Publicidad

Cuatro películas en las que podemos disfrutar de la fotografía
Actualidad

Cuatro películas en las que podemos disfrutar de la fotografía

La cultura es una de las mejores cosas que existen para el bienestar del ser humano. Ver un cuadro, leer un libro, escuchar un disco nos ayudan a conocer y a pensar fuera de nuestras vidas. Y cuando vivimos algo semejante a lo que estamos sufriendo, ver una película es poco menos que una de las mejores medicinas que podemos tomar: nos permite ver, aprender y escuchar en una sola obra de arte. Así que vamos a hablar sobre unas cuántas películas píldora para estos días.

Por supuesto, como estamos en Xataka Foto, vamos a hablar sobre películas en las que la imagen, la fotografía, es importante. La lista es interminable. Hay tantas películas que no caben aquí... Todos tenemos en mente 'El árbol de la vída' o 'El renacido', las dos fotografiadas por Emmanuel Lubezki... pero vamos a rebuscar un poco más en nuestras videotecas, plataformas digitales y demás para encontrar esas joyas que a lo mejor no hemos visto nunca.

Espero que podamos encontrar todas las que vamos a proponer sin problemas... No es el momento de rebuscar mucho y apostar por películas suecas con subtítulos en hindi. Esas ya las veremos cuando nos cansemos de pisar la calle y el campo y de abrazar a todo el mundo.

El tercer hombre (1949)

Una de las obras maestras del cine. A partir de una novela de Graham Greene, el director Carol Reed hizo la mejor película del cine británico. Y para fotografiar esta visión del mundo de posguerra contó con el trabajo del gran Robert Krasker.

El blanco y negro de esta película -siempre que podamos ver una buena copia- es perfecto. Ahí está la ciudad de Viena como nunca se había visto. Los rostros de Joseph Cotten, Alida Valli, Trevor Howard y Orson Welles nunca habían lucido de semejante forma. Y las sombras y las luces nunca se combinaron tan bien.

Hay que verla por las influencias del cine alemán en los picados y contrapicados; porque la historia es puro cine negro. Y por esa escena de las alcantarillas que según cuentan las malas lenguas fue dirigida por el mismo Orson Welles. Él lo desmintió pero la leyenda sigue ahí.

Mad Max: Furia en la carretera (2015)

Puede que sea una de las películas más recomendadas para estos días en los que creemos estar viviendo algo salido del mundo del celuloide. George Miller siempre quiso volver al universo violento del loco Max y al final consiguió rodarlo de forma inolvidable.

Todavía recuerdo la sensación al salir del cine. La fotografía de John Seale nos adentra en el desierto como si fuera una mala pesadilla. Es una película de ciencia ficción (o no) que se hizo casi sin pantallas verdes y con un color que va marcando los distintos estados de ánimo de los protagonistas de una forma tremendamente barroca.

Lo más curioso es que el proyecto inicial era hacer la película en blanco y negro. Y todo cambia. Si os llama la atención siempre podéis comprar la edición especial (cuando todo esto termine) donde está la película tal como fue concebida.

Hero (2002)

Una de las superproducciones chinas más bellas que jamás se han rodado. Zhang Yimou consiguió un presupuesto monstruoso, los mejores actores del país y a uno de los directores de fotografía más llamativos del panorama internacional, Christopher Doyle, que ya había hecho 'In the mood for love'...

Muchos críticos dicen que la película es poco menos que una anuncio chino sobre las excelencias del país. Y puede ser verdad, porque muestra paisajes increíbles adornando la historia mítica de un país. Pero la historia va más allá y por momentos parece que estamos escuchando las mágicas historias de Marco Polo.

Personalmente destaco la escena del lago. Si no la habéis visto nunca es el momento de buscarla. Ese reflejo perfecto es el sueño de cualquier fotógrafo de paisaje. Y para los que les cueste ponerse a verla merece la pena recordar que Quentin Tarantino luchó para conseguir que se estrenara en el mundo entero la versión sin recortar.

La gran belleza (2013)

Esta película de Paolo Sorrentino es una canto a la belleza de la banalidad y al hastío. Retrata a Jep Gambardella, un personaje complicado en un entorno único como la ciudad de Roma. El director de fotografía solo tuvo que filmar la ciudad eterna a través de los ojos de un escritor obsesionado con la idea de la belleza.

Lo más fácil es que no soportes al protagonista. A lo sumo te puede llamar la atención su modo de vida pero no puedes dejar de mirar cada uno de los planos que nos muestra Luca Bigazzi a través de los ojos de Sorrentino. Es el intento de este director italiano de ser designado como el sucesor de Fellini.

Es una película eminentemente visual, un puro ejercicio fotográfico que cuenta con muchos momentos recreados digitalmente. Y desde que la ves te quedan unas ganas tremendas de ir a la ciudad eterna. Y os puedo asegurar que ahora más que nunca. Menos mal que al menos nos queda el cine...

¿Qué películas proponéis desde el punto de vista fotográfico?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios