Sigue a

Mike Browne nos enseña a hacernos un sencillo estudio macro en casa

Hoy os voy a recomendar un vídeo-tutorial de Mike Browne en el que nos muestra cómo montarnos un estudio casero para realizar macrofotografía, aunque si trasladamos todos los elementos empleados a un tamaño un poco mayor nos podrá servir también para otros tipos de bodegones.

Como siempre, los vídeos más didácticos están en inglés – disculpadme, no he encontrado en español uno igual – pero, como la fotografía es algo muy visual y además este gran fotógrafo y mejor docente explica y gesticula con las manos muy bien, en el fondo nos puede valer igual aunque no entendáis todo lo que dice.

¿Qué necesitamos para nuestro estudio macro casero?

Como veréis, se trata de utilizar luz natural de una gran ventana (evitando que entre luz directa del sol), materiales de papelería, elementos de juguetes o manualidades, etc. Cualquier cosa que nos sirva y no tengamos que comprar será bien recibida.

Se trata de construir un set de bodegón dejando en un lado la ventana de la habitación, que será nuestra luz principal, un soporte en el lado opuesto en el que colocaremos nuestros reflectores y otro soporte con el fondo en la parte trasera (una cartulina nos valdrá).

En la parte de cámara, como veis usan un objetivo macro de focal fija, concretamente un 105 mm. que ofrece un campo de visión lo suficientemente estrecho para utilizar un fondo de reducidas dimensiones. Si tenéis uno de los habituales teleobjetivos o todoterrenos zoom también nos valdrá, aunque al ser menos luminosos deberemos acercarnos un poco más para poder separar del fondo con un enfoque selectivo, y además nos obligará a tener más cuidado con las vibraciones al disparar o usar un mayor ISO.

Además, será muy recomendable – por no decir necesario – el uso de un trípode y de un disparador remoto, bien por cable o bien por infrarrojos, ya que si vamos a disparar con flash luz continua deberemos evitar cualquier tipo de movimiento que pueda provocar la trepidación de la foto. Con el trípode evitamos que se mueva la cámara y con el disparador remoto evitamos que sea el espejo réflex el que la mueva al disparar (usaremos el modo de disparo con levantamiento del espejo previo, siempre que dispongamos de esta opción en nuestra cámara).

La clave: la atención a los detalles y modificar la luz

Lo primero de lo que nos habla Mike y su compinche Peter Little es de cómo teñir la luz, empleando reflectores de colores en lugar de blancos o plateados. Esto por supuesto va en gustos. Estamos trabajando con una luz suave y neutra, así que podremos modificarla y jugar con ella sin riesgo de que nos vaya a quedar demasiado artificial.

Por otro lado, deberemos tener cuidado con el enfoque y por tanto con la distancia de la cámara del plano del sensor al sujeto a fotografiar, empleando una apertura de diafragma que nos difumine el fondo pero que nos de una profundidad de campo suficiente para que salga razonablemente enfocado todo el objeto.

Mucho ojo también a dónde enfocamos y hagámoslo siempre manualmente para tener el control absoluto y evitar sorpresas. Recordemos que la distancia que va desde el punto de foco hasta el punto más cercano a nosotros aceptablemente enfocado, siempre será aproximadamente la mitad de la distancia entre el punto de foco el punto más lejano a nosotros aceptablemente enfocado, o viceversa si lo preferís.

Fijaos también en que Peter utiliza el modo LiveView para enfocar, encuadrar y disparar. Para este tipo de fotografía es mucho más cómodo y a menudo exacto este método. Acordaos de que muchas cámaras permiten desconectar el ahorro de energía para mantener la previsualización más tiempo o incluso evitar que se apague nunca automáticamente.

Otro truco interesante que nos muestran en el vídeo es el uso de fotografías como fondos, por ejemplo, con motivos vegetales que nos permitan simular que una flor está en el campo. Como estamos utilizando un teleobjetivo que comprime la perspectiva y el fondo quedará borroso, no se podrá apreciar que no se trata más que de una imagen plana.

Como última recomendación, en especial para condiciones donde la luz de la ventana es muy fuerte o más dura, podemos tamizarla un poco utilizando papel de burbujas – sí, el de embalaje – aunque yo personalmente prefiero el papel vegetal.

Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios