una imagen contrastada. En el histograma, apreciamos que a la izquierda se disponen los tonos oscuros mientras que a la derecha se disponen los tonos blancos, mostrando las clásicas montañitas típicas de un histograma.

Estas montañitas nos indican la cantidad y fuerza de tonos que tenemos en una imagen según su lugar, y es también un indicador genial para saber más o menos si hemos acertado la exposición de una imagen, especilmente cuando realizamos sesiones exteriores diurnas y la luz del sol hace inútil la pantalla más allá que para previsualizar el encuadre.

Curvas y niveles, control total del contraste

¿Es óptimo usar la opción 'Contraste' de nuestro programa favorito para dar contraste? EN NINGÚN CASO. Esta opción 'estirará' los blancos y negros de forma equitativa, pero es posible realizar una fotografía con unos blancos perfectos pero que los negros estén en un feo tono grisáceo. Este caso es precisamente el que me pasa a mí, probablemente porque utilizo fuentes de luz muy difusas y por la idiosincrasia de disparar en RAW.

Para solucionarlo, invado ligeramente el histograma por la parte de los negros y en caso de ser necesario, hago lo propio con los blancos. Esto es posible realizarlo con las curvas o con los niveles, tan sólo debemos tomar como referencia el histograma que aparece de fondo cuando usamos la herramienta para deterimar la entrada de negros en el punto en el que empiezan a haber tonos negros en la fotografía.

2016 11 03 03 55 13 Mariafabregat Modeltest

No debemos pasarnos de rosca, porque darle más entrada implica que nos comemos más grises y las sombras empezarán a ser demasiado fuertes, y de igual forma pasará con los blancos.

¿Y si disparo en clave alta/clave baja?

Con este método empleando el histograma es posible cuadrar de forma muy fácil una fotografía, pero el histograma es una representación, no una regla matemática. Está claro que si vamos a disparar una clave alta o una clave baja, nos quedaremos sin negros o sin blancos respectivamente, por lo que este método no sería del todo válido para ese tipo de fotografías las cuales tienen unos contrastes muy particulares.

Tampoco deberíamos olvidarnos de los grises como elemento a procesar de forma separada en la fotografía empleando las zonas centrales de las curvas para conseguir un resultado óptimo en la totalidad de la fotografía.

Gracias a este sencillísimo proceso he notado una mejoría interesante en las fotografías, especialmente a la hora de darles peso y densidad gracias a controlar a partir de qué tonos entran los negros.

Fotografía de portada | Capture the uncapturable

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos