Esta alucinante fotografía de una aurora austral fue hecha por un astronauta desde la Estación Espacial Internacional

Esta alucinante fotografía de una aurora austral fue hecha por un astronauta desde la Estación Espacial Internacional
Sin comentarios

Las auroras polares (ya sean boreales o australes) son uno de esos fenómenos extraordinarios difíciles de ver pero que fascinan a los fotógrafos por su increíble belleza. Aparte de la técnica necesaria (que tampoco es especialmente complicada), capturar uno exige desplazarse en pleno invierno a los lugares más fríos de la Tierra y esperar a que se produzca el fenómeno. Claro que también se pueden ver desde otro lado: desde el espacio.

Recientemente los astronautas de la ISS (International Space Station) pudieron disfrutar de una aurora austral (aún es invierno en el hemisferio sur) desde su privilegiada situación. El encargado de inmortalizar el fenómeno fue el francés Thomas Pesquet, que además de astronauta también es fotógrafo y comparte sus imágenes en sus redes sociales:

 

En sus cuentas podemos ver desde las luces nocturnas de las ciudades hasta la forma de los mares y continentes vistos desde el espacio, pero también fenómenos como esta aurora austral que, como cuentan en Petapixel, fue bastante extraordinaria. Y es que esos tonos azul turquesa son algo que rara vez se ve y solo ocurre en condiciones geomagnéticas muy precisas.

Tal y como contamos, una aurora polar se produce cuando las partículas provenientes del sol chocan con las moléculas de aire de nuestra atmósfera y las excitan produciendo su propia luz. En este caso además se dio la circunstancia de que la luna iluminaba el hemisferio sur, lo que pudo influir en el color final.

Thomas también comenta en su cuenta de Facebook que, aunque apenas había visto fenómenos similares desde que está en la ISS, en esos días pudieron disfrutar varios días de un fenómeno similar sin saber bien porqué. Además, como curiosidad para los fotógrafos, adelanta que no, que el balance de color de su cámara no varió desde los días anteriores y, por tanto, el azul no fue provocado por un ajuste incorrecto del balance de blancos.

Foto de portada | Thomas Pesquet, ESA

Temas
Inicio