Sigue a Xataka Foto

Patrón del analema en el cielo

El analema es el nombre que se le da a la curva cíclica, con forma de ocho acostado (o símbolo de infinito), que describe el movimiento del Sol en el cielo respecto de un observador terrestre fijo a lo largo del año. Pero, ¿cómo podemos documentar ese cambio de posición o utilizarlo creativamente en fotografía?

Lo conseguiremos haciendo una misma fotografía diaria durante un año, por supuesto siempre desde el mismo lugar, con el mismo encuadre y a la misma hora exacta (¡cuidado con los cambios de hora!).

Como os imaginaréis, este fenómeno es debido a los dos movimientos de la Tierra, por un lado el de rotación y por el otro el de traslación. Pero como para explicar estas cosas vale más una imagen que mil palabras, os invito a que echéis un ojo a este pequeño vídeo en el que se ve a la perfección una secuencia (de un año) de lo que estamos hablando.

A continuación voy a intentar resumir los principales factores y detalles a tener en cuenta para que nada salga mal.

Danbo y su nuevo trípode, por Miguel Duran

Cómo fotografiar el analema: cuestiones a tener en cuenta

- Fijar la posición de la cámara. Deberemos escoger un lugar al que tengamos acceso asegurado, e incluso idealmente en el que podamos instalar y dejar fijo un trípode (o sustituto), para mayor comodidad.
- Escoger un buen encuadre, que tampoco podremos variar, y a ser posible con un objetivo angular al menos las primeras veces, para evitar que se nos salga el Sol del encuadre en cierta época del año y al mismo tiempo incluir en la foto elementos fijos invariables en el tiempo (edificios, por ejemplo, o un paisaje). Cuanta mayor precisión en repetir el encuadre mejor, aunque después en posproducción alinearemos las fotos en capas para garantizar que la foto “es la misma” en cada toma.
- Ignorar los cambios de hora de tu país. Esto es evidente, pero no está de más recordarlo y tenerlo bien presente, ya que de otro modo las tomas no coincidirán y no serán compatibles para el analema.
- Elegir una hora que te asegure que el sol será visible en tu encuadre durante todo el año, a no ser que quieras perder parte del analema intencionalmente y de un modo creativo como en este bonito ejemplo.
- Exactitud en la hora. Es muy importante que tengamos siempre nuestro reloj con la hora lo más exacta posible y que seamos muy rigurosos con el momento de tomar la foto. Un buen truco es aprovechar un momento del día de relax, para poder estar preparados un poco antes y no llegar tarde a nuestra cita con el analema. Una diferencia de simplemente 1 minuto puede estropear nuestro trabajo en determinada época del año donde el sol “se mueve” más rápido.
- Respetar la frecuencia. Si no queremos hacerlo todos los días, podremos optar por hacerlo cada X días, cada semana, cada quincena o cada mes, pero siempre deberá ser el mismo número de días para evitar que los espacios entre las posiciones del sol sean heterogéneas. Si lo hacemos a diario, obtendremos casi casi una línea continua, si lo hacemos cada treinta días, lógicamente sólo tendremos 12 puntos de sol en nuestra composición final.
- [Opcional] Calcular la exposición adecuada. Lo más fácil es hacer las fotos en digital y luego hacer una composición en Photoshop, apilando las capas manualmente o bien en un objeto inteligente con el modo de apilamiento “Promedio” (por ejemplo), pero si queremos hacerlo a la vieja usanza utilizando película deberemos pensar en dividir la exposición correcta entre el número tomas que vamos a hacer en todo el año para luego “sumar” literalmente las tomas en nuestra imagen final, haciendo múltiple exposición. Acordaos de que cada paso de diafragma o de tiempo de exposición es el doble o la mitad de luz.

Resultados

Si hemos sido metódicos, comprometidos y hábiles, el resultado que obtenemos es una fotografía del encuadre que hayamos escogido con la figura de un ocho de luz (sol) más o menos tumbado en el cielo, como el símbolo que utilizamos para representar infinito pero con uno de los dos lados más pronunciado que el otro.

En Flickr podéis ver varios ejemplos de gente que ha elaborado bonitas composiciones, como ésta en Atenas (Grecia), ésta otro en Hungría o la de estos terneros en el campo no sé exactamente dónde.

He encontrado también ésta en la que se aprecia mejor que realmente esa esfera de luz es el sol, aunque la calidad no es su mejor cualidad.

Si os sentís cómodos con el inglés escrito y os apetece profundizar, Tom Matheson tiene muy buenas explicaciones sobre el tema, también Frank Zullo nos cuenta su proyecto y aquí tenéis algo de información sobre qué formas dibujaría el sol en el cielo de otros planetas del sistema solar.

Esto ha sido lo que yo he encontrado en unas búsquedas rápidas, pero si os interesa el tema os animo a que le dediquéis un buen rato, ya que hay obras muy interesantes. Aunque por supuesto, siempre os quedará más a vuestro gusto si lo hacéis vosotros mismos. ¡Animaos!

Fotos | Jailbird en Wikimedia Commons | Miguel Duran de nuestro grupo en Flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios