El equilibrio: en busca de la cámara perfecta

El equilibrio: en busca de la cámara perfecta
Sin comentarios

Si nuestra pasión es la fotografía y buscamos el ansiado equilibrio entre calidad, ergonomía, versatilidad y precio, tendríamos que mirar hacia las cámaras de sistema con sensor APS-C. Es verdad que las DSLR pueden ser “un poco más de todo”, pero en ese de todo están incluidos tamaño, peso del cuerpo, así como tamaño y peso de las ópticas. Y, por su parte, las propuestas mirrorless (sin espejo) con sensores “de tamaño completo”, aludiendo a su equivalencia con el tamaño de los negativos de las cámaras de carrete tradicional, son todavía grandes y pesadas.

Una cámara con sensor full frame, ya sea réflex o mirrorless, requiere unos objetivos más grandes, caros y pesados que una APS-C para obtener las mismas prestaciones de luminosidad. Es una cuestión física: a mayor tamaño de sensor, mayores serán los objetivos necesarios para igualar la luminosidad de su equivalente en sensores más pequeños.

Fujifilm, tras 10 años apostando por un formato sin espejo con sensor APS-C y ópticas diseñadas desde cero para el sistema fotográfico “X”, ha presentado en estos meses su creación más refinada en el segmento de las cámaras sin espejo de ópticas intercambiables: la Fujifilm X-S10.

X-S10

Refinamiento significa mantener un tamaño y peso reducidos (menos de 500 gramos para el cuerpo con batería). Gracias a ello es posible llevar la cámara en la mano o colgada al cuello sin que sea una carga molesta y sin interferir en nuestros movimientos, que quepa en mochilas de pequeño tamaño y disponer de un sistema de ópticas como las compatibles con la montura Fujifilm X, que mantienen unas dimensiones y peso equilibrados y manejables incluso para objetivos zoom o tele.

Aparte de brindar esas cualidades ergonómicas, la X-S10 presenta tecnologías avanzadas, como la estabilización de 5 ejes en el cuerpo o su sensor APS-C CMOS X-Trans-4 de 26 Mpx con ISO de hasta 51.200. Posibilita capturas en ráfagas de hasta 8 FPS con el obturador mecánico o 30 FPS con el electrónico, además de grabación de vídeo 4K, con un visor electrónico que consigue una nitidez y respuesta similar a la de un visor óptico. Igualmente, integra un flash en el cuerpo y cuenta con funciones de simulación de tipos de película en la propia cámara junto a conectividad WiFi o cable para compartir imágenes con smartphones o impresoras.

Calidad para todos los públicos

X-S10
X-S10 & XF16-80mmF4 R OIS WR. Imagen de Guillem Calatrava.

Otra cuestión importante del equilibrio es la asequibilidad de la tecnología para todo tipo de audiencias. Hablamos de usuarios avanzados, entusiastas o fotógrafos que se inician en este mundo y quieren avanzar en la fotografía acompañados de una cámara que no se quede pequeña. No nos referimos aquí al precio, sino a la facilidad para acceder a todo lo que la cámara ofrece sin que sea necesario tener un conocimiento exhaustivo de la tecnología.

La estabilización de imagen en el cuerpo, el autofoco con seguimiento de rostro y ojos y el procesamiento avanzado que realiza la Fujifilm X-S10 para lograr un “revelado” óptimo de las fotos en los modos automáticos, semiautomáticos o manuales hacen posible que los resultados sean notables desde el primero momento. En consecuencia, los usuarios avanzados pueden exprimir al máximo la tecnología y las funcionalidades de acuerdo con su grado de experiencia.

La Fujifilm X-S10 y las ópticas XF: un sistema fotográfico todoterreno

X-S10
X-S10 & XF16-80mmF4 R OIS WR. Imagen de Guillem Calatrava.

Por supuesto, el precio es un último aspecto esencial en un cámara que se quiera calificar de equilibrada. El de la Fujifilm X-S10 está perfectamente alineado con lo que ofrece: calidad profesional, facilidad de uso para todas las audiencias, ergonomía y versatilidad.

Podemos salir con esta cámara y una óptica como la XF 16-80 a hacer fotos en el campo o en la ciudad. Pero también es válida para foto deportiva o de retrato o incluso nocturna y de astrofotografía sumando al equipo un trípode que, además, puede ser de un tamaño reducido al no necesitar que sostenga varios kilos de peso. Si queremos hacer fotos en conciertos, esta cámara no nos impedirá registrar los mejores momentos, especialmente en combinación con una óptica fija como la XF de 35 mm.

Podemos, asimismo, grabar vídeo a resoluciones de hasta 4K a 30 FPS con estabilización en el cuerpo y en la óptica. Y todo ello con el atractivo de poder compartir nuestras fotos con el móvil de un modo inmediato para volcarlas en redes sociales o enviárselas a nuestros contactos.

promo

Además, la X-S10 está de promoción hasta el 31 de diciembre con un descuento directo de 200 euros si compras la X-S10 junto a una óptica Fujinon XF55-200 mm a un distribuidor autorizado, lo cual hace que sea una compra aún más inteligente.

Por fin llegó el momento de disfrutar al maximo de la fotografía sin que nos rompamos la espalda cargando con mochilas de enormes dimensiones y sin tener que destinar todos nuestros ahorros a esta afición.

Comentarios cerrados
Inicio