Compartir
Publicidad

Gracias a una capa de nanoestructuras, podríamos decirle adios a las aberraciones cromáticas

Gracias a una capa de nanoestructuras, podríamos decirle adios a las aberraciones cromáticas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un sistema óptico perfecto no existe. Por mucho que incluyamos elementos de corrección en los objetivos, el que la luz pase por una serie de cristales antes de llegar al sensor genera distorsiones y aberraciones de imagen. Una de las más comunes es la aberración cromática; sin embargo, gracias al esfuerzo de un grupo de desarrolladores e investigadores de la universidad de Harvard, esta puede ser parte del pasado.

En fotografía, la aberración cromática ocurre cuando la luz pasa a través de los elementos del objetivo. Al ser refractadas, la luz se descompone y las frecuencias de un color llegan a destiempo de otro. Esto genera que cuando la luz cae sobre el sensor, se pueda generar un halo en las zonas donde el contraste entre píxeles es más fuerte, usualmente los bordes de un sujeto en una imagen. Esto es más notorio cuando hay un objeto en la imagen muy brillante y alrededor del brillo podemos notar una delgada franja de color, usualmente rojo, azul, magenta o amarillo.

Para corregir estas aberraciones, los diseñadores de objetivos han creado elementos asféricos y de baja dispersión en los sistemas ópticos para disminuir este efecto en la fotografía. Sin embargo, esto aumenta el precio, el tamaño y el peso de los objetivos.

Aberr 001 Izquierda: Imagen capturada con un sistema óptico con nanoestructuras / Derecha: sistema óptico normal.

Un equipo del departamento de la escuela de ingeniería y ciencias aplicadas de Harvard (SEAS, por sus siglas en inglés) creó una capa especial de nanoestructuras para poder realizar correcciones de aberraciones cromáticas en los objetivos. Este componente de nanoestructuras, descrito como un metacorrector, permite controlar el paso de luz de manera especial para que las ondas lleguen a su destino al mismo tiempo y mantengan su tamaño original.

El potencial de este desarrollo tiene grandes aplicaciones comerciales, que beneficiarían a los sistemas ópticos más simples, como pueden ser los de los móviles, cámaras compactas y objetivos de baja categoría. Como lo describe Federico Capasso, profesor de física aplicada y autor del documento de investigación, estas nanoestructuras permiten sobrepasar las limitaciónes de los materiales utilizados para crear los sistemas ópticos y aumentar su desempeño.

Engadget reporta que los documentos de investigación han sido patentados por la universidad de Harvard para proteger la propiedad intelectual del desarrollo. Además, el proyecto ya se encuentra en búsqueda de oportunidades de comercialización. Es muy probable que conozcamos los futuros clientes de esta tecnología muy pronto, pues los beneficios permitirán disminuir costos en la producción de un sistema óptico con imagen limpia.

_

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio