Compartir
Publicidad
Isabel Muñoz fotografía la cruda realidad de los mares
Actualidad

Isabel Muñoz fotografía la cruda realidad de los mares

Publicidad
Publicidad

El sábado asistimos a un encuentro con Isabel Muñoz, premio Nacional de Fotografía 2016, en la galería Blanca Berlín. Aquí es donde actualmente expone su trabajo 'Agua'. Encontramos en este nuevo proyecto una forma poética de contar los peligros que acechan la supervivencia de los mares.

Isabel Muñoz (1951) no para de trabajar. Por su cabeza bullen ideas por doquier. Y de su mirada brotan sin cesar fotografías vivas y sensuales. Esa es su marca, la pura vida enmarcada en platinos, un proceso noble, del siglo XIX, del que ha conseguido sacar incluso el color y ha combinado con la época digital.

En la galería Blanca Berlín podemos ver hasta el 21 de abril 'Agua':

Inicié este proyecto atraída por la belleza de los entornos marinos y como llamada de atención ante los peligros que amenazan su supervivencia. El mar nos lo da todo sin pedirnos nada a cambio. Damos por sentado que su riqueza es inagotable, que puede con nuestros descuidos, nuestra falta de previsión, nuestros excesos. Pero las cosas no son así. ¿Qué vamos a dejar a nuestros hijos y nietos si no somos capaces de cuidar de sus tesoros, si seguimos echando al mar plásticos que son trampas mortales para las especies que lo habitan, si continuamos vertiendo residuos que pondrán fin a la biodiversidad marina si no reaccionamos a tiempo?

Isabel empezó a fotografiar su pasión: el cuerpo y la danza. El baile. Ahí están en el recuerdo sus primeras series como 'Tango'. Pero muy pronto volcó todo su saber en la denuncia de las injusticias. Ella no se calla y aunque tiene la entrada prohibida en algunos países (algunos no pueden olvidar 'Maras'), es incapaz de parar. Es una fotógrafa social.

'Agua' como denuncia ecológica

La visita guiada del sábado estuvo a punto de no poder realizarse. Después de trabajar durante jornadas de 11 horas debajo del agua (el proyecto sigue adelante) Isabel Muñoz se quemó la cara. Pero allí estaba, al pie del cañón, explicando cómo alguien puede utilizar el cuerpo para ilustrar una denuncia ecológica.

 2 Isabel Munoz Serie Bajo El Agua 2017 Cortesia De Blanca Berlin Isabel Muñoz Serie Bajo El Agua 2017

Hemos llenado el mar de plásticos. Hace poco ha muerto otro cachalote con más de 20 Kg de plástico en su interior. Con el paso del tiempo se descompone en pequeños pedazos que ingieren los peces que pescan de forma masiva y llega a nuestros platos. Nos estamos envenenando poco a poco. Y fingimos no darnos cuenta.

Y aquí es donde entra Isabel Muñoz. Para contar el horror nos engancha con la belleza. Y decide sumergirse en el mar Mediterráneo y en los mares de Japón con bailarines y gente relacionada con el mar. Envueltos en telas, plásticos y por supuesto en la luz tenue que apenas toca la inmensidad del océano.

Hoy es ya una experta buceadora. Su primera experiencia vino cuando pudo fotografiar a los waterpolistas en las piscinas olímpicas antes de partir a los Juegos Olímpicos de Sidney. La visión de aquellos cuerpos atléticos la llevaron a recordar la primera vez que vio los cuerpos místicos de los techos de la capilla Sixtina. Desde entonces no ha dejado de soñar dentro del agua. Hasta hoy que lo vemos convertido en realidad. Y la belleza es una de las mejores armas para concienciar.

Los platinos de Isabel

Ella necesita tocar. Sentir. Y las platinotipias son su marca. Su identidad. La emulsión hay que prepararla. Elegir un pesado papel con textura, con tacto vivo. Y extenderlo con brocha por toda la superficie. Como hacían los grandes maestros del pasado.

Luego hay que crear un negativo tan grande como quieras. Porque como todo en su vida es un proceso de contacto. Piel contra piel. Y el calor de la luz para sensibilizar el noble material. Para terminar sumergido en el agua.

 3 Isabel Munoz Serie Bajo El Agua 2017 Cortesia De Blanca Berlin Isabel Muñoz Serie Bajo El Agua 2017

Así que lo que vemos expuesto es una obra única. Ahí se juntan como pocas veces la pintura y la fotografía. La emulsión solo agarra si los movimientos del pincel han sido firmes y constantes. El proceso es largo y difícil. Costoso. Pero no tiene nada que ver con una copia de impresora. Es un trabajo hecho enteramente con las manos. Con una reproducción perfecta de la luminosidad de los grises.

Y encima gran parte de lo expuesto es en color. Platinos en color. Un color particular y propio que le permite soñar. Y a los espectadores también. Porque saben que no están viendo el resultado de un viaje de ida y vuelta de un cabezal, sino el trazo de la emulsión transformado por la luz. Cuesta entenderlo si no has visto nunca un platino.

Y vemos un nuevo acercamiento por parte de Isabel Muñoz al mundo de la videoinstalación. Al fondo de la sala podemos ver cómo el día y la noche, representados por dos actores de butoh, interactúan con nosotros. Nuevos caminos, nuevas ideas. No parar nunca...

 1 Isabel Munoz Serie Bajo El Agua 2017 Isabel Muñoz Serie Bajo El Agua 2017

La exposición podemos verla en la galería Blanca Berlín hasta el 21 de abril. En la calle Limón 28. Y es un aperitivo de lo que está por llegar, la gran retrospectiva en Tabacalera por el premio Nacional de Fotografía.

En Xataka Foto| 'El derecho a amar', visitamos la exposición donde Isabel Muñoz muestra a los protagonistas LGTBI de la España actual

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio