Compartir
Publicidad
¿Deberíamos revelar nuestras fotografías o hacerlas en la cámara?
Opinión

¿Deberíamos revelar nuestras fotografías o hacerlas en la cámara?

Publicidad
Publicidad

Es una pregunta polémica pero nos permite reflexionar sobre muchos aspectos sobre los que fluye la fotografía actual. Muchos fotógrafos aficionados se frustran cuando ven que sus trabajos en nada se parecen a las obras que cuelgan en prestigiosas páginas o que ganan los más famosos concursos. Creen que son disparos directos de la cámara. Y no es así. Revelar las fotografías cada día está más cuestionado por algunos sectores. ¿Pero se puede vivir sin revelar nuestras fotografías?

Cada uno debería hacer lo que quisiera con sus fotografías, por supuesto. Si quiere poner unicornios en un paisaje invernal u ojos gélidos en el rostro de una modelo bajo el pretexto de la fantasía, es libre. ¿Qué más da? Pero voy más allá. ¿Revelar las fotografías en el ordenador es pecado? Hay muchos que creen que trabajar con los programas de Adobe o similares es poco menos que una aberración fotográfica.

Revelari Tal cual sale de cámara

Ya no estoy hablando de diseño gráfico, sino del mero hecho de abrir una fotografía en Photoshop y hacer cualquier ajuste. Si encima empezamos a trabajar con capas de ajuste es poco menos que mentar al demonio en muchas reuniones o talleres.

"Yo no revelo mis fotografías"

Cuando vemos anuncios de cámaras, y últimamente anuncios de móviles de última generación, los actores sacan fotos que nos dejan sin palabras. Madre mía qué pedazo de máquina... Normal que cueste más de 1000 euros... Así luego el cuñado de turno te dice que con esa cámara que llevas al hombro cualquiera puede...

Las cámaras no hacen las fotos, las registran. Y nuestro deber es interpretar esa información. No es algo que empiece por la aparición de Photoshop, sino que siempre, desde los orígenes de la fotografía, se ha interpretado la información del negativo. Forma parte del proceso fotográfico. Es un paso más dentro de la fotografía.

Sin embargo es corriente escuchar a mucha gente que no han revelado las fotografías que enseñan. Que es lo que les ha salido de la cámara y que no han pasado el archivo por el ordenador. No lo pongo en duda, pero creo que por un afán de pureza confunden el trabajo del fotógrafo. Y no están siendo sinceros consigo mismos.

Reveladoiii Igual en blanco y negro queda bien...

Antes de disparar han tenido que configurar su máquina fotográfica. Decidir si aprovechan el RAW (negativo digital) o van directamente a por el jpeg. Si han elegido la primera opción tienen abierto un universo de posibilidades desde un único punto de partida.

Pero si han apostado por el formato jpeg no están siendo sinceros consigo mismos. Es un formato interpretado, revelado, según la configuración de la cámara convertida en ordenador. Inmediatamente después del disparo, el procesador cambia el brillo, el contraste, el color y la nitidez. Y encima tira a la basura virtual todo lo que no le sirve

Los límites del revelado

Y aquí es donde quiero llegar. El revelado forma parte de la fotografía. Vemos la realidad, medimos la luz, encuadramos, disparamos y finalmente interpretamos el resultado para alcanzar la visualización que hicimos en el primer momento.

Si somos fieles seguidores de la interpretación clásica de la fotografía, usamos Photoshop como si fuera una ampliadora, tan solo (como si fuera fácil) tenemos que oscurecer y aclarar zonas para dirigir la mirada del espectador. Eso implica conocer los principios básicos del revelado (nada de postproducción como se dice actualmente) y mostrar tu forma de ver la realidad.

Esta forma de trabajar no implica quitar o añadir nada que no estuviera en la imagen original. Solo es una interpretación. Una forma de mirar o de sentir la realidad que nos rodea. No es otra cosa que una forma de expresarse con la información que tienes entre las manos.

Reveladoiv ¿Y por qué no uno de esos nuevos perfiles que ofrecen en Adobe Camera RAW?

Según nuestro estilo podemos ser más o menos barrocos, más o menos subjetivos. Pero siempre aportando nuestra peculiar forma de ver las cosas. ¿Acaso no somos fotógrafos? Revelar convierte el negativo, el RAW, en algo nuestro. Da forma a nuestro estilo. ¿Vosotros qué pensáis?.

En Xataka Foto| Sobre los excesos del revelado digital

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos