Compartir
Publicidad
Publicidad

Disparadores remotos: ¿con o sin cable?

Disparadores remotos: ¿con o sin cable?
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Foto de OctopusHat

Un flash que no esté conectado a la cámara o integrado en la misma, da mucho juego a la hora de hacer una fotografía un poco más artística y de mejor calidad. La manera de poder sincronizar el flash con el disparo de la cámara, se realiza a través de los disparadores remotos para flash.

Además de que los flashes externos pueden ser de mucha más potencia, lo mejor de esta separación es la posibilidad de darle una dirección específica y de añadirle elementos que modifiquen la luz emitida por el flash.

Pero vamos a ir por partes, porque encontraremos disparadores con cable e inalámbricos, de modo que tienen sus ventajas e inconvenientes que veremos a continuación.

¿Qué nos aportan los diparadores remotos?

No hace falta añadir mucho más a lo que ya he comentado. Permiten la comunicación entre la cámara y el flash externo con la finalidad clara de dirigir el flash sin tener necesariamente que coincidir la posición de estos.

Es básico para fotografía de producto y de moda en estudio, por ejemplo, en el que el Strobist es imprescindible.

Algo importante a tener en cuenta antes de comprarlos, es la compatibilidad con la marca y modelo de nuestros flashes.

Disparadores con cable

Disparador con cable

Las soluciones con cable siempre tienen el inconveniente del cable, valga la redundancia. Además tienen la característica de que son más aparatosos a primera vista, algo que es provocado por el cable precisamente. También tienen un par de limitaciones, como son los 3 metros que suelen tener de cable y que solo podremos disparar un solo flash a la vez.

Sin embargo, la ventaja principal es que podremos disparar en modo TTL. También son más baratos ya que podremos encontrarlos por unos 15€ y además de no tienen un consumo de pilas añadido.

Disparadores inalámbricos

Disparador inalámbrico

Los inalámbricos tienen obviamente la ventaja de no tener cables, lo que nos permite sincronizar un flash a una distancia más grande, incluso con obstáculos. Mucho más portátiles y con la posibilidad de usar más de un receptor que nos permitirá disparar diferentes flashes simultáneamente.

En cuanto a los inconvenientes, dado que son inalámbricos necesitarán de pilas para poder funcionar, así que tenemos un gasto añadido. Pero que no podamos utilizar el modo TTL en los modelos sencillos y baratos es un gran inconveniente, que nos obligará a usar el flash separado de la cámara siempre en modo manual.

Vía | dZoom

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos