Publicidad

Guía para elegir un estabilizador de cámara: diferencias, consejos y consideraciones
Guías

Guía para elegir un estabilizador de cámara: diferencias, consejos y consideraciones

El vídeo es cada vez más fundamental en sistemas fotográficos y móviles. Así no sea una prioridad, la posibilidad de grabar abre mercados y también sirve para reforzar las estrategias de comunicación mediante vlogs, detrás de cámaras de las sesiones o experimentos de estilos. Por eso varios de quienes se unen buscan mejorar la calidad con accesorios como estabilizadores de cámara (o gimballs). ¿Cómo elegir uno que complemente las necesidades que tenemos?

En esta entrada nos enfocaremos en mostrar las ventajas, límites y consejos a la hora de adquirir un estabilizador de entrada o rango medio. Los estabilizadores profesionales usualmente tienen precios muy elevados como para el uso común, por lo que es mejor alquilarlos según las necesidades de un proyecto que vayamos a realizar. Además que están pensados para cargas muy pesadas como las que irían sobre un sistema de grabación tipo cine.

Entrando al mundo de estabilizadores

Una vez estamos dentro del mundo del vídeo, poco a poco vemos que queremos mejorar la calidad de los productos que realizamos. Trabajamos en mejorar la calidad del audio, mejoramos aspectos visuales y llega un punto en el que queremos usar más movimiento.

Al grabar podemos pensar en estabilizar digitalmente un material. Sin embargo, dependiendo de esos movimientos que realizamos, la estabilización genera artefactos sobre la imagen y el proceso de interpolación puede hacer que se pierda mucha calidad o que no se pueda usar esas tomas. Está bien para tomas con movimientos leves. Pero, si existen las herramientas, ¿por qué no hacerlo mejor?

Es acá donde puede surgir la curiosidad y necesidad de buscar estabilizadores. Pero con varios modelos de marcas como DJI, Zhiyun, Gudsen, Neewer, Ultimax y otras, es fácil perderse en qué tipo de accesorio es mejor para nuestro trabajo. Por eso hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Estabilizadores Manuales

El primer paso para elegir un estabilizador es definir el tipo de estabilizador que vamos a elegir.

La principal ventaja de los estabilizadores manuales es que son económicos. Los más costosos pueden estar alrededor de los 100 €, sin embargo se pueden conseguir algunos modelos por menos de 30€.

Estos estabilizadores manuales están pensados para cámaras mirrorless y DSLR. Si bien se puede anclar un smartphone, dado que su principio se basa en aprovechar el peso de la cámara para conseguir estabilización, el móvil es un despropósito.

Los más sencillos están diseñados para ayudar a soportar mejor la cámara que nuestras manos y así ayudar a estabilizar el pulso. Sin embargo, no están diseñados para ser estables en ningún eje de movimiento; lo que puede limitar lo que podemos hacer con ellos. Los más comunes son los de tipo de empuñadura y los shoulder-rig.

Estabilizador mecánico neewer

Los más avanzados de esta categoría permiten estabilidad en varios ejes y además pueden usarse de maneras mucho más creativas. Sin embargo, sus peros es que usualmente son más pesados y requieren de paciencia para dominarlos (según la curva de aprendizaje de cada persona).

Resumiendo, sus ventajas se centran en:

  • Un precio económico
  • Las baterías son lo que aguanten nuestros brazos
  • Pensados para cargas grandes
Neewer Fibra de Carbón 60cm Estabilizador de Mano con Tornillo 6mm y 10mm Placa de Zapata rápida para Canon Nikon Sony y Otras cámaras DSLR Vídeo DV hasta 3kg (Negro)

Neewer Fibra de Carbón 60cm Estabilizador de Mano con Tornillo 6mm y 10mm Placa de Zapata rápida para Canon Nikon Sony y Otras cámaras DSLR Vídeo DV hasta 3kg (Negro)

Sus desventajas son:

  • Limitaciones en el control del movimiento
  • La mayoría no cuenta con estabilización de rotación central
  • Requieren práctica para poder ver imágenes muy bien estabilizadas

Estabilizadores Mecánicos

Ahora, a nivel mecánico podemos encontrar distintos mercados. Existen estabilizadores de entrada, que tienen nichos muy específicos como smartphones y cámaras de acción. Por otro lado están los estabilizadores de gama media, que pueden servir para un smartphone y cámaras de bajo peso, pero que en sí están pensadas para sistemas mirrorless y DSLR.

De entrada

En el mercado de estabilizadores de entrada podemos encontrar modelos desde por alrededor de los 50 €. Y pueden llegar a precios sobre los 200 € dependiendo de varios factores.

Los más económicos usualmente solo tienen corrección en un eje. También tienen cargas de peso bajas. Por ejemplo, con una carga máxima de 200 gramos, el Zhiyun Smooth X no puede estabilizar un Xiaomi Mi Note 10, con un peso de 208 gramos. Puede cargar un iPhone 11Pro y un Samsung S20 sin protectores, y varios modelos de pantallas y cuerpos más ligeros. Aunque la mayoría de terminales grandes pueden que queden en los límites.

estabilizador gimbal para móviles smatphone

Por otro lado, los más avanzados de esta categoría pueden cumplir con un sistema de corrección en tres ejes, lo que da mayor estabilidad de la toma. Además soportan cargas de hasta 280 gramos, lo que permite usar casi cualquier móvil en el mercado.

Dentro de este mercado de entrada también se encuentran los estabilizadores de tres ejes para cámaras compactas, que se caracterizan por llegar a cargas de hasta 900 gramos.

Zhiyun Smooth X Blanco Gimbal-Móvil-Estabilizador-para-Smartphone (con Manual en Español), Estabilizador Portátil Compatible para Celular como iPhone Samsung Huawei Xiaomi

Zhiyun Smooth X Blanco Gimbal-Móvil-Estabilizador-para-Smartphone (con Manual en Español), Estabilizador Portátil Compatible para Celular como iPhone Samsung Huawei Xiaomi

Las ventajas generales en este mercado de entrada son:

  • Son compactas, ligeras y pueden caber con facilidad en una maleta o morral pequeño
  • Tienen funciones creativas muy interesantes como programación de timelapse con movimiento, panorámicas y capturas 360° y otras herramientas útiles para creadores de contenido de vlogs.
  • Son sencillas de manejar, en especial cuando se usan con apps complementarias.

Las desventajas principales son:

  • Los modelos más económicos son específicos para smartphones o cámaras de acción.
  • Los modelos de tres ejes para compactas están en un límite de precio donde es mejor considerar ahorrar unos euros más y conseguir un gama media que puede cargar alrededor de 2 kilogramos.
  • La batería no es tan duradera en estos modelos.

De gama media

En el nivel de estabilizadores electrónicos de gama media podemos encontrar desde los 230 € hacía alrededor de los 400€. La principal diferencia entre modelos es el nivel de peso que pueden soportar. Los más económicos cargan desde los 1.8 kilogramos, lo que es suficiente para una mirrorless y un objetivo compacto. Los más costosos pueden soportar un sistema básico de cámara, objetivo y algún accesorio adicional como un sistema de enfoque electrónico o un visor adicional.

estabilizador gimbal para mirrorless y dslr

Por demás, los sistemas más económicos suelen tener funciones muy similares a las de los smartphones: función de timelapse, panorámicas avanzadas, seguimiento de sujeto y controles de movimiento. La mayoría de modelos actuales también cuentan con herramientas de vinculación a modelos de cámaras, lo que permite que uno pueda controlar algunas funciones desde el estabilizador.

Los más costosos, además de una carga superior, suelen estar diseñados en materiales más resistentes y ligeros. Cuentan con complementos como una placa de liberación rápida o un diseño modular. Tienen funciones más avanzadas de movimiento y control, además de una respuesta más rápida a estos comandos de movimiento.

Zhiyun Weebill S Gimbal Reflex - Estabilizador Gimbal de 3 Ejes Compatible con cámaras Canon, Sony, Nikon y Panasonic

Zhiyun Weebill S Gimbal Reflex - Estabilizador Gimbal de 3 Ejes Compatible con cámaras Canon, Sony, Nikon y Panasonic

Las ventajas principales son:

  • Movimiento estable con cargas más pesadas
  • Baterías con mucha mayor autonomía (ideal si se cubre eventos)
  • Poder tener controles creativos
  • Versatilidad en el control de movimiento

Las desventajas principales:

  • Precios que son relativamente elevados
  • Requieren cierta práctica para sacarles el máximo de provecho
  • No son nada compactos para cargar (usualmente vienen en un maletín) Otros elementos a tener en cuenta

Otras consideraciones

zhiyun crane plus y smooth x El tamaño puede influir. ¿Qué tanto estáis dispuesto a cargar?

Ya que hemos visto ventajas y desventajas generales, nos queda preguntarnos lo siguiente:

  • ¿Con qué sistemas lo emparejamos?: Acá hay que ver si lo usaremos solo con nuestro móvil o si utilizaremos también nuestras cámaras. A veces es preferible esperar y hacer la inversión grande si uno sabe que se va a sacar provecho.
  • ¿Qué necesidades tengo en mi trabajo?: Acá vemos si lo usamos de modo más extenso con todo su potencial creativo o si solo necesitamos suplir cosas pequeñas. Usualmente si solo necesitamos un poco más de estabilidad, basta con accesorios manuales. Si nuestro enfoque son los deportes extremos y solo una de cada 100 utilizamos un cuerpo grande, es mejor invertir en un estabilizador para cámaras de acción y ver si nos prestan uno más robusto esa una vez.
  • ¿Cuál es mi presupuesto?: Esto es esencial ya que esto puede volverse un gasto o una inversión. Si vemos que nuestras necesidades van a evolucionar, pero primero queremos experimentar, es mejor buscar quien nos preste algún modelo o alquilar uno un fin de semana. Así veremos qué es mejor. Como mencionamos antes, hay veces que es mejor esperar y ahorrar unos cuantos euros más si esto nos supone un mayor campo de acción.

Ejemplos

Abajo veremos algunos ejemplos de uso de un estabilizador de entrada y uno de gama media, en específico un Zhiyun Smooth X y un Zhiyun Crane Plus. Ambos son modelos económicos dentro de sus categorías. Los podéis conseguir en la página oficial de Zhiyun para España y Portugal.

Usualmente los estabilizadores son útiles en situaciones de seguimiento o de movimientos que usualmente quedarían bruscos hechos a mano. La diferencia entre un estabilizador de un eje a uno de tres se puede ver en la forma en que se comporta frente a un movimiento más complejo.

En un movimiento corto y simple no hay mucha diferencia entre lo que se puede lograr con un estabilizador de smartphone y uno más profesional. Podemos ver que en el Crane Plus no se siente casi ninguna vibración en el movimiento. En el Smooth X notamos algo más de vibración, pero ésta se puede arreglar sin mucho problema y sin perder mucha calidad con estabilización digital.

En seguimiento caminando notamos de nuevo que el Crane Plus tiene un comportamiento estable y que las pequeñas vibraciones se pueden corregir de manera digital sin dificultad. Mientras tanto, podemos notar que con el Smooth X, el caminar nos genera una vibración más notoria, incluso, si fuésemos a estabilizar el material, podríamos notar algo de ‘gelatineo’ sobre la imagen.

Finalmente, en una prueba corriendo, podemos ver el nivel de corrección al que puede llegar un estabilizador de tres ejes. Si bien hay un movimiento fuerte, el Crane Plus tiene un material con el que sigue siendo viable trabajar en la edición. Sin embargo, el Smooth X no logra este nivel al solo poder corregir un poco de rotación. El material con movimientos muy agresivos es igual de inutilizable que sin el estabilizador.

Eso es todo por esta ocasión, esperamos que estos datos os den una guía de qué tener en cuenta antes de adquirir uno de estos dispositivos. Quienes tenéis uno en casa, ¿qué más recomendáis a la comunidad?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios