Un especial ofrecido por

Ya no debería sorprendernos: fotos tomadas con móvil en portada de periódicos y revistas

La mañana del 29 de octubre de 2012 se presentaba agitada en la redacción de la prestigiosa revista norteamericana Time. A medida que el Huracán Sandy se aproximaba con fuerza a la costa este de Estados Unidos, Kira Pollack, editora gráfica, daba acceso a la cuenta de Instagram a cinco fotógrafos. Liberados de la voluminosas cámaras digitales y de la servidumbre de sus ajustes mecánicos, se disponían a cubrir el suceso a través de smartphones.

time
Foto: Time

“Pensamos que iba a ser la forma más rápida de cubrirlo y la ruta más directa”, señalaba Pollack días después a la revista Forbes. El resultado no pudo ser mejor: fue una de la fotogalerías más visitadas de la historia de la revista, responsable de un 13% del tráfico. La cuenta de Instagram atrajo a 12,000 nuevos seguidores durante un periodo de 48 horas.

Pero lo que resultó realmente novedoso en la publicación fue el uso de una de las imágenes como portada. Benjamin Lowy era su autor. “ Su puesta en página resultó hermosa. Tiene una calidad casi pictórica”, destacaba Pollack. Con una resolución más baja de la que se utiliza normalmente, transmitía la furia y la fuerza de la naturaleza en todo su esplendor. Bajo el título Lecciones de la tormenta (Lessons from the storm) consolidaba una nueva pauta en la historia del fotoperiodismo. “ 'Apuntar y disparar' ha sido un experiencia liberadora”, declaraba Lowy.

Por aquel entonces, Lowy ya gozaba de suficiente crédito dentro del fotoperiodismo como para avalar con fuerza el uso de una nueva tecnología. Habituado a publicar en las cabeceras más prestigiosas, entre ellas Newsweek o The New Yorker y representado por Reportage by Getty, llevaba ya años defendiendo el uso de la fotografía de móviles. Posicionándose claramente en una controversia que lleva dividiendo al gremio desde hace ya casi una década, comparaba su rechazo con aquel que había tenido la fotografía en color cuando pioneros como Joel Meyerowitz o William Egglestone comenzaron a utilizarla. “No somos solo periodistas, somos fotógrafos, y creo que a veces nos olvidamos de destacar esto”, señalaba el fotógrafo en una entrevista con James Estrin en Lens, The New York Times. “No somos solo responsables de contar una historia, sino también de su estética visual - una herramienta de comunicación. Cada uno tiene su propio estilo. Creamos una estética que atrae a nuestra audiencia; les atrae hacía la historia de forma que así podemos narrar esta de forma efectiva”.

Comparaba el rechazo del móvil con aquel que había tenido la fotografía en color cuando pioneros como Joel Meyerowitz o William Egglestone comenzaron a utilizarla.

El uso de imágenes realizadas con teléfonos inteligentes no era nuevo para la prensa. En octubre de 2011, The New York Times Magazine publicó una serie de imágenes realizadas por Lowy a través de Hipstamatic en Kabul, Afganistán. El dinamismo de la mismas, conseguido utilizando una sugerente paleta tonal otorgaba una claridad y textura a las escenas que sirvió de argumento indiscutible para que Kathy Ryan, directora de fotografía de la revista, no dudase en publicarlas. “La historia de la fotografía es la historia de las nuevas tecnologías y herramientas”, destacaba Ryan en el blog The 6th Floor. “El hecho de que Hipstamatic sea una aplicación de telefonía no elimina su potencial fotoperiodístico, de hecho, incluso lo puede hacer más valioso”.

NYT
Foto: The New York Times

La historia de la fotografía es la historia de las nuevas tecnologías y herramientas.

-Kathy Ryan

No era la primera vez que la prestigiosa cabecera se había lanzado a publicar fotografías realizadas con móvil. Casi un año antes, Damon Winter había fotografiado para el diario el día a día de las tropas estadounidenses en Afganistán. Este gesto editorial, confirmaba la legitimidad del smartphone como herramienta del fotoperiodismo al publicarlas en portada. Fue la informalidad y la discreción que posibilita el móvil lo que convenció al fotógrafo para utilizarlo en este reportaje de carácter tan íntimo, A Grunt´s Life. Este le valió el tercer premio del prestigioso certamen Pictures of the Year International (POYI). El debate estaba servido; la fotografía de guerra, vaca sagrada del gremio, había sido profanada. Tanto por el uso del móvil, como por el de los filtros de Hipstamatic. Para los más puristas, la estética de las fotos de Winter con sus planos cortos y colores velados, parecía contradecir la visión clásica de la fotografía de guerra, en busca del drama y fiel por encima de todo a la realidad. “Me siento seguro en cuanto a la decisión de haber utilizado la herramienta adecuada para contar esta historia en particular”, declaraba Winter con rotundidad a Lens. Cualquier debate acerca de la validez de las imágenes debe resumirse en dos fundamentos: la estética y el contenido.

¿Si se considera que los filtros de Hipstamatic alteran la realidad, no lo hacen también los retoques, mayores o menores, que habitualmente se llevan a cabo con Photoshop en las mesas de fotografía de las redacciones? ¿Hasta qué punto es una fotografía fiel a la realidad? ¿Elegir un determinado punto de vista, no supone ya una manipulación? Estas entre otras muchas cuestiones han centrado el debate acerca del uso de la fotografía de móviles en los últimos años.“Para mi su valor (de la fotografía) como documento, no debería depender de la autoridad de la fotografía sino de la credibilidad del fotógrafo”, señalaba Joan Fontcuberta en una entrevista con El País. En tiempos de Robert Capa, las imágenes podían tardar más de un mes antes de ser publicadas. Cuando finalmente llegaban a las redacciones, eran los editores los que redactaban sus pies, en ocasiones intensificando el carácter dramático de las escenas.


Robert Capa
Muerte de un miliciano, 1936, Robert Capa / ICP/Magnum Photos. Imagen perteneciente a la exposición "Con los ojos bien abiertos. Cien años de Leica."

Como muchos de los grandes referentes de la época dorada del fotoperiodismo, Capa utilizaba de forma habitual la cámara Leica. Pequeña y manejable, con un peso de apenas 400 gramos y cargada con un cartucho de película de 35mm, se reveló como una herramienta muy valiosa. Permitía acercarse mucho más a los sujetos a fotografiar. La espontaneidad e inmediatez con la que podía ser utilizada daba a las fotografías una frescura inédita hasta entonces. Resultaba muy adecuada para la fotografía de guerra -así como en los 60 lo sería para la fotografía callejera- donde la rapidez prima más que la reflexión. “De la misma forma que la Leica revolucionó la fotografía (y la democratizó al ponerla al alcance de todo el mundo), la cámara de los móviles ha hecho lo mismo”, señala Michael Christopher Brown, fotógrafo de la agencia Magnum, en Digital Photo Pro. “Estos han supuesto un vuelco para el mundo profesional de la fotografía, ya que cualquiera que tenga un teléfono puede sacar una fotografía que parezca profesional. Incluso un niño puede competir con un profesional. Y está muy bien, porque en una fotografía no importan tanto los aspectos técnicos como lo que esta supone para el que la hace y para el espectador”.

De la misma forma que la Leica revolucionó la fotografía y la democratizó al ponerla al alcance de todo el mundo, la cámara de los móviles ha hecho lo mismo.

-Michael Christopher Brown

NYT
Foto: The New York Times

Casi un siglo después de que la marca alemana comercializará su primera cámara, Leica se muestra dispuesta a dar un paso más dentro del mundo fotográfico con otra innovación, que de nuevo cabe en un bolsillo. Esta vez lo hace a través de su asociación con la marca de telefonía móvil Huawei, en el desarrollo de la nueva cámara del P10. Su punto fuerte se encuentra en un sistema de doble sensor: uno de ellos, de 12 megapíxeles, capta las imágenes en RGB, mientras el otro, de 20 megapíxeles, lo hace en blanco y negro. Su gran capacidad para captar luz y para resolver la definición de detalle consigue unas imágenes que se acercan a las fotografías de estudio. Un avance que podría facilitar su integración en las mesas de fotografía de las principales cabeceras de prensa.

sports illustrated
Foto: Sports Illustrated

Especificaciones Huawei P10 con cámara Leica

especs

Características Generales

Nueva Cámara Dual Leica 2.0 utiliza la detección facial precisa en 3D, iluminación dinámica y mejoras de retrato natural para producir sorprendentes fotografías artísticas en estilo de imagen Leica.

Modelo (C)

El terminal P10 ha heredado el sistema de doble cámara del P9.

Sensor (A)

12 megapíxeles de resolución, con estabilización óptica, que capta imágenes en RGB. Mientras el otro cuenta con una resolución de 20 megapíxeles, no tiene estabilización óptica y capta las imágenes en blanco y negro.

Objetivo (A)

Summarit H1:2.2/27 ASPH (según la denominación oficial de Leica cuya apertura focal es F/2.2 y longitud focal de 27mm

Software

Diseñado especialmente para la fotografía de retrato. Logra un efecto similar a la fotografía de estudio. El software del postprocesado permite tanto un efecto de desenfoque como aplicar distintos efectos.

Video (A)

4K

Detección facial

Durante el postprocesado el rostro a fotografiar es analizado en 3D identificando 200 puntos distintos en el rostro mediante un algoritmo que ajusta las luces y las sombras.

Detección selfie (B)

Detecta selfies de grupo y automáticamente cambia a fotos en gran angular cuando más personas entran en la foto.

El modo "Pro" (E)

Permite trabajar manualmente y salvar las imágenes en formato “Raw”. Cuenta con un sistema de enfoque híbrido que combina varios mecanismos.

Sistema operativo

Android 7.0, EMUI 5.1

Dimensiones (D)

145,3 mm x 69,3 mm x 6,98 mm

Pantalla (E)

FHD 5,1" 1920 x 1080 16 M colores, 432 PPI

Memoria interna

4 GB RAM + 64 GB ROM y Memoria de expansión de hasta 256GB

Cámara trasera (A)

Dual 20MP + 12 MP (monochrome + RGB)

Cámara delantera (B)

8MP

Colores disponibles (C)

Blanco cerámico, azul resplandeciente, oro resplandeciente, oro prestigio, negro grafito, plata místico, oro rosado, verde

Accesorios

Gama muy amplia y única de diversos estilos para poder personalizar.


En 2013, un retrato del jugador de béisbol Alex Rodríguez realizado con un smartphone saltó a la portada del The New York Times. Para ello, su autor Nick Laham hubo de encerrarse en el cuarto de baño del vestuario del The New York Yankees y fotografiar a varios de los componentes del equipo. La serie al completo pasó a ser licenciada por la agencia Getty. Desde entonces han sido ya varias las publicaciones que han optado por utilizar móviles para resolver sus portadas. Michael J. LeBrecht II se vio sorprendido cuando el año pasado recibió una llamada de la revista Sports Illustrated en la que le ofrecían realizar una portada con un teléfono inteligente. El fotógrafo trabajó con un móvil al que adjuntó un zoom Hasselblad Moto Mod. Aunque muy satisfecho con los resultados de su retrato a Dwayne Johnson el autor declaraba a PetaPixel: “Creo que no es justo comparar las cámaras de los smartphones con las cámaras DSLR”.

billboard
Foto: Billboard

Han sido varias las revistas que han seguido su ejemplo recientemente. El pasado marzo la cantante Camila Cabello ocupaba la portada de Billboard fotografiada por Miller Mobley. “Para alguien de más de 50 años podría haber sido algo distinto, pero para Camila, era simplemente una cámara más, no un teléfono”, señalaba el fotógrafo. El grupo Conde Nast se ha unido a la pauta en dos de sus publicaciones más populares, Traveler y Bon Appétit, así como la revista Elle en su número del pasado junio de la edición australiana.

bonappetit-traveler
Fotos: Bon Appétit y Traveler

Todo indica que el smartphone ya ha llegado para quedarse definitivamente en las mesas de fotografía de las redacciones. Cada día son más los que lo ven como una herramienta que lejos de ser una amenaza y trivializar la labor del fotógrafo, la enriquece. Es famosa dentro de las secciones de fotografía de los periódicos una anécdota en la que un redactor preguntó al editor gráfico: “¿Si me compro una buena cámara podré hacer una buena foto?”. Sin dudarlo un momento, el fotógrafo le contestó:” ¿Y si yo me compro una Montblanc, escribiré buenos artículos? Es la mirada del fotógrafo, no la cámara la responsable de una buena fotografía. La fotografía realizada con móviles se impone como quizá la forma de documentación fotográfica más preponderante del momento. Sería un error no aprovecharla.

Una galería universal


Son más cada día los fotógrafos profesionales que utilizan Instagram como una plataforma para dar a conocer sus trabajos. Esta galería universal, que cuenta ya con más de 700 millones de usuarios al mes, ofrece la misma posibilidad de visibilidad tanto a maestros consagrados de la fotografía como Stephen Shore, Joel Meyerowitz o Steve McCurry, a fotoperiodistas como David Guttenfelder o Michael Christopher Brown o John Stanmeyer, a grandes retratistas como Nadav Kander, a estrellas de la fotografía artística como Cristina de Middel, o a amateurs desconocidos. Así, Huawei ha organizado un concurso  a través de su cuenta, en el que ofrece la oportunidad de 'reinventar' el retrato utilizando el P10, cuya cámara cuenta con software que ha sido adaptado a este género de la fotografía. En Instagram hay sitio para todos.

reinventaelretrato
@TANNIUSLY
reinventaelretrato7
@WHITEGIRLATTHEBEACH
reinventaelretrato8
@LABRAU

Los profesionales más respetados opinan sobre la fotografía hecha con el móvil 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7


Subir