Síguenos

Maletas en el tren

Como ya vimos en el artículo sobre creatividad en un día de campo, hoy siguiendo ese afán por buscar nuestro lado más creativo allá donde vayamos, propongo un viaje en tren. En plena época estival, ahora es el mejor momento para plantearlo. Si tenemos a la vista llegar a nuestro destino en este medio de locomoción o si en nuestro lugar de vacaciones debemos hacer un trayecto en tren, nada mejor que aprovecharlo buscando esos momentos del viaje a través de la fotografía.

Normalmente llevamos todo muy bien organizado, maletas, bolsa con todo el material fotográfico y demás complementos para disfrutar del viaje. Llegamos a nuestro asiento, sacamos nuestra revista y ya sólo pensamos en las horas de camino que nos quedan hasta el pueblo o ciudad que elegimos para desconectar hasta la vuelta a la realidad.

Pero llevamos nuestra cámara, ¿por qué no usarla? Exteriormente el tren es uno de los recursos más utilizados en fotografía. Interiormente veo aún muchas oportunidades de explotar su gran atractivo visual.

Detalle en tren

En esta fotografía de Marooned, un simple detalle captado entre los asientos nos sugiere mucho

Lo primero de todo es pensar que estamos en un tren y que por tanto hay que dejarlo ver. Por mucho que saquemos imágenes del exterior, siempre será más interesante que las enmarquemos gracias a la ventana. En interiores, el reflejo es el recurso más utilizado, sobre todo de personas. Vamos a ir más allá y buscar esos objetos que queden bien ante la cámara. Un periódico, una lata de refresco, en fin, nuestra capacidad de observación tendríamos que llevarla de serie y sabremos muy bien qué elegir para esa determinada fotografía.

Tren se asocia a viaje. Viaje se asocia a maletas. Pues vayamos a buscarlas y enmarcarlas dentro de alguna escena. Pensad que una simple imágen de este tipo podrá decir mucho. Por ello vamos a encontrar el mejor encuadre para que se note que vamos en un tren ya que a través de esas maletas hay muchas historias que contar.

La estación

Aprovechemos las paradas para buscar instantáneas originales

El tren también hace sus paradas. Podemos aprovechar esos momentos de subida y bajada de pasajeros para insertar personas en nuestras fotos. Miremos a través de la ventana y tratemos de colocar en la misma imágen elementos de la estación y el trajeteo de idas y venidas. Sobre todo este tipo de instantáneas quedan muy sugerentes en trenes de dos pisos, desde la planta baja tendremos una mayor tendencia a la originalidad ya que estaremos casi a ras de la plataforma.

En muchas ocasiones, los trayectos son largos, seguro nos encontramos ante algún amanecer o atardecer, momento ideal si queremos practicar los contraluces. Visualmente quedará muy potente y si en algún momento nos planteamos hacer una serie con estas fotografías podremos usarlo como comienzo o cierre de la misma.

Bicicleta en tren

Los amaneceres y atardeceres nos pueden aportar bellos matices

Sé que somos muy perfeccionistas y que en ocasiones encontraremos elementos que nos estorben o ventanillas sucias que engorronen la fotografía, pero mi consejo es que debemos lidiar siempre con aquello que nos encontramos e integrarlo en la imágen de la mejor manera posible. El resultado será siempre más gratificante.

Ocupando nuestro trayecto en observar qué puede dar a nuestras fotografías ese toque distinto, sacando la cámara para empezar a afotar y situándonos ante aquellas situaciones que nos pueden dar juego, seguro nuestro viaje se hará más llevadero. Mirando siempre con ojos fotográficos, nuestra capacidad para mejorar en ésta nuestra pasión crecerá a pasos agigantados.

Fotografías | Marooned y La Mirada de Gema
En Xataka Foto | 29 claves para potenciar la creatividad

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios