Síguenos

Tapas frontales para objetivos

¿Estás harto de que tener que elegir entre montar y desmontar el parasol constantemente o que tu objetivo acabe llenándose de polvo, suciedad e incluso rayándose? No, no es el comienzo de un anuncio publicitario milagroso, pero sí de un consejo que a mí me hubiese gustado recibir hace tiempo. Pon una tapa de apertura frontal en tu vida.

En ocasiones anteriores hemos hablado de las tapas de los objetivos, ese elemento tan puñetero pero necesario útil. Los que habéis utilizado objetivos de varias marcas, especialmente en el mundo de las cámaras réflex, os habréis dado cuenta de que cada fabricante opta por un tipo de tapa delantera diferente para sus objetivos.

Obviamente en casos extremos como los ojos de pez circulares y demás, ya se trata de tapas diseñadas exclusivamente a medida, por las limitaciones físicas y requerimientos de construcción del objetivo, pero en el resto, lo que cambia principalmente es el logo de la marca y el mecanismo de apertura.

Por irnos a los ejemplos de siempre – y que no se ofenda ningún fanático de ninguna marca – las tapas de Canon disponen de dos pestañas opuestas que liberan la tapa de la rosca del objetivo, o del filtro, cuando las pulsamos.

Sin embargo, por su parte Sigma, Nikon, Pentax y muchas otras marcas que a estas alturas también se han subido al carro (no sé cuál de ellas fue la pionera), suelen tener ese mismo dispositivo pero con un añadido muy importante que a priori nos puede pasar desapercibido: esas pestañas son de hecho una gran parte de la propia tapa (o más bien que la tapa está dividida en tres grandes piezas), es decir, que las dos piezas móviles que la liberan son mucho más grandes, un diseño que además permite que las pestañas sean accionadas frontalmente (con el gesto de un pellizco con los dedos índice y pulgar) y no únicamente apretando los bordes o perímetro de la tapa. Lo podéis apreciar en las fotos.

Anverso tapas frontales de objetivos

¿Y qué más da? Pues en muchos casos no es muy relevante y las otras tapas nos servirán igual de bien pero, ¿qué ocurre si llevamos un parasol puesto (cosa que deberíamos hacer siempre, como buenos fotógrafos entusiastas que somos, salvo que estemos haciendo un uso creativo y controlado de la luz)? ¡Vaya, no somos capaces! En esa situación podemos optar por no usar la tapa durante toda la sesión o jornada fotográfica (no lo recomiendo en exteriores, aunque llevemos puesto un filtro, pues nos tocará limpiar después y además al meterlo en la bolsa se pueden rayar), no usar el parasol (ya digo que, en general, sí deberíamos llevarlo siempre, incluso de noche) o bien pelearnos con ambos cada vez que queremos ponerla y retirarla, ya sea con un alarde de maña si tenemos los dedos finos o sacando el parasol y volviéndo a colocarlo cada vez que ponemos o quitamos la tapa (tampoco lo recomiendo, ya que sometemos a un desgaste extra e innecesario al anclaje del parasol, que suele ser plástico).

La mejor solución es utilizar este tipo de tapas de apertura frontal. En principio puede parecer una tontería sin importancia, pero cuando hacemos un uso intensivo o queremos capturar un evento que discurre a un ritmo trepidante, llevamos varios objetivos que vamos intercambiando con la mayor rapidez posible o cualquier otra situación de cierto estrés, esos detalles acaban convirtiéndose en algo crucial y que nos pueden complicar mucho la vida o ayudarnos en gran medida.

“Vale, me has convencido, pero yo tengo todo mi equipo Canon con tapas de esas incómodas”. No hay problema, porque si algo bueno tiene la globalización es que podemos encontrar de todo para todo y por poco dinero. Si hacéis una búsqueda en eBay, por ejemplo, encontraréis esas tapas para cualquier diámetro que podáis necesitar desde tan sólo un euro incluyendo los portes (si buscáis en inglés y en todo el mundo veréis mejores precios que en España).

Además, si has perdido alguna tapa – algo francamente normal y habitual – puedes aprovechar para sustituirla con una de éstas y disfrutar de esta gran ventaja. Y por el logo no os preocupéis porque las podéis encontrar con la marca que más os guste (las hacen con todas las principales). Las hay incluso con cuerda para evitar perderla, si te gusta ese sistema, aunque yo personalmente no lo recomiendo por su incomodidad.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios