Compartir
Publicidad
Qué debes hacer para no aburrir a familia y amigos con tus fotos del verano
Trucos y consejos

Qué debes hacer para no aburrir a familia y amigos con tus fotos del verano

Publicidad
Publicidad

Se acaba el verano y con él las vacaciones de la mayoría. Y si eres aficionado a la fotografía, seguro que este verano has acabado con tus tarjetas de memoria llenas de imágenes que amenazan tanto a tu abarrotado disco duro como a tu familia y amigos. Éstos, que te conocen y saben de tu afición, ya están acostumbrados a que amenaces con mostrarles hasta la última de las maravillosas fotos que has hecho.

Si no quieres que te eviten para no tener que enfrentarse a una interminable sesión de visionado de fotos tienes diversas alternativas para utilizar las fotos de forma creativa. Claro que antes deberás enfrentarte tú a un trabajo a veces olvidado pero muy importante, el de la organización y clasificación de tus fotos.

Lo primero, volcar las fotos y organizarlas

Sabemos que es de perogrullo pero no podemos empezar sin recordarte que lo primero que tienes que hacer es volcar las fotos de las tarjetas al disco duro. Tampoco deberíamos dejar de mencionar aquí la necesidad de hacer backups de nuestras fotografías, aunque se trata de algo que se sale del propósito de este artículo así que ahí lo dejamos recomendando este enlace a dispositivos que permiten hacer este trabajo.

Para ordenarlas, lo mejor es ir creando carpetas anidadas organizando las fotos por años, meses y días en que fueron tomadas, incluyendo en el nombre algo que sea descriptivo de las tomas que contiene. El siguiente paso es el de la clasificación de las fotografías, algo para lo que será necesario utilizar un programa destinado a tal fin, como Bridge o Ligthroom.

Gracias a ellos podemos asignar las imágenes metadatos y etiquetas sobre lo que contienen las fotos que serán cruciales para hacer búsquedas y encontrar las imágenes que necesites a posteriori. Puede que sea un trabajo tedioso, pero si el día de mañana necesitas localizar una foto en concreto y no has tomado esta precaución, podrías perder mucho más tiempo navegando entre colecciones y colecciones con cientos de imágenes.

Hacer una selección

Otra posibilidad que incorporan estos programas es que permiten añadir calificaciones a las imágenes. Las típicas estrellas que podemos incorporar para valorar las fotos son muy útiles para clasificar las mejores que luego serán las que deberías enseñar a amigos y familiares. Además, programas como Lightroom permiten crear automáticamente colecciones a las que se irán añadiendo las imágenes que califiques con determinado número de estrellas, facilitando así la tarea de elegir las mejores fotos que has tomado.

Y es que no hace falta que te digamos que, si pretendes enseñar las fotos de tus vacaciones a la familia o amigos, debes de limitarte a unas pocas salvo que quieras matarles de aburrimiento. Por eso, lo más recomendable es que elijas las que realmente sean las mejores o las más originales. Piensa que la torre Eiffel la hemos visto todos un millón de veces, así que si has tenido la suerte de ir de vacaciones a París mejor enseña esa toma diferente que trataste de captar exprimiendo tu creatividad como fotógrafo.

Compartirlas en redes sociales

Ahora que has vuelto y que ya no corres el peligro de que los ladrones se enteren de que tu casa está vacía y la asalten (motivo por el cual te recomendábamos que no cuelgues fotos de vacaciones in situ), las redes sociales pueden ser un buen lugar donde mostrar tus mejores imágenes a tus conocidos.

Crear un tablero en Pinterest o un álbum en Facebook, Google Fotos o Flickr son algunos de los recursos para enseñar las fotos de nuestras vacaciones de forma sencilla y sin que agobiemos a la familia y amigos. Accesible para cuando ellos quieren o puedan, sin duda es una forma más amena de mostrarlas que una interminable proyección de fotos. Eso sí, tampoco te empeñes en querer enseñar un número sinfín de fotos. Seleccionar las mejores sigue siendo un tarea previa muy importante.

Crear un vídeo o presentación

Esas mismas fotos seleccionadas que has decidido enseñar a tus conocidos las puedes presentar de otra manera mucho más multimedia: a través de un vídeo o una presentación tipo Power Point. Las posibilidades son muchas y variadas y hay programas de todo tipo (editores de vídeo, software de organización de fotos…) que permiten realizar vídeos o presentaciones de nuestras fotos de forma sencilla.

Lo mejor sin duda es utilizar un programa de edición de vídeo que es el que ofrece más versatilidad, aunque también es más complicado de usar. Por supuesto también se puede hacer a través de servicios online, por ejemplo a través de YouTube de una forma muy rápida y cómoda como os contamos en este post.

Lo hagas como lo hagas, ten en cuenta que el vídeo no debería durar más de cinco minutos (tres sería un metraje ideal), ya que más allá de eso estaremos tentando al aburrimiento del espectador. Teniendo en cuenta que cada foto no debe permanecer en pantalla más de dos-tres segundos, sin duda con este tiempo tienes de sobra para enseñar todas las fotos que quieras (siempre y cuando hayas hecho una buena selección).

Por otro lado, aunque es interesante añadir una música de acompañamiento y alguna que otra transición, te recomendamos que no abuses de estos elementos que lo único que pueden hacer es recargar el resultado y quitarle protagonismo a las fotografías, algo que seguro no es tu propósito. Además, es interesante que organices las fotos de cierta manera, no necesariamente en orden cronológico. Lo ideal es que exista algún tipo de narración, o al menos que las fotos tengan una cierta relación unas con otras según vayan apareciendo.

Noaburrirfotosvacaciones7 Foto de felizfeliz

Crear un álbum fotográfico o imprimir las fotos

Una posibilidad muy atractiva, y que en los últimos años ha ido ganado popularidad, es la de crear un álbum impreso con nuestras imágenes. Esto no es sólo una buena forma de tener siempre a mano un resumen de nuestros viajes más añorados sino también una excelente forma de enseñarlas a familiares y amistades.

Un libro con fotos se puede ver en pocos minutos y suele resultar muy atractivo. Es cierto que realizarlo requiere de bastante trabajo por parte de quien lo hace, pero suele merecer la pena. Además, lograr un álbum que sea atractivo en sí mismo, y no sólo por las fotos que contiene, puede convertirse en otro reto a nuestra creatividad.

Otra posibilidad, por rara que te pueda parecer a estas alturas de la era digital, es directamente sacar copias en papel de tus mejores fotos. Como ya os contamos, en papel las fotos se ven mejor, es más barato de lo que se suele pensar, nos ayuda a tener una visión más global de las fotos, es una buena solución para conservar nuestro archivo y hace que nuestras fotos tengan más valor.

Por lo que se refiere a enseñar las fotos de nuestras vacaciones, sin duda es otra buena solución ya que permite verlas rápidamente y apreciarlas bien. Además, lejos de aburrir al amigo de turno es posible que le sorprendamos con una práctica, la de sacar copias en papel, que la mayoría de gente ha desechado con el advenimiento de lo digital y la popularización de móviles y demás dispositivos portátiles.

Por último, aunque no es algo que sirva para enseñar nuestras fotos de las vacaciones, no deseches utilizar las mejores tomas para obtener artículos que las contengan. Ya sabes, lienzos, calendarios, tazas, puzles y toda una colección de ideas con nuestras imágenes impresas, y que pueden acabar formando parte de la decoración de nuestro hogar.

En Xataka Foto | Trucos y consejos para hacer mejores tus fotos de atardeceres y/o amaneceres

Foto de portada | lindsaylouloubella

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos