Compartir
Publicidad

Al estilo McGyver: Convertir una réflex en una cámara hiperespectral

Al estilo McGyver: Convertir una réflex en una cámara hiperespectral
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces nos olvidamos que la fotografía es una herramienta imprescindible en numerosos campos de la ciencia. Una de las aplicaciones de las cámaras hiperespectrales en el campo de la electromedicina. Una cámara hiperespectral hace fotografías a unas longitudes de onda concretas que sirven para detectar enfermedades (según la enfermedad se ajusta a una u otra longitud de onda). Una aplicación similar la podemos encontrar en las fotografías aéreas donde de la misma forma podemos detectar determinados tipos de plantas y cultivos o yacimientos de minerales.

Esto quiere decir que la fotografía hiperespectral o de amplio espectro captura mucha más información del espectro electromagnético que una fotografía normal, por eso nos sirve para alguno de los usos que hemos comentado. Sin embargo, lo sensores de tipo hiperespectral son bastante caros, estamos hablando de 19.000 euros en adelante los dispositivos más básicos. En la Universidad de Viena, como en muchas universidades, han decidido ajustarse el presupuesto y realizar una cámara hiperespectral al estilo McGyver. Veamos cómo.

camara_hiperespectral001.jpg

Para ello han modificado Canon EOS 5D Mark I. Como objetivos usan un 50mm y un 17-40mm y algunos elementos más como tubos de pvc, cinta aislante, una lente de aproximación de +10 dioptrías. Empezando por intuición como cuentan en el propio proyecto y al más puro estilo McGyver usando los materiales que tenían a mano han convertido la Canon en una cámara hiperespectral. En la adquisición de las imágenes se utilizan técnicas de HDR, para ampliar el rango dinámico.

camara_hiperespectral002.jpg

Básica sí, puede ser. Pero para aprender los conceptos y la interpretación de las imágenes hiperespectrales es más que suficiente además de ahorrarse los casi 19.000 euros que vale una cámara. Estas cosas hacen que progresemos. Alguien dijo que la necesidad agudizaba el ingenio, pues sí. Con ello recordemos que a veces debemos despertarnos un poco y pensar más. A veces queremos que nos lo den todo hecho.

Más información | Universidad de Viena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio