Publicidad

Estela de Castro: una nueva luz para los retratos oficiales de la Casa Real
Actualidad

Estela de Castro: una nueva luz para los retratos oficiales de la Casa Real

Publicidad

Publicidad

Con una estudiada periodicidad, la Casa Real española actualiza los retratos oficiales de los monarcas y las infantas. En esta ocasión la elegida ha sido Estela de Castro, una de las fotógrafas que más suena en los últimos años dentro del panorama nacional. Según cuentan las crónicas ha sido elegida por su manejo de la luz natural.

La Casa Real tiene la costumbre de renovar sus retratos oficiales cada cierto tiempo. Y siempre eligen a aquellos fotógrafos que destacan por su trabajo. Antes los retratos se encargaban a los pintores de corte como Velázquez o Francisco de Goya. Pero los tiempos cambian... ya posan para fotógrafos, aunque seguro que recordamos la pintura de Antonio López.

Si no recordamos mal, uno de los primeros retratos oficiales de Don Juan Carlos I y Doña Sofía fue del gran Alberto Schommer. Todos los que empezamos a peinar canas seguro que recordamos esas imágenes que encontrábamos en todos los lugares oficiales.

Los últimos retratos oficiales de los actuales reyes son de hace diez años. Fueron hechos por Dany Virgili y entonces eran todavía Príncipes de Asturias. Y fue cuando surgió la polémica de las fotografías en las que se hizo un montaje con la cabeza del rey y los distintos uniformes...

reyes Fotografía oficial de Sus Majestades los Reyes de gala (Estela de Castro)

Y seguro que también recordamos que Cristina García Rodero les fotografió... solo que esas fotos no eran oficiales. Sirvieron para conmemorar el 40 cumpleaños de la Reina Letizia. Hasta todos los fotógrafos han sido hombres: Pedro Madueño, el citado Dany Virgili o Gorka Lejarcegi, que fue el encargado de los retratos del actual Rey con los uniformes militares del grado de capitán general, que seguirán siendo los oficiales.

Los retratos reales de Estela de Castro

Estela de Castro (1978) es una fotógrafa madrileña que empezó a sonar a raíz de su maravillosa serie dedicada a los fotógrafos españoles. Ahí están todos los fotógrafos en su espacio, en blanco y negro, iluminados con luz natural y detenidos en el tiempo gracias a una Hasselblad, la mítica cámara de formato medio.

Es profesora en una escuela, imparte cursos por toda la geografía y agita las conciencias con su proyecto Phes (Fotografía española solidaria):

un proyecto que nace de la impotencia pero, sobre todo, de las ganas de querer cambiar el mundo. Mediante la fotografía como herramienta de transformación, realizamos diferentes proyectos que nos permiten concienciar a la sociedad de la creciente crisis humanitaria y recaudar dinero para las causas de aquellas organizaciones en las que creemos y confiamos.

La llamada de la Casa Real, como cuenta ella misma en las numerosas crónicas que se han publicado, fue porque conocían su trabajo de PhotoEspaña. Ellos destacaron su luz y la cercanía de las personas que retrata.

Reyes Fotografía oficial de Sus Majestades los Reyes de gala (Estela de Castro)

Y aunque el grueso de su trabajo es en blanco y negro, todas las fotografías, salvo una, es en color. Los disparos se hicieron en dos sesiones. Destaca la luz natural pero parece que no quedó más remedio que utilizar el flash en algunas de ellas para compensar o apoyar al sol.

Reyes Fotografía oficial de Sus Majestades los Reyes de gala (Estela de Castro)

Solo hace falta ver los reflejos en las pupilas de los retratados para descubrir la iluminación, una de las claves de estos retratos. Gracias al formato medio es posible descubrir los detalles de la piel, la profundidad de campo ajustada al milímetro... Y si te gusta trastear en los metadatos no se descubre nada nuevo, tan solo que algunos archivos están en sRGB y otros en Adobe RGB (1998).

Y como no es amiga de utilizar en exceso el retoque digital, todo lo que vemos en las fotografías está pensado y ensayado antes de las sesiones oficiales. Los fondos, los complementos, el color de las estancias... La cámara utilizada para este trabajo ha sido una Fuji de formato medio.

El resultado es muy bueno. No podemos olvidar que son retratos institucionales. Todo tiene que verse bien. No valen los contrastes excesivos, ni las proporciones alejadas del canon... Todo está reglado y calculado.

Son fotografías para despachos, no para galerías de arte. Es un trabajo profesional que abrirá muchas puertas a los fotógrafos. Ojalá sirvan para poner de moda, otra vez, el retrato, como ocurrió con las primeras fotos de Isabel II cuando se hizo sus famosas tarjetas de visita...

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios