Compartir
Publicidad
Publicidad

Vende más en Microstock: 2. Las mejores composiciones

Vende más en Microstock: 2. Las mejores composiciones
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada veíamos en XatakaFoto algunos lugares en los que encontrar inspiración para nuestras próximas sesiones de microstock, revistas, carteles publicitarios, anuncios, envases, etc. Podemos aprovechar los mismos recortes e imágenes que recopilamos la semana pasada para fijarnos hoy en la composición.

Decíamos que debíamos aprovechar esos recortes para tener una idea de cómo usaban los editores las fotografías que compraban en las agencias de microstock. Aunque es complicado, lo ideal sería conseguir tomar las fotografías teniendo unas cuantas ideas de los posibles usos que vaya a recibir esa fotografía.

Por ejemplo, una fotografía de alguna textura, posiblemente se usará como fondo sobre el que colocar otras imágenes y por lo tanto la composición será menos importante.

Si fotografiamos por ejemplo a una persona tomando el sol en la playa, esa fotografía podría ilustrar un anuncio de una agencia de viajes, un hotel o algo parecido, entonces la composición sí puede cobrar interés. Vamos a ver cómo podemos mejorar la composición en nuestras fotografías para que puedan ser más útiles a los editores y por lo tanto, se vendan más.

Deja espacio para texto


microstockcomposicion02.jpg

Foto de José Barceló

Si habéis recogido algunos anuncios como os comentábamos en el primer artículo de esta serie, os habréis fijado en que muchas veces los editores utilizan la fotografía para escribir sus eslóganes sobre ellas. Para hacer esto no les sirve cualquier fotografía con cualquier fondo, suelen escoger un tipo muy concreto de imágenes.

Dejando aire a los lados o por arriba o abajo, estamos dejando un espacio para que el editor escriba lo que quiera. Lo importante es conseguir que ese espacio que dejamos sea lo más uniforme posible. No es necesario que sea blanco o negro, es más, este tipo de fondos son fácilmente ampliables por los editores, por lo que dejar espacio para texto en estos casos tampoco debe ser una prioridad.

El cielo azul sin nubes, que en fotografía de paisaje suele ser aburrido y sin ningún tipo de interés, aquí puede sernos de gran utilidad para permitir a los futuros compradores usarlo como fondo para el texto. La hierba verde, la arena de la playa, una hoja en blanco en un cuaderno, una pizarra, cualquier cosa nos sirve mientras tenga un color y una textura uniforme.

En algunas situaciones es complicado conseguir esa uniformidad en los fondos. Ahí entra en juego saber aprovechar bien nuestros objetivos y nuestra cámara para conseguir el desenfoque suficiente en el fondo como para convertirlo en un espacio en el que los colores se entremezclan, perdemos el detalle y textura para conseguir un espacio uniforme que permita leer un texto sin problemas. Por supuesto debemos conseguir conservar la máxima nitidez sobre el sujeto principal.

¿Dónde dejar el espacio para texto?


microstockcomposicion03.jpg

Foto de José Barceló

Esta es una pregunta realmente difícil ya que no podemos saber con total seguridad cual será el uso que se le va a dar a la fotografía, ni cómo será el diseño que elabore el editor gráfico, pero sí podemos seguir una serie de pautas que pueden ayudarnos a adaptarnos a los usos más habituales en el caso de fotografías para publicidad.

En el caso de imágenes que puedan ser usadas para ilustrar reportajes, envases de productos o fotografías para crear objetos de reventa, es poco habitual colocar texto directamente sobre la fotografía, por lo que el espacio que dejemos para texto será poco importante.

Sin embargo en el caso de folletos o anuncios publicitarios el lugar que ocupe ese espacio sí puede decantar al editor por compra una imagen u otra. Como norma general, se suele dejar espacio para el texto arriba o a la derecha del sujeto principal de la fotografía. Por razones de maquetación suelen ser los espacios más utilizados para incluir texto sobre las imágenes que acompañan al anuncio.

La ventaja de las agencias de microstock es que nos permiten, salvo alguna agencia en concreto que limita mucho el número de fotografías por autor sobre un mismo tema, tener a la venta variaciones notables de una misma imagen. Eso nos ofrece la oportunidad de enviar “la misma fotografía” con espacio para el texto en distintos lugares, en definitiva, con distintas composiciones. De esta forma, cada editor podrá escoger la que más útil le sea para su diseño.

¿Horizontal o vertical?


microstockcomposicion04.jpg

Foto de José Barceló

Por la forma en que tenemos de ver, lo más habitual es tomar fotografías horizontales y sin embargo la mayor parte del material impreso tiene formatos verticales. Los editores también prefieren imágenes horizontales por el mismo motivo, son más fáciles de “procesar” para los lectores de sus diseños.

Aún así, ese formato vertical predominante en el material impreso y en páginas web, hace que los editores se vean obligados a usar fotografías verticales para elaborar sus diseños. La enorme desproporción entre imágenes verticales y horizontales a la venta hace que los editores en ocasiones tengan problemas para encontrar la fotografía vertical que tienen en mente.

Pese a ser menor la demanda de fotografías verticales que de horizontales, el número de fotografías a la venta en formato vertical es mucho menor y por lo tanto existe una gran necesidad de fotografías verticales. Si tenemos menos competencia será más fácil vender nuestras fotografías.

Eso no quiere decir que tengáis que poneros a disparar sólo fotografías verticales. Bastará con girar la cámara en una de cada cuatro o cinco fotografías que tomemos para tener una buena colección de fotografías de formato vertical a la venta.

Conclusiones


Es interesante dejar un espacio libre de elementos importantes de la fotografía para que los diseñadores puedan utilizarlo para incluir el texto que acompañe a la imagen.

Ya que podemos enviar a la agencia de microstock variaciones de la composición de una misma imagen, deberíamos acordarnos en el momento de la toma, de captar esas variaciones en la composición que permitan a los editores escoger la que más le convenga.

Podemos fijarnos en los usos más habituales de las fotografías de microstock y analizar la composición de la fotografía. Aunque al principio tengamos que pensar “cómo era esa fotografía que vi en esa revista” y encuadrar la foto que estamos haciendo para dejar espacio para texto, con el tiempo nos acostumbraremos a ello y lo haremos de manera instintiva.

Por supuesto debemos tener presentes en todo momento las reglas básicas de composición como puedan ser la regla de los tercios, puntos de vista, formas geométricas, etc. que mejorarán visualmente la imagen.

En definitiva, si le facilitamos el trabajo a los editores y diseñadores gráficos, preferirán nuestras fotografías a otras que no lo hagan. Si además tomamos algunas fotografías en vertical y eludimos en cierta medida la enorme competencia que tenemos en fotografía de microstock, seguro que nuestras ventas irán en aumento.

Foto de portada | matutino!
En XatakaFoto |

  • Microstock
  • Curso de fotografía 25. La composición
  • Especial “Vende más en microstock”
  • Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos