Compartir
Publicidad

Bolso fotográfico para mujeres Doozie Photo Hobo de Crumpler: lo hemos probado

Bolso fotográfico para mujeres Doozie Photo Hobo de Crumpler: lo hemos probado
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mi equipo fotográfico normalmente lo componen una réflex, un objetivo fijo, otro tele, si acaso para momentos puntuales un flash y un reflector. Quiero decir con ésto que las mochilas con demasiados compartimentos suelen quedarme grandes e incómododas cuando voy a hacer reportajes, donde además llevar todo a las espaldas es muy poco práctico y molesto no sólo para mí sino para las personas que pueda tener a mi alrededor.

Con el bolso de nylon Doozie Photo Hobo de Crumpler, que he estado probando en diferentes situaciones, he encontrado parte de la solución, por un lado porque me permite ir discretamente por lugares de la ciudad sin estar diciendo a gritos: "eh, llevo todo mi equipo aquí". Porque también he conseguido que sea más fácil acceder a los objetivos y cambiarlos más rápidamente, sin tener que plantar la mochila en el suelo y agacharme. Y porque he descubierto que llevándolo todo al hombro, me resulta más liviano que cargándolo en la espalda, ya que evito el peso adicional de una mochila.

La marca Crumpler

Crumpler es una marca que ofrece un amplio catálogo de bolsos y mochilas, no sólo para fotografía sino para otros dispositivos, cuya característica principal es la de hacer más confortable la vida en la ciudad. Por ello, centrándonos en el material fotográfico únicamente, observamos que no tienen grandes ni robustas mochilas pensadas para travesías más complicadas, sino que apuestan por el pequeño tamaño y la comodidad.

Componentes del Doozie Photo Hobo

Crumpler 4

El bolso es tan sencillo que tan sólo encontramos un bolsillo exterior, ideal para llevar la cartera y el móvil siempre a mano, un pequeño bolsillito colgante para tener cerca la batería de la cámara o las tarjetas de memoria, y en el interior un bolsito auxiliar para salvaguardar la cámara, y que puede separse ya que va unido con velcro al bolso. En mi caso sólo me cabe el cuerpo de la reflex montado con un objetivo, pero ciertamente está pensado para cámaras sin espejo, donde de esa manera sí podemos introducir la cámara con un objetivo montado más otro auxiliar (cómo podemos ver en el vídeo más abajo).

También podemos encontrar un bolsillo con rejilla para guardar pilas, un disparador, baterías adicionales, tarjetas, filtros y todo aquello relativo a nuestro equipo de pequeño tamaño que se nos ocurra. Completa el bolso un colgador para llaves, genial para busarlas rápidamente gracias a la cuerda que lo sujeta.

Qué echamos de menos en el Doozie Photo Hobo

Como vemos es un bolso muy práctico cuando llevamos un equipo sencillo, como suele ser mi caso, pero aún así echo en falta un mayor número de compartimentos interiores, más que nada para que los objetivos vayan un poco más protegidos que simplemente con su funda. Bajo mi punto de vista, un bolso anexo más grande con vencro y con separaciones internas para incluir cámara y al menos un par de objetivos no muy excesivos, lo convertirían en el bolso perfecto para mujeres fotógrafas que operan de una manera similar a la mía.

Es decir, aprovecharía para darle más capacidad al equipo en vez de dejar sitio para otros enseres. Supongo que estará estipulado así por peso, pero garantizo que una réflex de gama media y dos objetivos no suponen un peso por encima de lo normal para llevarlo al hombro.

También, y aunque suena banal, echamos en falta una mayor gama de colores, el negro ayuda a esa discreción que tanto valoramos de este bolso, pero otros estampados para poder elegir no vendrían mal. Por ejemplo la gama de Doozie Hobo M sí dispone de varios colores, será porque son de tamaño inferior.

Situaciones donde hemos probado el Doozie Photo Hobo

Hobo

Este bolso es muy cómodo en situaciones para cubrir reportajes, para fotógrafas fotoperiodistas que pasan horas por la ciudad de un lugar a otro y quieren que su equipo pase desapercibido. También lo he visto muy cómodo para trabajar en bodas. Normalmente asisto con la mochila, la cual termino dejando a un lado por la incomodidad a la hora de maniobrar entre los invitados y los novios.

Un lugar menos adecuado para este tipo de bolso es el campo, hacer una caminata por senderos sinuosos con el bolso al hombro o cruzado en bandolera (como se especifica en la ilustración) termina por ser poco agradable. No obstante tenía que hacer la prueba, y es que efectivamente la marca Crampler tiene clara su premisa urbana.

Lo que más nos ha gustado del Doozie Photo Hobo

Crumpler 2

Fundamentalmente esa discreción a la hora de llevarlo sin que pueda levantar sospechas de que escondemos nuestro equipo. Pensado para una gama de equipos semi profesionales, debemos tener en cuenta que no esperamos de este bolso la perfección que le pedimos a mochilas más completas que resuelven muchas situaciones, pero sin embargo es ideal para un tipo específico de trabajos donde pedimos comodidad y donde sabemos que no vamos a incluir mucho peso porque con nuestras herramientas habituales nos apañamos.

Lo bueno es que es un bolso que sí tiene cierta capacidad, con lo que me permite, por ejemplo, incluir un reflector plegadito, llevando así todo el equipo a mano y guardado en un mismo lugar. Y también debemos tener en cuenta lo sensacional que es este bolso para escapadas urbanas, ya que podemos incluirlo como equipaje de mano en los vuelos y utilizarlo para llevar algún que otro elemento más de nuestra ropa o neceser.

Características

Doozie Photo Hobo de Crumpler Características
Dimensiones (interior) 37*29*11 (cm)
Dimensiones (exterior) 38*30*12 (cm)
Peso 434 gr.
Compatibilidad Equipaje de mano
Capacidad 8 litros: 1 réflex, 1 flash, 2 objetivos
Precio 79,90 €

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Reflecta. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Distribuidor oficial Crumpler Reflecta

Establecimientos de compra Reflecta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio