Compartir
Publicidad
Publicidad

La cámara de cajón de Antonio Montesinos

La cámara de cajón de Antonio Montesinos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A través del blog de Eloy Gómez (conocido como Kowska), descubrimos este curioso artilugio. Y digo curioso pues aunque vivimos una época digital, cada vez son más también los amantes de lo analógico y, en Xataka Foto, aunque nuestro foco principal está en lo digital siempre guardamos un rinconcito para todos los que seguís amando la película.

Antonio Montesinos, de 800 ISO, blog en el que Kowska contribuye con algunos trabajos, llevaba un tiempo desarrollando una cámara de cajón o también conocidas como cámaras minuteras que podéis ver los enlaces a pie del artículo. En palabras de Antonio, una de las condiciones que se impuso desde el principio fue que debía ser lo más sencilla posible. Es decir, que conectara directamente con la esencia de la fotografía: escribir con luz, pero con la menor cantidad de artificios. La luz entra por una lente que la dirige a un soporte sensible. Por otro lado, quería que los objetivos fueran intercambiables y no limitarse a una sola distancia focal, para una mayor libertad creativa, nos cuenta. Y se acabó.

La cámara es un prisma rectangular que tiene 19 cm de anchura/altura y 48 de largo. Tanta longitud viene dada precisamente para poder enfocar con comodidad y guardar dentro todo el material sensible sin tener que sacarlo al exterior. Cuenta en el blog, que cuando habló con el carpintero le dijo que tenía que abrirse por distintos sitios y que las piezas debían ser fácilmente desmontables para arreglarlas o modificarlas según fuera necesario. Todas las partes que abren y cierran están provistas de trampas de luz para que el interior sea totalmente oscuro cuando se esté operando la cámara.

La parte trasera viene preparada para acoplarle una pequeña manga de tela opaca. Su reducido tamaño permite mirar por ella para enfocar y, cuando se ha sw operar dentro, al meter el brazo por el agujero, que viene fruncido con un elástico, la luz no pasa. Para cualquier otra cosa, o para enfocar con mayor comodidad, la parte trasera se abre. La manga de tela es de polipiel y se ajusta fácilmente a la cámara con otro elástico. La parte delantera también es abatible y tiene dos guías para colocar los objetivos. Los objetivos vienen acoplados a láminas de madera de 15x12,5 cm. Las guías permiten colocar el objetivo, un filtro y el obturador.

Mediante lupas tradicionales Antonio ha conseguido, de momento, una lente de 195mm de focal y una apertura de f/3.2 y otra de 130mm y el mismo número f/. Algunas aún están en pruebas. Con estas cifras la profundidad de campo es escasa y las aberraciones ópticas del cristal le dan a la imagen un encanto especial, según él y estoy de acuerdo. Por este motivo, el centro de la imagen aparece enfocado y conforme nos desplazamos hacia el exterior esta se va difuminando de manera irregular.

Vía | El blog de Kowska | Cámara de Cajón (I) | Cámara de Cajón (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos