Compartir
Publicidad
Fotografía en blanco y negro: los métodos menos apropiados para conseguir buenos resultados
Tutoriales

Fotografía en blanco y negro: los métodos menos apropiados para conseguir buenos resultados

Publicidad
Publicidad

El blanco y negro es una de las técnicas más interesantes y personales de la fotografía. Todos hemos caído alguna vez en sus garras y muchos no queremos salir de ahí. Es otra forma de expresarse a través de la cámara. El problema es que hay tantas formas de recrearlo que podemos caer en técnicas poco adecuadas por la baja calidad de los resultados. Por eso hoy vamos a señalar los procedimientos menos aconsejables para convertir un archivo en una fotografía en blanco y negro en Adobe Photoshop.

El blanco y negro es una maravilla. No puedo negar que me encanta todo lo que puede llegar a comunicar una buena fotografía en blanco y negro. En los tiempos químicos podíamos elegir una película, exponerla y con los baños sacar todo su potencial para conseguir esa partitura que luego interpretaríamos en la ampliadora, parafraseando a Ansel Adams, uno de los grandes maestros.

Hoy en día todo ha cambiado. La fotografía en blanco y negro perdió mucho protagonismo al principio pero ha vuelto a resurgir con mucha fuerza. Tanta, que incluso tenemos en el mercado cámaras que solo disparan en blanco y negro, como la famosa Leica M Monochrom.

Bnnoiii Blanco y negro realizado con técnicas avanzadas

De hecho, todas las cámaras digitales trabajan única y exclusivamente en blanco y negro. Lo que sucede es que con la matriz Bayer que colocan justo encima del sensor consiguen generar el color, que es interpolado, inventado. Así que si revelamos en blanco y negro nuestros archivos, en cierta manera estamos volviendo a su origen.

El problema, como hemos dicho al principio, es que hay tantas técnicas que nos podemos llegar a perder, o lo que es peor, utilizar aquellos procedimientos que no consiguen comunicar toda la fuerza de una buena copia monocromática. Desde luego cada uno de nosotros decidiremos cuál es la que nos conviene. Y si veis aquí la que utilizáis habitualmente puede que os sirva para plantearos un cambio en vuestros flujos de trabajo.

Los motivos para decidir qué procesos de conversión son poco adecuados se basan en la pérdida de información que provocan o la pobre representación de los distintos tipos de luminosidad. En Xataka Foto hemos publicado varias técnicas que permiten sacar adelante cualquier fotografía y que son mucho más recomendables que las que vamos a señalar aquí.

Blanco y negro directo de la cámara

Las cámaras tienen la posibilidad de trabajar en blanco y negro. Lo hacen a través de perfiles que simulan una escala de grises. El problema es que la cámara nos devuelve el archivo con menos información útil, sobre todo si trabajamos en jpeg. Si disparamos en RAW, solo estamos incrustando dicha información como metadato. No podemos olvidar que el archivo crudo no tiene color en sí mismo.

Bnnoi Blanco y negro directo de cámara en Fuji

No es una mala opción si trabajamos con algunas marcas como Fuji, que son capaces de simular algunas de las mejores películas del pasado, pero en la mayoría de los casos se limitan a una mera conversión sencilla que poco tiene que aportar a nuestra fotografía final.

Solo es recomendable si lo que queremos es ver en la pantalla de la cámara cómo quedará nuestra imagen pero desde luego no como versión final por lo limitado de la propuesta. Nos quedamos sin la libertad de trabajar con otros métodos con nuestros programas reveladores favoritos.

Imagen>Modo>Escala de grises

Está técnica puede que sea la más sencilla que podemos hacer con Adobe Photoshop. Es tan fácil como ir a Imagen>Modo>Escala de grises. No tiene mayor secreto. Pero presenta dos problemas que pasamos a enumerar:

Siempre trabaja con las mismas proporciones de RGB, en concreto 30% de rojo, 59% de verde y 11% de azul. Estos valores no están elegidos al azar, desde luego. Vienen de la forma de generar el blanco y negro en las primitivas emisiones televisivas:

Debido a esto, y a la naturaleza (y limitaciones) de los fósforos de color usados en los aparatos de televisión, la mezcla de color usada en televisión es aproximadamente un 30 por ciento de rojo, 11 por ciento de azul y 59 por ciento de verde.

Bnnoiv Blanco y negro plano

Otro problema es que automáticamente nos quedamos sin información alguna de color. El Modo de color pasa a ser un Modo de gris, con su correspondiente espacio monocromático. Así que perdemos la posibilidad de aprovechar los distintos canales para cambiar el aspecto de nuestras imágenes. Y por supuesto tampoco podremos virarlas para dar ese aspecto vintage.

Imagen>Ajustes>Desaturar

Dejo para el final el peor proceso de todos. El único que no recomiendo jamás bajo ningún concepto. Es malo. Directamente. Aplana la imagen y la deja prácticamente sin vida. Es tan sencillo como no ir nunca a Imagen>Ajustes>Desaturar.

El problema más importante de esta nefasta función de Adobe Photoshop es que quita la saturación a los tres canales automáticamente en la misma proporción. Como dicen en la página de Adobe, asigna los mismos valores a los tres canales:

El comando Desaturar convierte una imagen en color en valores en escala de grises, pero conserva el mismo modo de color de la imagen. Por ejemplo, asigna valores iguales de rojo, verde y azul a cada píxel de una imagen RGB. El valor de luminosidad de cada píxel no cambia.

Bnnoii Una forma perfecta de aplanar una fotografía

Las imágenes pierden toda fuerza y evita los matices que podemos encontrar con otros procedimientos mucho más interesantes. Si pudiéramos trabajar con la saturación canal por canal sería mejor, como podemos hacer con una capa de ajuste de Tono/saturación. Pero aquí se hace todo de golpe sin ninguna posibilidad de salvación.

Como podéis encontrar en Xataka Foto, hay muchas técnicas que logran un blanco y negro que nos quite la respiración. Pero desde luego jamás lo haremos con estos tres procedimientos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio