Sigue a

ClickFlashPhotos - Nicki Varkevisser

El otro día mi compañero Alfonso reflexionaba sobre si estamos demasiado obsesionados por la alta definición fotográfica y nos olvidamos, a menudo, de buscar fotos con alma. Esas fotos que transmiten, que emocionan y que llenan, por encima de su calidad técnica, nitidez, composición y otras cualidades.

No solo estoy de acuerdo, si no que además me ha llevado a recordar tres buenos consejos para, precisamente, potenciar la emoción en nuestras fotos.

Añade emoción a tus fotos

No es algo fácil, a menudo nos dejamos llevar por encontrar la luminosidad adecuada, encuadre, composición y demás. Y olvidamos buscar esa emoción que podemos capturar en las fotos. No es igual en todos los géneros, más complicado en macrofotografía, paisajes o bodegones, por sus características. Pero cuando se trata de retratos, de fotografía social, documental podemos poner de nuestra parte ese elemento intangible que haga que el espectador sea capaz de sentir emoción al ver una foto. Seguro que la recordará mejor que si solo es una fotografía “bonita”.

No es algo que se aprenda con solo tres consejos, es algo que requiere mucho esfuerzo, trabajo, búsqueda, experimentación… pero, sobre todo, mucho más de sentimiento y mirada que de técnica y equipo fotográfico. Aún así, veamos algunas ideas que nos pueden ser útiles en ese camino.

Saber esperar, saber mirar: la paciencia como virtud

La fotografía requiere paciencia. ¡Qué obvio! Si, pero encontrar situaciones, escenas y sujetos que transmitan emoción aún más. Cuando nos encontremos en una escena “perfecta” para capturar, no disparemos tan rápido. Dediquemos un tiempo a observar, a comprobar la luz, el tipo de composición para hacer la mejor la captura, pero con calma. Que nada nos distraiga de esa escena, que sepamos observar con calma, vivir ese momento y, si es posible, incluso anticiparnos para estar preparados y disparar en el momento justo.

Se que esto parece un poco abstracto, pero se resume en saber esperar, saber mirar. Algunas veces se nos escapará, algunas no alcanzaremos lo que buscamos. Pero con paciencia lograremos “sumergirnos” en cada escena y captar justo el momento más emotivo. Al fotografiar a personas, su mirada, su expresión es la clave. Ahí nos debemos concentrar.

Olvídate de la técnica y las reglas: captura emociones

Como comentaba antes, a veces por estar más preocupados de la luz, del fondo, de la composición, de que velocidad de obturación será la idónea… nos perdemos el momento más adecuado o simplemente no conseguimos captar esa emoción. Es normal, sobre todo, si somos perfeccionistas y queremos que esas fotos nos salgan lo mejor posible. Pero lo ideal es abstraerse de todo, olvidarse de la cámara, de las reglas, del ISO y nos centramos de lleno en nuestro motivo, en esa escena.

Elimina las distracciones: enfoca solo que buscas

Dependiendo de la situación, conseguir unas buenas condiciones para hacer esas fotos que transmitan emoción no es tarea fácil. Por la luz, por el ambiente que nos rodea, por el momento… si no lo tenemos a favor, lo mejor es eliminar todo lo accesorio, todo lo que pueda distraer y enfocar solo a nuestro objetivo. Puede ser acercándonos más, con teleobjetivo, buscando una perspectiva diferente… todo lo que nos ayude a centrar la mirada en esa expresión, esa mirada o esa sonrisa que queremos realzar.

Espero que os sea útil, a pesar de que sean consejos muy generales. Si tenéis alguna experiencia u otro consejos, no dudéis en compartirlo en los comentarios. Esas fotos con alma, son las que más y mejor se recuerdan.

Foto | Dairy Queen, por Nicki Varkevisser

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios