Compartir
Publicidad
Los 'roofers' que se juegan la vida para fotografiarse en la cima de los rascacielos
Actualidad

Los 'roofers' que se juegan la vida para fotografiarse en la cima de los rascacielos

Publicidad
Publicidad

La fotografía es una técnica plagada de modas, desde el vetusto planking hasta los procesados HDR, casi todo sigue modas. En Instagram este tipo de cosas se magnifican, y es precisamente desde allí desde donde nos llega la moda del 'roofing', chavales con unas habilidades brutales para la escalada que se juegan la vida subiéndose a grúas, rascacielos o torres arriesgando la vida para conseguir las mejores fotografías y vídeos para sus redes sociales.

'Roofing', 'free running' y 'urban explorers'

'Roofing' es el barbarismo que se le ha otorgado a escalar edificios en entornos urbanos hasta su cima. No es solo una actividad peligrosa con la que se consiguen imágenes espectaculares. Lo más peligroso de este tipo de modas es que los chavales poco experimentados intenten imitarlos escalando a una grúa y en un traspié, caigan al vacío.

En cuanto al 'free running', la filosofía es la misma que en el 'climbing', solo que el objetivo no es tanto escalar sino ir saltando a través de los edificios y los tejados. Esto ya se practicaba desde los años 2000 y se englobaba en la práctica del parkour, solo que en este caso no se graban los vídeos principalmente para subirlos a YouTube, sino que se destinan a redes como Instagram, donde estos chavales acumulan miles de seguidores.

Estos dos movimientos se engloban en el 'urban exploring' que hace referencia a la búsqueda de edificios abandonados para hacer fotografías. En este afán de buscar fotografías únicas, tanto el 'climbing' como el 'free running' se engloban en el 'urban exploring', pero no todo el 'urban exploring' se centra en las alturas: estaciones de metro, antiguas fábricas o edificios abandonados suelen ser los habituales protagonistas de estas fotografías.

Los reyes del 'climbing'

Entre los reyes del 'climbing', Oleg Sherstyachenko es probablemente el rey con más de 149.000 seguidores en Instagram y ha aparecido en prácticamente todos los periódicos digitales por ser un especialista profesional con unos vídeos en primera persona que quitan el hipo. Mustang Wanted no se quedan atrás, con casi medio millón de likes en Facebook algo más de 100.000 en Instagram.

A pesar de que tienen fotografías y vídeos impresionantes, otros muchos muchachos han intentado imitarlos y han terminado con severas lesiones, partiéndose prácticamente medio cuerpo al caer desde 10 metros e incluso hay quien tienta tanto a la suerte que se queda colgando de un brazo en lo alto de una grúa.

Modas peligrosas para los chavales que los hacen candidatos al Premios Darwin del año porque no hay una fotografía tan valiosa que valga la vida de un ser humano.

Fotografía de portada | Stephen Rush

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio