Publicidad

Crowdfunding para renovar equipo y comprarse una Nikon D4S: ¿ético o no?

Crowdfunding para renovar equipo y comprarse una Nikon D4S: ¿ético o no?
22 comentarios

Publicidad

Publicidad

El crowdfunding - muy en boca de todos tras las últimas críticas que desde muchos sectores se están haciendo al respecto de su próxima regulación legal en nuestro país - hasta ahora era una forma de conseguir financiación para comenzar muy diversos proyectos tecnológicos o artísticos a través de internet.

Sin embargo, el caso que hemos conocido a través de FStoppers, en el día de hoy, plantea algunas dudas no sobre el corwdfunding en sí pero sí sobre la naturaleza del proyecto a financiar. Evidentemente, quien no crea en un proyecto o no le interese ni la compensación por financiarlo, no debe financiarlo. El caso es curioso pues en este caso no se trata de financiar la realización de ningún proyecto en sí mismo: consiste en financiar a un fotógrafo profesional a cambiar de equipo.

Yamani
Comprar una nueva cámara cada dos años es un gasto que los fotógrafos profesionales para mantener el ritmo. No para sacar mejores fotos, pero cuando llevas 100000 obturaciones conllevan un desgaste. Ayúdanos a mantenernos arriba en el mercado de Orlando. No estamos pidiendo una limosna, todos los productos tienen su valor salvo, quizás, nuestra más absoluta gratitud.

En estos términos se expresa este fotógrafo de Orlando, Stephen Yanni. Pero es que tampoco se trata de conseguir el equipo necesario para realizar una producción o cualquier otro tipo de proyecto fotográfico, en este caso. Falta el proyecto, un proyecto que es sustituido por un objeto. Además las opciones de financiación son cuando menos curiosas. La base del crowdfunding es que cuando se consigue el dinero solicitado como objetivo uno se compromete a realizar el proyecto y compensar - según los niveles de financiación establecidos - a los usuarios que han sufragado el proyecto. En caso de no conseguirse el objetivo económico, el dinero se ha de devolver. Todo ello se realiza a través de un tercero (la plataforma de crowdfunding) que hace de árbitro o testigo (es decir, un tercero de confianza) para resolver los posibles conflictos y garantizar la realización del proyecto en caso de conseguirse la financiación o bien garantizar las devoluciones en caso de no conseguirse el objetivo.

crowdfunded d4s
Opciones de financiación y compensaciones

Resulta cuando menos extraño la no existencia del proyecto en sí y, posiblemente, sea la primera vez que vemos al igual que los compañeros de FStoppers, que se pide financiación no para un proyecto sino para un gasto del propio negocio. ¿Qué opináis del asunto?

Vía | FStoppers

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir