Síguenos

Pruskova

A quien más y quien menos le ha pasado alguna vez; cuando en fotografía nos aventuramos a probar una nueva técnica, lo hacemos despojados de la más mínima obligación de hacerlo bien. La excusa de que es nuestra primera vez y estamos haciendo pruebas nos basta para justificar la falta de compromiso en la ejecución y la mediocridad en el resultado. No es ese el caso de la fotógrafa Katka Pruskova y, éste, su primer timelapse.

Lo normal, a lo que estamos acostumbrados, es ver que los primeros pasos en la creación de timelapses sean producciones de unos pocos segundos en los que no hay nada más allá del movimiento de un par de nubes, sin más adorno ni intención. Este timelapse también es el primero de su autora pero no por eso peca de prueba estéril, todo lo contrario.

Un trabajo de 730 horas y 7.100 disparos en el haber de una Canon EOS 5D MkII, un estudio casero e improvisado en un mueble en el que se iluminaron con dos lámparas LED 7 plantas del jardín y una música que encaja a la perfección con este sensual baile de flores y colores. Realmente bonito. La moraleja es obvia: no debemos relajarnos aun incluso cuando no esperamos buenos resultados, un ejercicio trabajado y cuidado siempre dará mejores frutos que otro casual e improvisado.

Vídeo | Katka Pruskova en Vimeo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario