Compartir
Publicidad
Publicidad

Regalos de Navidad para fotógrafos: un flash, que ilumina más

Regalos de Navidad para fotógrafos: un flash, que ilumina más
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Otro artículo fotográfico que suele quedar relegado a las últimas posiciones en la lista de la compra del fotógrafo, suele ser el flash. Es cierto que casi todas las cámaras actuales traen un pequeño flash incorporado que puede sacarnos de algún que otro apuro, pero si queremos jugar un poco más con la luz, vamos a necesitar un flash más potente y con más prestaciones.

Como el mundo de los flashes es un poco complejo, no hay más que ver el uniforme que me lleva el mismísimo Flash Gordon, vamos a intentar ordenarlo un poco en nuestra cabeza para tener las ideas más claras a la hora de elegir.

Cuestiones a valorar a la hora de comprar un flash

  • Presupuesto: tenemos flashes desde 30 hasta más de 500 euros, por lo que tendremos que tener muy en cuenta cuanto es el máximo que estamos dispuestos a gastarnos y empezar a buscar en ese rango de precios.
  • Potencia: la potencia del flash viene indicada por su número guía, cuanto más alto es el número guía más potente es el flash. Evidentemente no todo es potencia en esta vida, pero si tenemos un flash con un número guía alto podremos iluminar mejor o más lejos.
    olympus.jpg
  • Automatismos: los flashes más caros llevan sistemas de medición automática de la luz (ttl), que hacen que sea el propio flash el que se encargue de hacer la medición de la luz para exponer correctamente las escenas. Aunque también hay flashes muy buenos que no llevan estos automatismos y que nos obligarán a trabajar en modos manuales y a aprender a exponer la luz nosotros mismos, que tampoco está mal.
  • Necesidades: otro aspecto que también debemos valorar es el uso que vamos a darle al flash. No es lo mismo un flash todoterreno que un flash que vamos a dedicar a macro o un conjunto de flashes para iluminar escenas. Cada uno tendrá unas características especiales e intentaremos que se adapten a nuestras necesidades.

Flash de marca

Todos los fabricantes de cámaras fabrican a su vez sus propios flashes. Por regla general, a similares características, son más caros que los de terceras marcas. Lo bueno que tienen es que son totalmente compatibles con las cámaras de esa marca ya que están fabricados especificamente para ellas. Además su calidad de construcción y funcionamiento está totalmente contrastada. Suelen tener varios modelos con diferentes especificiones y potencia, por lo que podremos elegir el que más se adapte tanto a nuestras necesidades como presupuesto.

Flash de otras marcas

Hay marcas que además de fabricar cámaras, ópticas y flashes propios también lo hacen para otros, y también hay otras marcas que sólo se dedican a fabricar flashes. Es otra opción a tener en cuenta ya que la calidad de sus productos es bastante alta y los precios suelen ser bastante más asequibles que en el caso de los flahes de la marca de la propia cámara.

metz.jpg

Al igual que ocurre con los flashes de "marca", también dispondremos de varias opciones de potencia y características para elegir el flash más adecuado a nuestras necesidades. En este caso tendremos que asegurarnos bien de que el flash que hayamos elegido funcione bien con el modelo de cámara al que vaya destinado, ya que algunos modelos de cámara muy nuevos pueden no funcionar bien con modelos más antiguos de flash.

Flashes más discretos

Si disponemos de un presupuesto modesto o simplemente queremos practicar cosas nuevas, podemos optar por flashes más baratos y con opciones manuales a los que podremos sacar buenos resultados, sólo tendremos que dedicar un poco más de tiempo a estudiar la escena y a seleccionar los parámetros de forma manual. Es una opción muy válida, ya que aprenderemos bastante más que usando modos automáticos. Además por poco dinero podemos comprar varias unidades y jugar con las iluminaciones.

Flashes específicos

Otra variable a tener en cuenta a la hora de elegir el flash para regalar, es el tipo de fotografía al que irá dirigido. Un flash todo-terreno sirve para casi todo, pero en algunas ocasiones hay que afinar más la elección ya que el destinatario del regalo puede que necesite algo más específico para el tipo de fotografía que realice habitualmente. En estas ocasiones, un flash macro, un anular para retratos o moda, o un flash de estudio puede hacernos quedar el doble de bien, por el regalo y por el acierto al elegirlo.

anular.jpg

Complemetos para el flash

¿Y que ocurre si la persona a la que vamos a regalar ya tiene flash o si nuestro presupuesto es muy ajustado? Pues en estos dos casos también podemos optar por alguno de los muchos complementos que existen en el mercado y que pueden sernos muy útiles para trabajar con flashes. Os propongo unas cuantas sugerencias, pero buscando por ahí seguro que encontráis muchas más: cables alargadores, fotocélulas para disparo, mini-trípodes, mini-rótulas, difusores, paraguas, softbox, soportes, disparadores por radio, regletas, reflectores...

cable.jpg

Como véis hay muchísimas opciones y adaptadas a todos los bolsillos, sólo falta que investiguéis un poco y hagáis la elección más adecuada.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos