Publicidad

Sigma DP2 Merril

Publicidad

Publicidad

Noticias de Sigma DP2 Merril en Xataka Foto

Esta semana pasada hemos tenido ocasión de probar una cámara de grandes contrastes: Sigma DP2 Merril. Una cámara que presenta un gran sensor Foveon X3 (estamos hablando de 46 Megapíxeles) con gran calidad de imagen a la altura de los modelos más avanzados. Aunque se rumorea, que, en breve, habrá una DP3 hemos querido analizar este modelo para poder comprobar si su calidad de imagen supera a todo lo demás. Sigma comenzó en 2002 a incorporar los sensores Foveon inventados por Dick Merrill (de ahí el nombre), en sus cámaras digitales. Estos sensores, al igual que los CMOS normales, poseen una serie de ventajas e inconvenientes. Como siempre antes de empezar repasamos algunas de las principales especificaciones de este modelo: * Foveon X3 Direct Image Sensor (CMOS) de 46 Megapíxeles efectivos con un tamaño de sensor de 23,5×15,7mm (APS) * Objetivo fijo de 30mm F/2,8 (45mm en formato 35mm) de nueve palas de diafragama y con 8 elementos ópticos colocados en 6 grupos. * Sensibilidad ISO: AUTO (ISO200-ISO800, con un rango entre 100 y 6400. * Autofoco por detección de contraste con ajuste manual mediante anillo de enfoque. * Pantalla TFT LCD de 3 pulgadas y 920.000 píxeles aproximadamente. Diseño Para ser un híbrido a modo de cámara compacta, resulta algo pesada de manejar al principio. La falta de un suave grip, sin embargo, no condiciona un buen agarre. Sus líneas son suaves y recuerdan los modelos clásicos de antaño. La pantalla funciona bastante bien y resulta muy clara, apreciándose los detalles con bastante claridad para saber si hemos realizado la toma bien, por lo que la previsualización aporta la seguridad esperada. Los menús son algo diferentes a los de otras marcas pero si mantienen similitudes con el resto (si exceptuamos los menús de Sony, claro). Rápidamente en unos minutos te habituas a las funciones más básicas sin ningún tipo de problema. Calidad de imagen Su objetivo, de 45mm, es de los mejores que he probado. La nítidez que se puede apreciar al cien por cien en las imágenes es sencillamente, excelente. Apenas existe distorsión en las imágenes y ofrece también un bokeh muy suave lo que realmente te sorprende. Cuando trabajas con una ISO baja y buena luz el rendimiento es excelente. A la altura de las mejores Leica, por ejemplo. Además otro punto a su favor es que las imágenes presentan un grandísimo rango dinámico ofreciendo un color magnífico e imágenes llenas de detalle. El problema está cuando nos salimos de esos parámetros ya que los sensores Foveon actuales siguen teniendo grandísimos problemas de ruido a ISOS altas lo cual hace que esta cámara, este modelo, sea una cámara de día, por decirlo así. Un detalle es que los JPEGs producidos por la cámara, en esas condiciones de trabajo idóneas ya comentadas, son también de altísima calidad y apenas requieren procesado alguno. Realmente de todas las pruebas realizadas hasta ahora por mi parte, aquí en Xataka Foto, he de decir que es la cámara donde los JPEGs más se acercan a lo que vemos después en el RAW. Podríamos perfectamente olvidarnos de trabajar en RAW y disparar solamente en JPEG sin mayor problema. Rendimiento El rendimiento es punto débil por varias razones, pero la principal es su velocidad. Trabajar con la Sigma DP2 Merrill requiere calma (y paciencia a veces). Uno de los detalles por los que digo esto es que tras realizar una toma deberemos esperar más de diez segundos para poder visualizarla en la pantalla. Por lo que si queremos realizar varias tomas es mejor hacerlas seguidas y visualizarlas después. Y las pruebas las realizamos con tarjetas SD de 30MB/s de escritura. El autoenfoque es el otro parámetro que resulta bastante lento en la mayoría de las veces sobre todo cuando la cantidad de luz no es la suficiente (recordemos que se trata de enfoque por detección de contraste). Ficheros RAW y Sigma Photo PRO Hasta la fecha, Sigma se mantiene como el único fabricante cuyos ficheros RAW son solamente editables de un software propio y no abierto a terceros por lo que no es posible editarlos con otros programas. Requiere realizar la edición allí exportar a TIFF y abrirlo en programa de edición. Sin duda es una desventaja grande. Conclusiones Grandísima calidad de imagen (con un gran rango dinámico), buen diseño pero el ruido a ISOS altas, una velocidad de escritura muy baja y un autoenfoque demasiado lento hacen que esta cámara sea una cámara de contrastes como decía al principio. Una cámara de la que fácilmente te enamoras por su calidad de imagen en buenas condiciones de luz pero que tiene esos tres 'peros' que pesan bastante a la hora de decidirse por ella. Es una cámara destinada para Más información | Sigma

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios